FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo plantar tomates cherry en casa

Siguiendo estos consejos te será muy fácil cultivar tus propios tomates cherry en casa y solo necesitarás comprar un par de cosas muy baratas



Búsqueda personalizada



Cultivar tus propios tomates cherry en la terraza, el balcón o la ventana de tu casa es más que posible si dispones de ésto:

  • » Un lugar soleado, al menos durante la parte central del día. Ventana, terraza, balcón, galería dónde incida el sol directo.
  • » Espacio para poner una maceta de unos 20 litros de capacidad. Puede ser un poco más pequeña.
  • » Unos minutos al día para revisar el progreso de la planta y hacer mantenimiento, cuando sea necesario.

También necesitarás...

  • » Semillas de tomate cherry. Mejor comprarlas que extraerlas de tomates del mercado. Explicaremos por qué.
  • » Una maceta o recipiente habilitado para ello —con agujeros en la base— de unos 20 litros de volumen o un poco menos.
  • » Sustrato, que puedes comprar, recoger o elaborar tú mismo. Hablaremos más de cada una de estas opciones.
  • » Agua. Si es del grifo —y está clorada— deberás dejarla reposar un par de días antes de utilizarla.

Comenzamos...

A veces la ilusión nos puede y nos lanzamos a sembrar tomates cherry sin tener en cuenta nada más. En concreto debemos considerar la época del año en que estamos, puesto que el tomate necesita mucha luz y calor para florecer y madurar sus frutos.


Cuándo sembrar

Aproximadamente de 30 a 60 días antes de que termine el tiempo frío y/o los días de poca luz —invierno, temporada de lluvias, etc—. Si disponemos de un lugar muy luminoso, podemos adelantar incluso un poco más la siembra, pero teniendo siempre en cuenta que debemos hacer coincidir la época de floración y fructificación con la estación más soleada y cálida del año.

Aquí tienes más información sobre cuándo sembrar los tomates.


Las semillas

Como decíamos al principio del artículo, es mejor comprar las semillas que sacarlas uno mismo de los tomates cherry que se compran en el supermercado. Generalmente, los tomates que compramos en el mercado no han madurado completamente en la planta —se cosechan antes para que aguanten mejor y más tiempo sin estropearse— y, por tanto, las semillas podrían no estar desarrolladas por completo y quizás no nazcan o den lugar a plantas débiles.

Semillas de tomate cherry Mini Bell

Si las compramos tendremos la garantía de que estarán sanas y que podrán germinar. Además, nos aseguraremos de que mantienen las características de la variedad.

También las podemos sacar de tomates que nos dé algún conocido, pero deberán estar muy maduros y, a ser posible, que no hayan crecido junto a otras tomateras de diferentes variedades, de lo contrario las semillas podrían estar hibridadas.


La maceta

Podemos utilizar una que ya tengamos en casa o adaptar un recipiente para utilizarlo como tal. Simplemente tendremos que limpiarlo bien —con agua y jabón—, aclararlo y hacerle unos agujeros en la base —repartidos por toda la base— para que salga el agua sobrante del riego.

Debemos evitar utilizar recipientes de metal o de materiales que puedan desprender sustancias tóxicas, como por ejemplo una garrafa de aceite de motor, un bote de barniz, etc.

Si la vas a comprar, ésta es barata y sirve perfectamente.


El sustrato

He aquí lo más importante! El sustrato será de dónde la tomatera extraiga los minerales y el agua que necesitará para desarrollarse y producir frutos.

Los tomates consumen bastantes nutrientes del suelo y, por tanto, el sustrato ha de ser muy fértil. Tendrá que tener bastante abono en forma de humus de lombriz, estiércol bien maduro, compost o cualquier otro abono orgánico bien equilibrado.

Deberá tener un pH ligeramente ácido o neutro y una gran capacidad para retener agua. Esto último es tan importante como la fertilidad, puesto que si se seca con facilidad los nutrientes no podrán ser absorbidos y, además, la planta sufrirá estrés hídrico frecuentemente.

Aquí puedes ver un sustrato para huerto urbano listo para añadir a la maceta.

Si no queremos comprar un sustrato —aunque a veces compensa hacerlo— podemos preparar uno nosotros mismos a partir de tierra, estiércol o compost y algún elemento poroso como la vermiculita, perlita, fibra de coco o bolitas de papel.

No será un sustrato ideal pero podemos emplear las siguiente proporciones en la mezcla: 40% tierra tamizada o arena fina, 40% estiércol, compost, humus, etc. bien descompuesto y 20% material poroso.


Sembrando los tomates...

La siembra es muy fácil y la germinación bastante rápida si la temperatura es buena.

Sigue los pasos que encontrarás en este artículo dedicado a cómo germinar semillas de tomate y en este otro sobre la siembra de los tomates.

Podemos ahorrarnos el proceso de la siembra si compramos directamente las plantitas de tomate cherry en algún vivero o agrotienda. O, si tenemos suerte, quizás algún familiar o amigo tenga un semillero y nos pueda dar alguna planta que le sobre.

La ventaja de hacer la siembra nosotros mismos es que nos ahorramos el trasplante, puesto que podemos sembrar directamente en la maceta dónde van a crecer las plantas hasta el final de su ciclo.

Si lo necesitas, aquí puedes encontrar más información sobre el trasplante de las tomateras.