FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Características de la planta de tomate

Descubre en este breve artículo las principales características del tomate y de la tomatera, la planta que produce este delicioso fruto



Búsqueda personalizada



La tomatera —planta del tomate— pertenece a varias especies botánicas, aunque la más cultivada en todo el mundo es Solanum lycopersicum, anteriormente denominada Lycopersicon esculentum. Forma parte de la familia de las Solanáceas, al igual que el pimiento o ají, la papa o patata y la berenjena, entre otros.

Se trata de una planta dicotiledónea, herbácea y de tipo perenne, aunque se cultiva como anual. Su hábito de crecimiento puede ser rastrero, semierecto o erecto, dependiendo de la variedad.


Tallo

El tallo del tomate es de color verde, velloso, de grosor entre 2 y 4 cm, más ancho en la base. Del tallo principal nacen nuevos tallos secundarios, hojas y racimos florales.

De fuera hacia dentro, el tallo del tomate está formado por la epidermis, la corteza, el cilindro vascular y el tejido medular.


Hojas

La hoja del tomate es pinnada y compuesta, con entre 7 y 9 foliolos preciolados, lobulados, con borde dentado, alternos y opuestos. Al igual que el tallo, las hojas se encuentran cubiertas de pelos glandulares.


Flores

Las flores de la tomatera son de color amarillo, con cinco o más sépalos, cinco pétalos y cinco o séis estambres. Se agrupan en inflorescencias de tipo racimo que suelen aparecer en el tallo, cada 2 o 3 hojas.


Fruto

Es una baya bilocular o plurilocular, con forma más o menos redondeada y peso muy variable en función de la variedad y el desarrollo del cultivo. El color del fruto inmaduro es verde mientras que al madurar se vuelve rojo, rosado, amarillo, anaranjado, morado, pardo, con diferentes tonalidades, etc. según la variedad de que se trate.

En el interior del fruto y recubiertas por una masa mucilaginosa, se encuentran las semillas. Éstas son de forma ovalada y están cubiertas de vello.


Raíces

El sistema radicular del tomate está formado por una raíz principal, raíces secundarias y adventicias. Suele extenderse 1.5 m alrededor de la planta y profundizar 50 cm como máximo, aunque la mayor parte de las raíces se distribuyen en los primeros 20 cm de suelo.


Tipo de crecimiento


Determinado

En las variedades de crecimiento determinado, las plantas detienen su crecimiento después de haber producido un número de inflorescencias y terminan formando dos racimos florales consecutivos en el ápice de la tomatera.

Las plantas suelen ser de menor tamaño y producen los frutos durante un periodo corto de tiempo.


Indeterminado

En los de tipo indeterminado, tanto el tallo principal como los secundarios no dejan de crecer y de producir —a partir de la yema terminal de cada uno— nuevos tallos, que a su vez dan lugar a nuevas hojas y racimos florales.

La producción de frutos es continua, pudiendo presentar una misma planta frutos maduros, inmaduros en distinto grado, flores abiertas y flores cerradas. Debido a ésto, la recolección suele alargarse durante varios meses, si las condiciones lo permiten.


Semideterminado

Por último, las tomateras de crecimiento semideterminado se caracterizan por detener el crecimiento cuando alcanzan un número de inflorescencias, pero que habitualmente ocurre muy al final del ciclo de cultivo.