FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo cuidar un romero en maceta

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Hablaremos de los cuidados más importantes o críticos para el romero: el riego, las horas de sol que necesita, la renovación del sustrato y el abonado, la protección frente al frío, etc.

Aunque el romero es una planta rústica, hay ciertas cosas que no tolera, y que si se desconocen pueden ocasionarle un gran daño o incluso la muerte.

¿Quieres saber qué cuidados necesita y qué cosas debes evitar a toda costa? A continuación lo explicamos. No te pierdas tampoco el video!


Exceso de cuidados

Una cosa es segura con el romero: no hay que pasarse con los cuidados, ya que se trata de una planta muy rústica a la que no le gustan los excesos.

Si estás leyendo este artículo seguramente sea porque estás preocupad@ por la salud y el aspecto de tu romero en maceta. Quizás ya sufrió algún exceso y su aspecto cambió, o quizás quieras prevenir que eso pase.

A lo largo de este artículo te iremos explicando lo que debes evitar para no estropear tu planta, pero también aquello que deberás proporcionarle cada cierto tiempo para mantenerla sana y vigorosa.

⇲ Relacionado
¿Qué puede matar a tu romero en maceta?✔ Estas tres son causas de muerte rápida para una planta de romero, especialmente si crece en una maceta...

Poco riego

El romero es un xerófito, es decir, una planta adaptada a un medio seco.

Por ello, no necesita mucha agua para mantenerse saludable. Es preferible regarlo de menos que de más.

Regar lo necesario para humedecer todo el sustrato de la maceta, pero sin que llegue a gotear por debajo, y si lo hace que sea muy poco.


El romero resiste muy bien la sequía, mucho mejor que el exceso de humedad.


Drenaje, drenaje y más drenaje

Esto es crítico. La maceta y el sustrato han de permitir la rápida salida del agua sobrante, permaneciendo la tierra solo con la humedad justa. Esto lo cumple una maceta con buenos agujeros de drenaje, grava en el fondo y un sustrato ligero.

Pero continuando con lo anterior...hay que dejar que la tierra se seque entre riegos. Según el tamaño de la maceta, la composición y estructura del sustrato, el lugar donde se encuentre, el tamaño de la planta y la época del año, podrá retrasarse más o menos el riego.

En caso de duda, es mejor regar un poco antes que esperar demasiado y que muestre signos de marchitez, aunque tiene que estar muy seco el sustrato para que esto pase.







Introducir un dedo en el sustrato es un truco que no por sencillo deja de ser útil para comprobar rápidamente la humedad de la tierra.


Durante la época de crecimiento ―de primavera a comienzos del verano― será cuando necesite más agua. El resto del año vivirá con muy poca.

⇲ Relacionado
Cuándo regar las plantas✔ Aquí explicamos cómo saber en qué momento y cada cuánto regar las plantas según diversas circunstancias. Es válido para todas tus plantas...


Mucho sol

El romero no es muy exigente en cuanto a temperaturas altas ―aunque las prefiere cálidas― pero sí necesita una buena exposición solar.

Hay que situarlo en la ubicación más soleada posible y, cambiarlo de lugar cuando sea necesario, para aprovechar mejor la luz.

Algunas referencias indican que el romero necesita entre 6 y 8 horas de sol directo. La experiencia nos dice que esta necesidad no es tan estricta, ya que en nuestra región los días soleados son escasos y nuestros romeros no muestran ningún síntoma de falta de luz, si bien están en el jardín y lejos de cualquier sombra.


El sustrato

Puede crecer en sustratos ácidos, neutros y básicos, pero prefiere estos últimos, puesto que en la naturaleza suele encontrarse en suelos calcáreos.

La mayoría de los sustratos comerciales son ácidos, y aunque el romero se desarrollará bien en ellos, existen evidencias de que las floraciones son mucho menos intensas. Esto lo podemos corroborar nosotros. La tierra de nuestro jardín es ácida, y aunque los romeros que tenemos tienen muy buen aspecto, sus floraciones son muy pobres.

⇲ Relacionado
Cómo trasplantar romero✔ Explicamos como trasplantar un romero según el proceso sea de maceta a maceta, de maceta a tierra o de tierra a maceta, teniendo en cuenta la época...


Renovación

Una vez al año ―a principios de primavera― es necesario reponer el sustrato agotado.

Para ello, se saca el romero de la maceta y se rasca el exterior del cepellón para que caiga una parte del viejo sustrato.






Las raíces externas quedarán a la vista, por lo que se puede aprovechar para sanearlas si fuera necesario.

Una vez limpio se planta de nuevo en la maceta aportando un nuevo sustrato.

Si se quiere pasar a una maceta más grande, para que pueda seguir creciendo, éste es el momento idóneo. De lo contrario será necesario realizar un buen saneamiento (poda) de las raíces externas más gruesas y otra poda de similar intensidad en el follaje.

⇲ Relacionado
Originales macetas con botellas de plástico✔ Aprovecha el trasplante de tu romero para ponerlo en una de estas decorativas macetas...


Poco abono

El romero es un arbusto rústico, no requiere sustratos muy fértiles, de hecho los pobres y ligeros son más apropiados para esta planta.

En sustratos fértiles el romero crece con más vigor pero se vuelve menos aromático, al contrario de lo que ocurre en sustratos pobres.

Como cualquier planta en maceta, conviene que el crecimiento no sea muy acelerado, de forma que se contenga su tamaño y su forma lo más posible, que no sea necesario un cambio frecuente de recipiente, ni podas cada dos por tres.

No debe abonarse como si fuera una planta de flor o una hortaliza, realmente no lo necesita. Si se utiliza un sustrato universal es suficiente, no habrá que añadir fertilizante o abono. Lo ideal: un sustrato para aromáticas.


Riesgo de heladas

Si se prevén heladas ―temperaturas inferiores a -1°C― se deberá proteger el romero, bien llevándolo al interior de la vivienda, a un invernadero o tapándolo con una malla anti-heladas.

Si la temperatura no baja mucho de 0°C, y el romero está resguardado al abrigo de un muro o árbol de mayor tamaño, es posible que no sufra daños aunque no se tomen medidas extraordinarias para protegerlo.

Es importante no abonar el romero a partir de mediados del verano, para evitar que salgan nuevos brotes que resistirán peor las heladas.

Tampoco se debe podar este arbusto cuando hace mucho frío, ya que al quedar más desprotegido, se volverá menos resistente.


Poda

Antes de nada, ¿sabes que se pueden aprovechar los restos de podar para realizar esquejes de romero? Es una forma fácil y rápida de multiplicar tu planta.

Ahora sí: ¿Hay que podar el romero? Si es así, ¿cómo y cuando se poda?






Pues lo cierto es que sí se debe podar el romero con cierta regularidad, para favorecer que su copa se ensanche y se haga más densa, de lo contrario los tallos crecerán mucho en altura y luego se caerán hacia los lados, dejando una planta de mal aspecto, despoblada en su interior.

En cuanto a la época correcta, en este otro artículo hablamos acerca de cuándo podar el romero.

Y respecto a la forma de podarlo, se puede hacer de diversas maneras, dependiendo de la edad y estado de la planta. La poda tiene que tener siempre un objetivo, ya sea renovar la planta, iluminar el interior de la copa, hacerla más densa, etc.

Cuando se desea recolectar el romero para secar ―por ejemplo para infusiones―, hay que cortar buena parte de la planta a finales del verano, dejando al menos unos 30 cm desde la base. Esta poda drástica fomenta la renovación constante de la copa, haciéndose densa y a baja altura.

En el artículo sobre la poda del romero hablamos de los tipos y formas de podar esta planta.


Para terminar, a continuación puedes ver un vídeo en el que un Youtuber explica cuales son los cuidados que considera más importantes para un romero en maceta.




⇲ Relacionado
Cuidados básicos del romero✔ Esté o no el romero en una maceta, estos son los cuidados fundamentales que requiere. Repásalos!
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.