FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Germinar semillas de naranja


Aquí verás todo el proceso que debes seguir para germinar semillas de naranja, o de cualquier cítrico, teniendo en cuenta el periodo frío o la de escarificación, como etapas necesarias para lograr una rápida germinación.


En varias ocasiones he intentado germinar semillas de naranja, de limón y de mandarina, y he de confesar que al principio me sentí un poco frustrado. ¿Que por qué? Pues porque si las tratas como cualquier otra semillas no lograrás nada ―en un tiempo razonable―, pensarás que la siembra ha fracasado y tirarás todo a la basura.

En cambio, alguna vez reutilicé el sustrato donde había sembrado semillas de naranja para otra siembra y ¡sorpresa! Muchos meses más tarde de haber dejado abandonadas las semillas, vi que estaba naciendo un joven naranjo. ¿Qué pasó?

Ciertamente estaba confundido porque había leído en algún sitio que las semillas de cítricos conservaban muy poco tiempo su poder germinativo. Y así es, pero solo si se secan, es decir, que son recalcitrantes.


No seques ni siembres semillas de cítricos que se han secado, lo más probable es que no germinen y pierdas tu tiempo.


Estratificación fría

Además de lo anterior, si quieres lograr una rápida germinación, tienes que saber que las semillas de naranjo ―igual que las de otros muchos árboles― necesitan "saber" que están en el momento adecuado del año para germinar. Por eso es raro ver semillas germinando de forma natural en pleno invierno ―o incluso en otoño―, porque tienen un mecanismo interno que las protege de errar en las fechas y perecer de frío.

¿Y cómo desactivar ese reloj interno que las mantiene bloqueadas? Bueno, pues haciéndoles pasar por un invierno simulado, es decir, estratificándolas en un lugar frío y húmedo durante algunas semanas. Esto es lo que pasó cuando mi maceta se quedó abandonada en el jardín y luego nació un naranjo de ella.

Para engañar a las semillas tienes que coger un recipiente con tapa o una bolsa, llenarlo de arena húmeda, meter las semillas entre la arena y ponerlas a pasar frío.

Tienes dos opciones: si estás en invierno, simplemente puedes dejarlas en el exterior, en una zona que no reciba sol en todo el día ―al pié de un muro por ejemplo―. La otra alternativa es ponerlas en el cajón de las verduras del frigorífico y esperar.

Ya sabes, tras dos semanas puedes sacarlas y seguir el proceso que te vamos a explicar aquí.


Escarificación

Si no quieres esperar dos semanas tienes otra opción, que yo he probado y puedo asegurar que funciona. Se trata de la escarificación, que no es otra cosa que romper o desgastar parte de la cubierta externa de la semilla.

Yo ―y mucha más gente― lo hago de esta manera, que creo que es la más sencilla.

Tienes que coger un cuchillo, navaja o cúter afilados y usar el filo para extraer una tira de la capa más externa de la semilla ―no hace falta toda―, que parece una lámina de plástico grueso. Quizás puedas también ayudándote solo de las uñas.

Si alguna vez has separado una pegatina es el mismo proceso. Introduces el filo o la uña con cuidado en la punta más afilada de la semilla y tratas de agarrar ―entre el filo y el dedo― el extremo de la cubierta para poder tirar de ella.

Más abajo te dejo un vídeo para que veas como se hace, pero ahora sigue leyendo.


Siembra: varias opciones

No voy a hablarte de cómo sacar las semillas de la naranja y de que tienes que lavarlas con agua, ya que eso seguro que lo sabes hacer sin problemas.

A estas alturas, la semilla o semillas ya están listas para ponerlas a germinar, pero ¿cómo? Puedes hacerlo de varias maneras que te paso a enumerar y describir.


En papel, algodón...

Si sueles tener problemas de hongos en las siembras que haces, te recomiendo probar este método ya que es mucho más higiénico.

Se trata de poner las semillas entre dos capas de papel absorbente o algodón humedecidos, introducirlas en un tupper o bolsa de plástico y colocarlas en un ambiente cálido (dentro de casa, en un invernadero, cerca de un radiador o aparato que emita calor, etc.)

Todos los días ―o cada dos― tienes que abrir el recipiente y separar las capas de papel o algodón por dos razones: airear las semillas y ver si ya han comenzado a germinar.

La ventaja de este método es que al no haber tierra, es menos probable que se desarrollen hongos que infecten las semillas e impidan que puedan germinar.

Una segunda ventaja es que puedes detectar mucho antes el inicio de la germinación, ya que puedes ver las semillas y comprobar si están emitiendo su radícula ―primera raíz―.

Cuando veas que la radícula ha comenzado a crecer fuera de la semilla, ya puedes pasarlas a una maceta con sustrato para que puedan arraigar y crecer. Aquí abajo te digo como.


En sustrato

Esta modalidad no tiene mucho que explicar, pues es semejante a cualquier otra siembra.

Solo tienes que elegir un sustrato para semilleros ―te aconsejo que lo compres puesto que es más seguro― y enterrar las semillas superficialmente, es decir, solo lo justo para que no se vean.

La ventaja de esto es que no tendrás que pasar inmediatamente la planta a una maceta, puesto que ya estará en una con su tierra para desarrollarse un tiempo.


En arena

Similar al caso anterior, pero sustituyendo el sustrato por arena fina.

Esto te lo recomiendo si no quieres comprar sustrato y estás pensando en usar tierra del jardín. Puedes hacerlo, pero ponla en el fondo de la maceta y arriba ―donde vas a sembrar la semilla― coloca una capa de al menos 3 cm de arena.

¿Qué ganas con esto? Pues que en la tierra del jardín habrá muchos patógenos que pueden echar a perder la semilla, mientras que en la arena no tantos.

Si lo haces así, mezcla algún abono con la tierra para que la raíz de la planta encuentre todos lo nutrientes que necesita, ya que lo cítricos son muy sensibles a las carencias.


Aquí te dejo un vídeo dónde puedes ver cómo pelar las semillas y sembrarlas en papel húmedo. Eso sí, no las dejes secar de un día para otro como hace esta persona.




Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.