FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo germinar semillas en algodón

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Aquí descubrirás, en solo 6 pasos, cómo germinar cualquier semilla utilizando únicamente algodón, un recipiente y agua, una de las maneras más fáciles y rápidas para hacerlo y a coste cero, puesto que son cosas que todos tenemos en casa.

El germinado de semillas en algodón que veremos en este artículo y en el vídeo adjunto, lo puede realizar cualquier persona, tenga o no conocimientos sobre plantas.

Su principal ventaja es que permite observar el progreso de la germinación y descartar las semillas que no sirven, recuperando solo las que han germinado.

Esto permite ahorrar tiempo, espacio y materiales ―macetas, sustrato, etc.


ⓘ Más abajo tienes un vídeo en el que se realiza este tipo de germinación, pero es importante que leas esto que sigue primero.


Es un método muy sencillo pero eficaz, que cualquiera puede poner en práctica en casa. ¿Te lo vas a perder?

Si prefieres hacerlo con papel absorbente o papel de cocina ―mucho mejores que el algodón―, tienes un enlace más abajo a otro artículo en el que se explica esa variante.


⇲ Relacionado
Qué semillas se pueden germinar en algodón✔ Solo con ver su tamaño sabrás identificar cuales sirven y cuales no...


Materiales necesarios

Solo 5 cosas que son muy fáciles de encontrar, ya sea en casa o en la tienda de la esquina.







  • ✔ Un germinador, por ejemplo un tupper, bolsa o simplemente una hoja de papel de aluminio doblada.
  • Algodón sanitario, limpio y sin químicos.
  • ✔ (Opcional) Un pulverizador de agua. Podemos reutilizar uno de limpia-cristales —por ejemplo— previo lavado a fondo.
  • Semillas en buen estado. Si están caducadas o se han conservado mal, seguramente no germinen.
  • Agua. Si tiene cloro la dejaremos reposar un par de días o, si tenemos prisa, la podemos hervir.
⇲ Relacionado
Algodón vs. papel: ¿Cuál es mejor para germinar?✔ Uno de los dos es bastante mejor que el otro, pero para determinarlo los enfrentamos en 5 asaltos. ¿Cuál crees que gana?...


Recipientes para el germinador

Como seguramente ya sabrás, el algodón humedecido en el que se van a poner las semillas, hay que encerrarlo en algún contenedor que evite una excesiva evaporación, y opcionalmente, que no deje pasar la luz.

Muchos objetos cotidianos puede servir para este propósito. Estos son algunos de ellos:


Tupper

Muy utilizados como germinadores por ser de plástico, herméticos o casi y por ser anchos, de manera que permiten una manipulación muy cómoda.

Los hay bastante planos y como son baratos, se pueden adquirir expresamente para germinar semillas.


Bote con tapa

Puede ser de vidrio o de plástico. El metal debe evitarse para este uso, ya que puede oxidarse en contacto con el agua y estropear las semillas.

Si tiene la boca ancha mucho mejor, así se puede meter la mano para acceder al algodón.


Caja de plástico, vidrio, madera...

Tiene que tener tapa y, aunque no es necesario que sea hermética, es mejor que no deje pasar demasiado aire, por ejemplo por rendijas, bisagras, cerraduras, etc.


Bolsa plástica

Cualquiera que esté limpia puede servir, pero son especialmente útiles las de cierre zip.


Papel de aluminio

Aunque el último de esta lista, es sin duda el más práctico. Una simple hoja de papel de aluminio que se dobla sobre sí misma unas cuantas veces, es más que suficiente para mantener la humedad en el germinador.

Su principal ventaja es que ocupa muy poco espacio en comparación con los anteriores ―excepto la bolsa―, y no deja pasar la luz, creando un ambiente similar al que encuentra una semilla enterrada.


Proceso paso a paso

Colocamos el algodón. Tomamos porciones de algodón y las extendemos entre los dedos para darles forma plana y las disponemos en la base del recipiente, tratando de cubrirla por completo.


Humedecemos. Pulverizamos sobre este hasta que notemos que queda bien humedecido —no encharcado. Si observamos que queda agua en el fondo del recipiente, debemos extraerla inclinándolo para que salga.

⇲ Relacionado
Escarificación de las semillas

✔ Algunas semillas poseen una envoltura dura e impermeable que necesita ser debilitada para que el embrión que se encuentra dentro pueda comenzar a desarrollarse








Colocamos las semillas. Las depositamos sobre el algodón, presionando ligeramente con el dedo para que queden bien asentadas y hagan un buen contacto. Las tapamos con otro fragmento de algodón humedecido previamente y presionamos de nuevo.



Tapamos el recipiente. Si no tenemos tapa, podemos emplear un film para cubrirlo de manera que lo protejamos de la evaporación excesiva.

También se puede emplear papel de aluminio, en cuyo caso hay que plegarlo un par de veces para que guarde la humedad, pero que al mismo tiempo pueda revisarse fácilmente.



Estratificación fría. Las semillas de muchos árboles y arbustos originarios de climas templados o fríos, necesitan pasar por un periodo de bajas temperaturas para que la germinación pueda iniciarse. Si es el caso de tus semillas, deberás poner el tupper —con el algodón y las semillas— dentro del frigorífico durante al menos 3 semanas y luego llevarlo a un lugar más cálido para que continúe el proceso.


⇲ Relacionado
Estratificación de las semillas

✔ Aquí podrás entender mejor en qué consiste este importante proceso sin el cual muchas semillas no germinarán



Ambiente cálido y luminoso. Llevamos el tupper a un lugar cálido y con buena iluminación —no sol directo—. La temperatura óptima de germinación varía entre las semillas de unas especies y de otras, pero en general, si procuramos que se mantenga entre 20 y 25°C es muy probable que germinen la mayoría de ellas.


Vigilancia. Aproximadamente cada 2 días, abriremos el tupper y levantaremos la capa superior de algodón para airear y ver si las semillas han comenzado a emitir el brote. Con 5 minutos es suficiente para que se ventile y se renueve el aire de interior del tupper.







¿Por qué es mejor utilizar papel?

Si has leído el artículo en el que comparamos ambos materiales a la hora de germinar semillas, habrás visto que el papel tiene algunas ventajas, pero hay una de la que no hablamos y es la más importante.


Las semillas germinadas en algodón son muy difíciles de extraer, debido a que la raíz se introduce a través de las fibras, enredándose.


Este pequeño gran inconveniente se puede evitar vigilando las semillas diariamente, y justo cuando empiecen a germinar, sacarlas del algodón y pasarlas a una maceta con tierra.

⇲ Relacionado
Germinar semillas en papel✔ Este método es muy similar al del algodón pero empleando papel absorbente. Muy efectivo y fácil...


A medida que las semillas vayan germinando, esperaremos un par de días y las iremos pasando —con mucho cuidado— a una maceta con tierra o un sustrato apropiado, para que continúen desarrollándose. Introduciremos la raíz en la tierra, dejaremos parte de la semilla en el exterior y regaremos para mantener la humedad.



Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.