Abeja

Enjambre de abejas en mi casa ¿Qué hago?

Tanto si es un enjambre o piña de abejas posada en algún lugar, como si se trata de una colonia instalada en algún hueco de casa, aquí explicamos cómo afrontar la situación

Que un enjambre de abejas se pose en la propiedad de uno, puede ser algo muy infrecuente, poco común o bastante frecuente.

La visita puede ser solo por unas horas, cuando están de paso, o para quedarse, como explicamos en el siguiente párrafo. Las características del lugar y el comportamiento de las abejas determina que sea la situación sea una u otra.

Los enjambres pueden elegir un lugar resguardado para descansar, apiñándose en arbolitos, muros, porches, aleros, ventanas, o bien uno para quedarse a vivir. Normalmente, si la piña de abejas está en exterior, el enjambre está de paso (se irá en unas horas o en un par de días como máximo), mientras que si se ha metido en un hueco y solo se ven salir las abejas por un agujero, entonces es muy posible que haya elegido ese lugar para vivir en los próximos meses o incluso hasta un par de años.

A continuación explicaremos cómo diferenciar un enjambre de abejas de otras cosas, y cómo actuar en cada caso, porque todo tiene solución, sin necesidad de matarlas ni de tomar riesgos innecesarios.

Aunque este es un sitio de horticultura y jardinería, quien escribe estas líneas no solo cultiva un huerto y cuida un jardín, sino que además tiene desde hace años unas cuantas colmenas de abejas melíferas, recoge enjambres todos los años, y por tanto, sabe de lo que habla. ¿Pensabas que era un editor haciendo copia y pega? Pues no, lo que leerás aquí no son generalidades ni contenido de relleno, son cosas concretas que te servirán para saber como actuar si tienes un enjambre en casa.


Reconocer el enjambre

Antes de nada, hay que qué es exactamente lo que ha llegado a casa, o quizás ya vivía en ella por algún tiempo.

Un enjambre es un grupo numeroso de insectos, generalmente de abejas, que se posan juntas formando un racimo de forma variable (redonda, alargada, aplanada, etc). Se puede ver uno en la foto mostrada a continuación.

Enjambre de abejas

Estos enjambres desnudos están formados por abejas en busca de un lugar para establecer su casa definitiva, y mientras la buscan se posan en cualquier lugar para descansar.

Antes de salir de su colmena, llenaron tanto sus buches de miel que no son capaces de doblar su abdomen para picar. A eso hay que añadirle que como no tienen casa ni cría, no tienen apenas actitud defensiva. Se puede acercar uno a solo unos centímetros del enjambre y no se inmutan, ni se lanzan a picar, ni huyen. Simplemente parecen descansar tranquilamente.

Por tanto, tiene que quedar claro que salvo que haya una persona alérgica cerca (por precaución), un enjambre no representa ningún peligro si se deja tranquilo.







Nido o colonia con panales

Visto lo que es un enjambre, ahora toca hablar de la otra manera en la que se pueden encontrar las abejas, es decir, formando una colonia con panales, unas estructuras verticales, con forma de torta y repletas de agujeros o celdas.

En el caso de que sean avispas y no abejas, los panales son horizontales, con aspecto de papel (de hecho los hacen con pasta de madera), y casi siempre suelen estar recubiertos por una envoltura con forma redondeada.


De abejas melíferas

Panales de abeja

El nido de las abejas de la miel está formado por una serie de láminas paralelas (panales) de color variable (de blanco a negro, pero generalmente amarillento, sobre las cuáles se mueven un montón de individuos.

Generalmente, un nido de abejas se encuentra cuando se hacen obras o cuando se inspecciona una parte de la casa al escuchar ruido o ver insectos entrando y saliendo. Suelen estar en huecos cerrados y bien abrigados de la intemperie.

En cualquier caso, encontrar un nido de abejas significa que hace tiempo un enjambre llegó a ese lugar y se quedó a vivir, formando una colonia, con sus huevos, larvas, su alimento, etc.

Esto suele ser una mala noticia, porque significa que habrá que desmontar o romper en parte el lugar dónde se encuentran para poder extraerlas.

Así como los enjambres son dóciles e inofensivos, las abejas de los nidos pueden ser extremadamente agresivas. Si se molestan, por ejemplo con golpes o roces, enseguida dan la señal de alerta, se ponen en guardia y comienzan a picar a todo el que esté cerca, y cuantas más picaduras más vienen a picar atraídas por las feromonas que liberan las que picaron con anterioridad.


De otros insectos

Muchos otros insectos similares a las abejas, pueden anidar en las construcciones humanas. Es el caso de diferentes especies de avispas, avispones, abejorros, etc.

Los nidos de estos se diferencian de los de abejas melíferas en que suelen ser redondeados y estar construidos con papel o barro, y salvo en el caso de los avispones o ciertas avispas, ser de menor tamaño que los de abejas. En la mayoría de los casos suelen tener una cubierta que impide ver el interior.

Es importante señalar que solo los nidos y enjambres de abejas melíferas tienen interés inmediato para los apicultores, habiendo siempre algunos dispuestos a llevárselo sin coste alguno.


Cómo actuar

Asumiendo que se trata de un enjambre de abejas, en el mejor de los casos, y un nido en el peor, veamos de qué maneras se puede actuar para no cometer errores que pueden salir caros.






En el siguiente enlace se dan algunas claves para tratar de evitar que las abejas vayan a una propiedad o para facilitar que se vayan.

Enjambre abejasCómo ahuyentar abejas sin matarlas✔ Conociendo su comportamiento y cómo reaccionan a ciertos estímulos...

Mantener la calma

Esto es fundamental con las abejas. Hay que recordar siempre que no van a tener la intención de picar a menos que se sientan amenazadas o en sus vuelos choquen accidentalmente con alguien.

La mayoría de los enjambres están formados principalmente por abejas jóvenes, que son más dóciles, que están cargadas de miel y que raramente se vuelven agresivas.

Además, cada vez que una abeja pica está entregando su vida, por eso nunca lo hará si no es imprescindible para defenderse a sí misma o a la colonia.


Tener precaución

Siguiendo con lo anterior, existen diferentes especies, subespecies y "razas" de abejas de la miel, y no todas son igual de mansas o agresivas.

Por eso es tan necesaria la precaución. En caso de duda, es mejor alejarse todo lo posible, protegerse dentro de casa o en otro lugar seguro y nunca, nunca, nunca, acercarse más de lo debido al enjambre cuando está alterado o ha sido perturbado. Por supuesto, no se deben hacer ruidos, dar golpes o producir vibraciones que lo puedan molestar.

Estos precauciones son especialmente importantes cuando alguna de las personas del lugar es alérgica a las picaduras de abejas y avispas.


Alertar a otras personas

Es importante también avisar a todo el que pueda pasar por cerca del enjambre para que advierta su presencia y tome las debidas precauciones. Cuando están posados puede ser difícil verlos.

A veces el enjambre se puede posar en lugares tan frecuentados como un banco, una papelera, un árbol frutal, una ventana, etc. Si todo el mundo sabe que está allí, es menos probable que ocurra un accidente.

Si, por ejemplo, alguien se sienta sobre un enjambre, aunque las abejas no quieran lo picarán en el momento de aplastarlas.


Pedir ayuda

Llegó el momento de solucionar la incidencia, pero salvo que se tenga experiencia, es mejor no tratar de hacerlo uno mismo ni permitir que lo intente alguien que no haya trabajado antes con abejas.


Las abejas son muy importantes para el medio ambiente, están muy amenazas en la actualidad y tienen gran interés económico, por lo que, por favor, no permitas que sean fumigadas.


¿A quíén hay que pedir ayuda? Pues depende.

Si el enjambre está cerca de casa pero fuera de la propiedad, hay que llamar al número de emergencias. Ellos se encargarán de enviar personal a la zona para asegurarla y retirar el enjambre.






En cambio, si el enjambre está dentro de una propiedad, generalmente es responsabilidad del dueño contactar con alguien que se haga cargo, es decir, con un apicultor. Algunos suelen anunciarse en internet para la recogida de enjambres, normalmente de forma gratuita, a cambio de llevarse a las abejas a su apiario.