FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo germinar semillas de tomate

Descubre cómo puedes germinar semillas de tomate de una forma rápida y muy efectiva a través de un proceso de pre-germinado en papel o directamente



Búsqueda personalizada



Las semillas



Para germinar semillas de tomate son necesarias, en primer lugar, las semillas. Éstas tienen que estar sanas, maduras y deben tener capacidad para germinar, por lo que no pueden ser muy viejas o haber estado expuestas a malas condiciones de conservación.

Antes de continuar, te aconsejamos leer este artículo sobre el tiempo de germinación de las semillas de tomate y las condiciones que deben darse durante el proceso.


El soporte para la germinación



En segundo lugar, necesitaremos un soporte poroso en el que depositar las semillas para que éstas puedan permanecer húmedas durante el proceso de germinado.

La tierra o sustrato para semilleros es uno de los soportes más utilizados para germinar semillas pero también puede recurrirse al papel absorbente —papel de cocina— o a un paño. En caso de utilizar alguno de éstos últimos estaremos hablando de un pre-germinado, ya que las jóvenes plantas necesitarán ser trasladadas a una maceta con sustrato o a la tierra para que puedan arraigar y extraer nutrientes a través de las raíces.

En cualquier caso, es imprescindible que el soporte sea capaz de retener agua en sus poros para que las semillas permanecan húmedas durante todo el proceso.


Pre-germinado en papel o tela

El pre-germinado se puede suprimir sembrando directamente las semillas en sustrato, como explicamos en este otro artículo sobre la siembra del tomate.

En este caso, se emplea un fragmento de papel absorbente o de tela —o cualquier otro tejido inerte y absorbente— que se introduce en una bandeja o recipiente con tapa —por ejemplo un tupper—.

Las semillas se colocan sobre dicho papel o tela. Tirando de un extremo, se dobla por la mitad de forma que queden atrapadas entre dos o capas de papel o tela. Si no se desea doblar, también se pueden emplear dos fragmentos y colocar las semillas sobre el inferior tapando luego con el otro fragmento de papel o tela.

A continuación, se moja el tejido con agua limpia —sin cloro—. Todo el agua debe quedar absorbida. Si hubiera un sobrante en el recipiente se deberá extraer inclinándolo para que caiga.

Se tapa el recipiente y se coloca en un lugar cálido (16-28°C) y oscuro, o con poca luz. Si el recipiente es opaco no es necesario el requisito de la oscuridad ya que la luz no podrá llegar hasta las semillas.

Una vez al día destaparemos el recipiente y lo dejaremos abierto 5 minutos para que se airee. Aprovecharemos para comprobar el estado de las semillas, levantando con cuidado el papel o tela.

- Si las condiciones son adecuadas, la germinación tendrá lugar transcurridos entre 5 y 8 días.


Traslado a sustrato

Una vez observemos que las semillas están claramente germinadas, las pasaremos con cuidado a recipientes individuales llenos con sustrato para semilleros o compost maduro y bien equilibrado.

- Tomaremos las semillas con mucho cuidado, ayudándonos de unas pinzas, y las colocaremos sobre el sustrato, con la raiz —brote blanco— hacia abajo.

- No hace falta enterrar las semillas, basta con que la raíz quede introducida en la tierra. La semilla puede quedar en superficie.

Regamos generosamente con un pulverizador o regadera de lluvia muy fina para que la semilla —y sobre todo la raíz de ésta— quede bien unida al sustrato.

Situamos las macetas en un lugar cálido y con buena iluminación, pero protegidas del sol directo. Una galería, el alféizar de una ventana o un invernadero son buenas ubicaciones.

A partir de este momento, solo necesitaremos mantener una humedad constante —no excesiva— en el sustrato y vigilar si las plantas crecen sanas y con vigor. Si fuera necesario regaremos con fertilizantes líquidos naturales como el purín de ortiga, lixiviado de lombricompost, etc.

Cuándo sembrar los tomates