FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Plantas que se reproducen por injerto

Publicado por Antonio Amigo   ✧   Entre la azada y el teclado...

Aquí encontraras una amplia lista de plantas que se pueden reproducir con éxito mediante injerto pero también damos algunas claves importantes que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la operación.


La forma más fácil y natural de reproducir una planta es mediante la siembra de sus semillas; aunque cuando se pretende que la nueva planta herede todas las características de la madre, este método no es el más indicado. Las plantas que nacen a partir de semillas suelen asemejarse poco a la variedad de la que proceden tendiendo a formas más asilvestradas.

Una forma de reproducción que sí permite transmitir todas las características de la variedad a la planta hija es el esquejado, acodo o división de la planta, pero no es viable en todas las especies, ya que muchas no emiten raíces o retoños con facilidad.

Por último, —aunque actualmente existen otros métodos de reproducción "in vitro"— el injerto permite reproducir fielmente las características de la planta madre en las plantas hijas y suele ser bastante exitoso si se realiza adecuadamente.

En este otro artículo encontrarás más información acerca de los fundamentos del injerto


Listado de plantas

A continuación mostramos una lista —no exhaustiva— de plantas que responden bien al injerto y que, de hecho, se suelen reproducir de esta forma cuando se quiere transmitir todas las características de la variedad a la descendencia.


Frutales

  • Albaricoquero
  • Almendro
  • Castaño
  • Cerezo
  • Ciruelo
  • Granado
  • Grosellero

Hortalizas


Ornamentales

  • Abedul
  • Abeto
  • Abutilón
  • Acebo
  • Aladierno manchado
  • Alerce
  • Aligustre
  • Arce
  • Azalea de jardín
  • Bignonia
  • Bonetero
  • Camelia
  • Carpe
  • Castaño de indias
  • Catalpa
  • Ceanoto
  • Cedro
  • Ciprés de Arizona
  • Ciprés de Lawson
  • Cladrastis amarillo
  • Clemátide
  • Cornejo macho
  • Criptomeria
  • Eleagno
  • Enebro
  • Espino
  • Falsa acacia
  • Fresno
  • Ginko
  • Glicina
  • Haya
  • Hiedra
  • Jazmín
  • Laurel manchado
  • Lilo
  • Magnolio
  • Mimosa
  • Morera de papel
  • Naranjo de los Osages
  • Olmo
  • Osmanto
  • Peonía arbustiva
  • Phillyrea
  • Picea blanca
  • Pino
  • Retama negra
  • Roble
  • Rododendro
  • Rosa de Siria
  • Rosal
  • Saúco
  • Secuoya gigante
  • Secuoya roja
  • Serbal de cazadores
  • Sófora
  • Tilo
  • Tulípero
  • Tuya
  • Viña virgen

Las plantas que mostramos en las listas de más arriba se pueden injertar pero siempre teniendo en cuenta la compatibilidad entre el patrón y el injerto. En general, esta compatibilidad se da entre plantas que pertenecen al mismo género o, en algunos casos, a la misma familia —aunque sean de distinto género—. Es decir, el injerto tiene éxito entre plantas "primas o hermanas" entre sí, que son bastante similares genéticamente.

En algunos casos, la compatibilidad entre el patrón y la variedad injertada no es buena —aunque pertenezcan al mismo género o familia—. En esos casos, se suele hacer un injerto intermedio o doble injerto, que consiste en injertar entre el patrón y la variedad que nos interesa, otra variedad intermedia que sí tiene afinidad con ambas plantas y, por tanto, actúa como puente de unión entre ellas.

Ejemplo: Algunas variedades de peral son incompatibles con el membrillero por lo que se emplea la variedad Mantecosa Hardy como intermedia para solucionar este inconveniente.

Ten en cuenta que pueden existir otras plantas que se reproduzcan mediante injerto, pero estas son las más comunes o conocidas en el mundo de la horticultura y la jardinería.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.