FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cuánto dura una planta de tomate

La duración de las plantas de tomate es muy variable pero en este artículo te contamos qué factores influyen y cuánto pueden vivir



Búsqueda personalizada



La tomatera en estado silvestre es una planta perenne, es decir, puede vivir más de un año si las condiciones externas le son favorables. Ésto ocurre normalmente en los lugares de dónde son originarias y a cuyas condiciones están adaptadas o en otras zonas de clima similar.

En este artículo tienes más información sobre el origen del tomate

En cambio, en los cultivos de tomate de todo el mundo, las plantas no suelen durar más de un año y, frecuentemente, menos tiempo si se cultivan al aire libre.

En las zonas templadas suelen durar desde comienzos o mediados del invierno —cuando se siembran— hasta la llegada de las primeras heladas otoñales, que pueden ocurrir en octubre o noviembre —en el hemisferio Norte—, momento en el cuál las plantas mueren. Si el cultivo sufre alguna enfermedad, puede que incluso no llegue al final del verano.

Por tanto, en las zonas templadas y en cultivo al aire libre, las plantas de tomate duran desde invierno-primavera hasta otoño.


Determinados o indeterminados



Como explicamos en el artículo Características de la planta de tomate, existen dos grupos según el tipo de crecimiento que presentan, las variedades determinadas y las indeterminadas.

En el caso de los primeros —determinados— la planta deja de crecer y muere tras haber alcanzado una altura predeterminada por su genética y haber madurado los frutos. Esto suele ocurrir entre 4 y 6 meses después de la siembra, según las condiciones sean más o menos favorables.

Las variedades indeterminadas continúan produciendo nuevos tallos, hojas y flores por un periodo de tiempo indefinido y, si las condiciones son las adecuadas, pueden vivir más de un año y alcanzar más de 15 metros de longitud.