FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo sembrar tomate en casa

Si quieres cultivar tomates en casa deberás tener en cuenta una serie de particularidades que tratamos a través de estos prácticos consejos


Búsqueda personalizada

Luminosidad

En primer lugar, para cultivar tomate en casa debemos disponer de un lugar bien soleado, ya que esta hortaliza requiere mucha luminosidad —unas 10 horas al día— para florecer, cuajar y madurar sus frutos. Esto es fundamental.

Si se da el caso de que en nuestra casa el sol incide durante parte del día por un lado y luego cambia hacia otro, siempre podemos plantearnos mover los tomates para que aprovechen al máximo la radiación, especialmente después de que empiezan a producir flores. Para ello es muy útil contar con una mesa de cultivo con ruedas, de lo contrario tendremos que mover las macetas una a una.

Aquí podrás encontrar información sobre cuándo sembrar los tomates, para aprovechar bien las condiciones climáticas.


Tamaño de la maceta

Un volumen adecuado por maceta —y por planta— es de unos 20 litros. Por tanto, en cada maceta habrá una sola tomatera. Si queremos poner dos, necesitaremos una maceta el doble de grande y mejor alargada para favorecer el espacio entre ambas plantas.


Siembra directa o en semillero

Tenemos ambas opciones. Si no queremos que las voluminosas macetas nos estén ocupando espacio desde el principio, podemos realizar un semillero de tomate y, llegado el momento —cuando las plantas tengan 4 hojas verdaderas— trasplantar las tomateras a las macetas definitivas.

También podemos sembrar directamente en las macetas definitivas, y así nos ahorraremos el paso del trasplante, pero debemos tener en cuenta que tendrán que estar en un lugar cálido para que puedan germinar. Una buena idea es cubrirlas con un plástico traslúcido —como el de los invernaderos—, que eleve la temperatura en el interior cuando es alcanzado por los rayos solares y que guarde el calor por la noche.

En este artículo tienes más información acerca de la siembra del tomate, consúltalo, te será de mucha ayuda.



Sustrato

Deberá ser muy rico en nutrientes —ya que el tomate es muy voraz—, retener una buena cantidad de agua y permitir un correcto drenaje.

Podemos comprarlo preparado, como este:

Sustrato para huerto urbano COMPO

O bien prepararlo nosotros mismos mezclando turba, compost o fibra de coco en un 40% con otro 40% de humus de lombriz o estiércol bien maduro y un 20% de vermiculita y/o perlita. Si empleamos compost, podemos rebajar un poco el porcentaje de humus de lombriz o estiércol, puesto que el compost ya suele ser rico en nutrientes, si está bien elaborado.


Riego

Después de la luminosidad, quizás el riego sea el aspecto más importante en el cultivo del tomate en casa, puesto que las macetas tienden a sobrecalentarse y perder agua con facilidad, especialmente en días cálidos y soleados o con viento.

Es clave mantener el sustrato húmedo pero sin excesos de agua. Lo sabremos por el color que presenta y si introducimos un dedo notaremos si hay más o menos humedad.

Si las macetas tienen tendencia a secarse rápidamente, podemos poner un plato debajo y llenarlo de agua, así habrá siempre una reserva que podrá humedecer todo el sustrato por capilaridad. Es quizás la forma más sencilla de regar una maceta, simplemente tenemos que mantener el plato con agua —aunque lo dejemos un día sin ella no pasa nada e incluso es beneficioso para el tomate—.

Cubrir el sustrato con un acolchado ya sea de tela, paja, serrín, etc. permitirá reducir mucho más pérdidas de agua que se producen por evaporación directa del sustrato a la atmósfera, especialmente si es de un color claro. Deberá permitir el intercambio gaseoso, eso si.

Utilizar macetas de color blanco, o pintarlas nosotros mismos, ayuda a que la temperatura del sustrato no suba tanto y que se pierda menos agua. En cambio, hasta la llegada del calor no es una buena idea, puesto que estaríamos retrasando el desarrollo de las tomateras al mantener la temperatura del sustrato más baja.


Hemos tratado los puntos más críticos del cultivo del tomate en casa, pero si quieres más información sobre temas tan variados como la poda, la duración de las tomateras, consejos para cosechar, etc. te invitamos a consultar nuestra guía sobre el cultivo del tomate.