Labores

Cómo germinar semillas en algodón paso a paso

Paso a paso y válido para casi cualquier semilla, utilizando únicamente algodón, un recipiente y agua; una de las maneras más fáciles y rápidas y a coste cero o casi

La germinación de semillas en algodón que se explicará en este artículo, y en el vídeo adjunto, la puede realizar cualquier persona, tenga o no conocimientos previo sobre germinación o sobre plantas en general, incluso es una tarea apta para niños con la supervisión de un adulto.

Semillas en algodon

La principal ventaja de este método es que permite observar el progreso de la germinación y descartar las semillas que no sirven, recuperando solo las que han germinado. Esto permite ahorrar tiempo, espacio y materiales; macetas, sustrato, etc.


ⓘ Más hay un vídeo en el que se realiza este tipo de germinación, pero en él no se dicen algunas cosas importantes de las que se hablará a continuación.


Se trata de un proceso muy sencillo pero a la vez eficaz, que cualquiera puede poner en práctica en casa con materiales domésticos.

Si se prefiere hacerlo con papel absorbente o papel de cocina, en ciertos aspectos mucho mejores que el algodón, más abajo se explica por qué es mejor utilizar papel y se deja un enlace a otro artículo en el que se explica esa alternativa, que en realidad es muy parecida.

Semillas calabacinQué semillas se pueden germinar en algodón✔ Principalmente dependiendo del tamaño que tengan, pues si son muy grandes o muy pequeñas...

Materiales necesarios

Solo 5 cosas que son muy fáciles de encontrar, ya sea en casa o en la tienda de la esquina.







  • ✔ Un germinador, por ejemplo un táper, bolsa o simplemente una trozo de papel de aluminio del que se usa en cocina. También sirve el film transparente.
  • Algodón sanitario, limpio y sin químicos.
  • ✔ (Opcional) Un pulverizador de agua. Se puede reutilizar uno de algún producto de limpieza, pero es necesario lavarlo a conciencia para que no queden restos dentro que podrían afectar a las semillas.
  • Semillas en buen estado. Si están caducadas o se han conservado en malas condiciones, seguramente no germinen.
  • Agua. Si tiene cloro hay que dejarla reposar un par de días o hervirla si se necesita para ya.
Algodon vs papel absorbente germinarAlgodón vs. papel: ¿Cuál es mejor para germinar?✔ Analizamos cuál de los dos es mejor en 5 aspectos importantes a la hora de germinar semillas en un...

Recipientes para el germinador

Como se puede intuir, el algodón humedecido en el que se van a poner las semillas, hay que encerrarlo en algún contenedor que evite una excesiva evaporación, y opcionalmente, que no deje pasar la luz.

Muchos objetos cotidianos puede servir para este propósito. Estos son algunos de ellos:


Tupper o táper

Muy utilizados como germinadores por ser de plástico, herméticos o casi y por ser anchos, de manera que permiten una manipulación muy cómoda.

Los hay bastante planos y como son baratos, se pueden adquirir expresamente para germinar semillas.


Cualquier bote con tapa

Puede ser de vidrio o de plástico. El metal debe evitarse para este uso, ya que puede oxidarse en contacto con el agua y estropear las semillas.

Si tiene la boca ancha mucho mejor, así se puede meter la mano para acceder al algodón.


Caja de plástico, vidrio, madera...

Tiene que tener tapa y, aunque no es necesario que sea hermética, es mejor que no deje pasar demasiado aire, por ejemplo por rendijas, bisagras, cerraduras, etc.


Bolsa plástica

Cualquiera que esté limpia puede servir, pero son especialmente útiles las de cierre zip.

Lo bueno de las bolsas es que ocupan mucho menos espacio que cualquiera de los recipientes anteriores.


Papel de aluminio

Aunque el último de esta lista, es sin duda el más práctico. Una simple hoja de papel de aluminio que se dobla sobre sí misma unas cuantas veces, es más que suficiente para mantener la humedad en el germinador.

Su principal ventaja es que ocupa muy poco espacio, al igual que las bolsas o menos aún, no deja pasar la luz (las bolsas sí), y permite cierta aireación (las bolsas no, salvo que se les haga agujeros), creando un ambiente similar al que encuentra una semilla enterrada.


Proceso paso a paso

Una vez que se tienen todos los materiales necesarios para realizar la germinación de las semillas en algodón, se puede seguir el proceso descrito a continuación:

Semillas en algodon

1 Colocar el algodón. Tomar porciones de algodón y extenderlas entre los dedos para darles una forma plana. Una vez listas se van colocando en la base del recipiente, tratando de cubrirla por completo.







2 Humedecer. Pulverizar agua sobre el algodón hasta notar que se ha humedecido por complejo, pero que no está encharcado. Si se ve que queda agua en el fondo del recipiente, habrá extraerla inclinándolo para que salga.

En caso de que se haya humedecido demasiado el algodón, simplemente se coloca entre ambas manos y se aprieta para que salga el exceso de agua.

Antes de pasar al paso 3, es importante saber si las semillas que se van a germinar necesitan algún tratamiento previo para liberarlas de su estado de latencia, es decir, para activarlas.

Semillas variadasEscarificación de semillas✔ Algunas semillas poseen una envoltura dura e impermeable que necesita ser debilitada para que el embrión que se encuentra dentro pueda comenzar a desarrollarse...

3 Colocar las semillas. Depositarlas una a una sobre el algodón, presionando ligeramente con el dedo para que queden bien asentadas y hagan un buen contacto. Al terminar se tapan con otro fragmento de algodón humedecido previamente y se presiona de nuevo hacia abajo.



Semillas de manzana tapadas

4 Tapar el recipiente. Si no tiene tapa, se puede emplear un film para cubrirlo de manera que quede protegido de la evaporación excesiva.

Como se explicó más arriba, una buena opción es utilizar papel de aluminio, en cuyo caso hay que plegarlo un par de veces para que guarde la humedad, pero que al mismo tiempo pueda revisarse fácilmente.



Estratificación fría. Las semillas de muchos árboles y arbustos originarios de climas templados o fríos, necesitan pasar por un periodo de bajas temperaturas para que la germinación pueda iniciarse. Si es el caso, habrá que poner el táper o papel de aluminio, que contiene las semillas, dentro del frigorífico durante al menos 3 semanas y luego llevarlo a un lugar más cálido para que continúe el proceso.







Semillas de uvaEstratificación de las semillas✔ En qué consiste y cómo lograr despertarlas para que puedan germinar el mayor número posible de ellas...
Detalle de semilla germinada

5 Ambiente cálido y luminoso. Llevar el recipiente con las semillas a un lugar cálido y con buena iluminación, pero sin sol directo. La temperatura óptima de germinación varía entre las semillas de diferentes especies, pero en general, si se mantiene entre 20 y 25°C, es muy probable que germinen la mayoría de ellas.


6 Supervisión. Aproximadamente cada 2 días, es necesario abrir el recipiente y levantar la capa superior de algodón para renovar el aire y ver de paso si las semillas han comenzado a germinar. Con 5 minutos es suficiente, y luego habrá que volver a colocar la capa superior de algodón, presionar levemente, y pulverizar algo de agua sobre ella, pero esto último solo si se nota al tacto que está un poco seca.

Y esto sería todo. Si las semillas estaban sanas y no se estropearon durante el proceso, alguno de los días en los que se revisen, se verá que de algunas sale un apéndice de color pálido, la "primera raíz". Si se ha tardado mucho en revisarlas, incluso pueden haber salido ya las primeras hojas, pero es mejor no esperar tanto e intervenir justo cuando comienza a salir la radícula.

En ese momento la germinación ya ha comenzado, y todas las semillas de las que salga una radícula, en principio deberían dar lugar a plantas, pero para eso es necesario pasarlas a tierra para que puedan sostenerse y crecer.

7 Paso a tierra. Como se acaba de señalar, tan pronto como se aprecia que la radícula comienza a salir de la semilla, es momento de pasarlas a tierra. Cuanto más se espere más se complicará el proceso y será más fácil dañarlas durante la manipulación. En el siguiente apartado se explica por qué.

Para pasarlas a tierra es tan sencillo como preparar macetas con sustrato, y poner las semillas sobre este, para seguidamente, echar un poco más de sustrato sobre ellas y regar. La capa de tierra que hay que poner sobre las semillas tiene que ser delgada, de no más de 3 veces el tamaño de la semilla, es decir, si cada semilla mide 5 milímetros, pues se tapará con entre 5 y 15 mm de sustrato.

Otra forma de pasarlas a tierra consiste en hacer agujeros en el sustrato y meter una semilla en cada uno, pero así es más fácil dañar las semillas y se tarda más, sobre todo cuando se van a sembrar todas juntas en la misma maceta.


¿Por qué es mejor utilizar papel?

Si has leído el artículo en el que se compara ambos materiales a la hora de germinar semillas, habrás visto que el papel tiene algunas ventajas, pero hay una de la que no hablamos y es la más importante.


Las semillas germinadas en algodón son muy difíciles de extraer, debido a que la raíz se introduce a través de las fibras, enredándose.







Este pequeño gran inconveniente se puede evitar vigilando las semillas diariamente, y justo cuando empiecen a germinar, sacarlas del algodón y pasarlas a una maceta con tierra.

Semillas germinadas sin tierraGerminar semillas en papel✔ Este método es muy similar al del algodón pero empleando papel absorbente. Muy efectivo y fácil...

Y para terminar, a modo de ejemplo visual, en el siguiente vídeo se puede ver todo el proceso explicado más arriba, en este caso para semillas de cactus y suculentas, pero sería básicamente igual para cualquier otra semilla.