♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Plantas con flores para atraer abejas

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Qué buscan las abejas en ciertas plantas y cómo aprovechar esa información para atraerlas plantándolas en el huerto o jardín.

Las abejas, esos maravillosos insectos que cautivan a todo aquel que los observa durante algún tiempo, y que son responsables de la polinización de muchas especies de plantas, entre ellas gran parte de las cultivadas por el ser humano.

Las abejas de la miel suelen ser las más conocidas, pero existen muchas más especies de abejas, y la mayoría viven en solitario. Cuando se habla de la polinización de las abejas, se está incluyendo a todas ellas, desde los abejorros, muchas abejas solitarias de diferentes formas y tamaños, y por supuesto, la abeja melífera.

Como seguramente ya sabrás, que las abejas visiten las flores de una planta que va a dar fruto es una gran noticia para el cultivador. Esto garantizará que las flores evolucionen en frutos, pero además que estos sean de mejor calidad.

Para atraerlas solo hay que saber qué buscan. Ahora lo vemos.



¿Qué buscan las abejas en las plantas?

Es fácil ver como unas plantas son visitadas por las abejas mientras que de otras simplemente parecen no querer saber nada.

Esto se debe que a unas les brindan más o mejores recursos que otras, pero además también tienen en cuenta la proximidad de estas a su hogar.

Y lo que buscan en las plantas son las siguientes cosas.


Néctar

En las flores y en algunas otras partes de muchas plantas, se encuentran los nectarios, unos órganos que segregan un líquido dulce que resulta ser el principal alimento de las abejas.

Pero a veces también visitan plantas que no están dando néctar sino melaza. Esta sustancia aparece debido a la acción de los pulgones, que chupan la savia y excretan ese líquido azucarado que las abejas recogen.


Polen

Además de los líquidos dulces de los que extraen la energía, las abejas recolectan otra cosa de las plantas con flores: el polen.

Estos diminutos granos son el equivalente de los espermatozoides de las plantas, es decir, son los que fecundan las flores para que den fruto, pero además resulta que son muy nutritivos. El polen es muy rico en proteínas, minerales, vitaminas, entre otras cosas, y provee a las abejas de casi todo lo que necesitan para producir huevos, alimentar la cría y las abejas jóvenes.


Resinas

La otra cosa que las abejas ―especialmente las de la miel― buscan en las plantas son las resinas, unas sustancias pegajosas y con propiedades bactericidas y fungicidas, que utilizan como antiséptico y como masilla tapa-agujeros.

Las suelen extraer de las yemas de los árboles y arbustos, así como de la superficie de otras plantas.







Plantas que les encantan

En general, cualquier planta que produzca en algún momento del año mucho néctar, polen o resinas, pero principalmente los dos primeros, que son los que necesitan para alimentarse y sobrevivir.


Lamiáceas

Plantas que producen mucho néctar en sus flores son por ejemplo las de la familia de las labiadas o lamiáceas, tales como la lavanda, el romero, el tomillo, etc.

Estas son a su vez muy aromáticas, ornamentales y con propiedades medicinales, por lo que son ideales para plantar en cualquier huerto o jardín.


Leguminosas

Muchas plantas de esta familia son muy atrayentes para las abejas en ciertas épocas del año, pero quizás los tréboles, alfalfas y vezas, sean de las que más.

Estas se pueden incluir como parte del césped, al que le dan un toque de color, o sembrarlos en los bordes de la parcela. También se pueden utilizar como abono verde, ya que tienen la capacidad de fijar nitrógeno en el suelo haciéndolo más fértil.

Algunos arbustos como las escobas también pertenecen a esta familia de plantas, y de igual modo son muy atractivas para las abejas cuando florecen.



Brasicáceas

Además, cambiando de familia de plantas, la colza o el nabo y las coles (berza, kale, repollo, coliflor, brócoli, etc), también son visitadas por las abejas, especialmente a finales del invierno y comienzos de la primavera, cuando estas suelen florecer.


Rosáceas

A esta familia pertenecen plantas tan reconocibles como el manzano o el peral, cuyas flores son atractivas para las abejas.

Las zarzamoras y las frambuesas también son rosáceas, y cuando están en floración se llenan de abejas, especialmente abejorros.


Otros frutales y hortalizas

La mayoría de los frutales comunes, como los que ya se mencionaron, u otros como el cerezo, ciruelo, melocotonero, nectarino, paraguallo o castaño también atraen a las abejas, aunque en este caso durante solo unos pocos días, ya que sus floraciones son muy cortas.






En cuanto a hortalizas, las flores de los pepinos, calabacines y calabazas les encantan, además de las que ya se habló más arriba.



En cambio, otras plantas con flores muy populares y que muchos creen que atraen a las abejas, en realidad no es el caso. Una de ellas es la caléndula, pero también los geranios y begonias, entre otras.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.