FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Distancia entre plantas de tomate

Consulta este artículo si deseas saber a qué distancia se plantan los tomates según se haga al aire libre o en invernadero y qué consecuencias tiene errar



Búsqueda personalizada



Este es uno de los puntos más importantes a la hora de iniciar un cultivo de tomate

Si la distancia entre plantas es insuficiente —densidad muy alta—, es muy probable que la incidencia de enfermedades sea mayor debido a la baja aireación mientras que las plantas competirán entre ellas por la luz, el agua y los nutrientes, haciendo que el crecimiento sea más lento, la productividad más baja, los tomates serán más pequeños y madurarán más tarde y de forma menos uniforme. Además, las labores propias del cultivo como el aporcado, poda o entutorado se harán más difíciles por falta de espacio entre las plantas para trabajar.

En cambio, si la distancia entre plantas es demasiado grande, el suelo quedará muy descubierto y, por tanto, crecerán más hierbas espontáneas y más rápido, al tiempo que se desaprovecha el espacio —a menos que se asocie el cultivo de tomate con otros como la cebolla o la lechuga—.

La distancia entre plantas será mayor en climas y épocas de cultivo húmedos, en los que la radiación solar es escasa. Sin embargo, en climas o épocas de cultivo secas y con gran insolación, las tomateras se pueden plantar más juntas ya que la luz no será un problema y las enfermedades tampoco —debido a la baja humedad ambiental—.


La variedad elegida



Las distintas variedades de tomate presentan diferente vigor, amplitud de la copa y densidad del follaje y, por tanto, antes de realizar la plantación habrá que tratar de averiguar la forma que tendrá y el espacio que ocupará cada planta. En función de ello se ajustarán las distancias para aprovechar al máximo el espacio pero permitir al mismo tiempo un adecuado desarrollo del cultivo.


En cultivo al aire libre



En cultivos de tomate de mesa al aire libre, la distancia entre surcos varia entre 1.2 y 1.6 metros y la distancia entre plantas entre 30 y 50 cm, según lo explicado en el cuadro verde de más arriba.

La densidad de siembra en este caso sería de 1.4 a 1.6 plantas/m2.


En invernadero



El tomate en invernadero se suele plantar de dos formas diferentes:

- En filas simples separadas de 1 a 1.4 m entre ellas y dejando entre 30 y 50 cm entre plantas.

-En hileras dobles separadas 50 o 60 cm entre ellas y 40-50 cm entre plantas de la misma hilera, dejando pasillos de 80 a 100 cm entre cada dos hileras.

Siguiendo esta disposición se alcanzan densidades de entre 2.2 y 2.5 plantas/m2.