FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Tipos de INJERTOS


Descubre aquí todos los tipos o técnicas de injerto que utilizan los expertos para multiplicar variedades interesantes de árboles frutales y ornamentales, o para recuperar árboles dañados.


Injertar es como nadar, parece complicado cuando no sabes, pero una vez que aprendes jamás se te olvida.

Aunque todos estos tipos de injertos puedan parecer complicados de entender y de ejecutar, en realidad todos se basan en lo mismo. Una vez que entiendes la idea y dominas la técnica, es fácil pasar de uno a otro.

Existen muchas técnicas de injerto diferentes pero todas se agrupan en tres categorías principales según la parte del cultivar que se injerta en el patrón.

Sigue leyendo y verás que sencillo es en realidad.


Injertos de púa

(Pincha en el título para ir al artículo específico sobre esta técnica)

La parte que se inserta en el patrón es un fragmento de tallo ―con varias yemas― de la planta que queremos propagar. Se suele realizar cuando la corteza no se separa de la madera.

También puede practicarse cuando hay separación, pero se deben cortar las hojas de la púa para evitar su desecación por evapotranspiración.


Tipos de injertos de púa

Según el corte que se haga en el patrón y en la púa, o la posición en la que se inserte, hablaremos de uno o de otro de los siguientes tipos.


✧ Injerto de hendidura

Es uno de los tipos de injertos más sencillos de ejecutar y, por ello, el que suelen utilizar los principiantes.

No necesita una técnica muy depurada y aún así suele dar buenos resultados para muchos árboles y arbustos frutales, y también ornamentales.

Consiste en cortar transversalmente el tronco del patrón ―o una rama― y luego realizar una hendidura por la mitad con la navaja. La púa se prepara en bisel y se encaja dentro de la hendidura, teniendo presente que debe quedar la corteza de la púa en contacto con la corteza del patrón (en concreto el cambium).


En algunos vídeos que circulan por youtube se ve como la persona que está injertando mediante hendidura coloca la púa en el centro del corte. Esto es un grave error fruto del desconocimiento y la inexperiencia.


Se puede emplear esta técnica cuando la parte del patrón que se va a injertar es de mayor diámetro que la púa, pero tampoco mucho más. Por ejemplo, para diámetros del patrón de 1.5 cm hasta unos 4 cm, aproximadamente. Para diámetros superiores es mejor no es conveniente


Injerto de acebo hembra en macho con púa en hendidura

Nosotros usamos esta técnica para realizar un injerto de prueba en un acebo que nació por su cuenta en nuestro jardín.

Este árbol es dioico, es decir, algunos son hembras y otros machos, y solo las hembras producen las decorativas bolas rojas.

No queríamos esperar a que se hiciera adulto para ver si daba o no daba las bolas, así que decidimos injertarle una púa de una planta hembra en la guía (el extremo más alto del tallo)

Como se puede ver en la imagen adjunta, el injerto no solo agarró correctamente sino que comenzó a crecer con vigor ―señal de que la unión fue muy buena.

Se puede notar como las hojas del injerto no presenta a penas espinas y las del patrón sí.





✧ Injerto de incrustación

Consiste en realizar un corte en bisel en el lateral del patrón y preparar la púa para que encaje en dicho corte.

Esta técnica es menos agresiva para el patrón puesto que no es necesario hendir el tronco en dos mitades y, por tanto, la herida es menor, el riesgo de que entre suciedad y se infecte es más bajo y puede curarse mucho más pronto.

Requiere un poco más de mañana con la navaja que el de hendidura pero nada que no se pueda lograr con algunas prácticas.


✧ Injerto lateral subcortical

En este caso la púa se inserta en el lateral de una rama o del tronco, pero sin necesidad de cortarlos transversalmente.

Solo se realiza un pequeño corte oblícuo en la corteza bajo el cual se introduce la púa preparada en bisel.

Se puede realizar de varias formas: con o sin lengüeta, corte en T, etc. pero lo importante ―somo siempre― es que el cambium de la púa quede en contacto con el del patrón.


Injerto lateral en manzano

En este caso, teníamos un manzano joven que ya había sido injertado mediante hendidura en las tres ramas principales que poseía.

Los tres injertos agarraron pero uno de ellos resultó dañado por algún pájaro al posarse seguramente sobre él, así que repetimos la operación más abajo, esta vez mediante injerto lateral, así los pájaros se posarían en la rama del patrón, no en el injerto, ya que queda más bajo.

En la foto adjunta se puede ver el injerto en el costado de la rama. Se indica con flechas la zona del injerto (abajo) y el crecimiento de nuevas hojas en el injerto (arriba)

También se puede ver como la primera yema no brotó. Esto es debido a que como quedaba bajo la atadura decidimos eliminarla para que no tratara de brotar en una zona en la que no tendría espacio.




✧ Injerto inglés

Injerto inglés normal

Este tipo se utiliza cuando el patrón y el injerto tienen un diámetro muy similar.

Dentro de este hay varios subtipos según la forma en la que se corta el patrón y la púa: sencillo, normal o a caballo.

En el sencillo los cortes son muy fáciles de realizar pero, en cambio, asegurar el patrón al injerto puede ser complicado, puesto que tiende a moverse mucho.

En más utilizado es sin duda el normal, ya que mediante el encaje de los diferentes cortes se obtienen una unión sólida que apenas se mueve cuando se está realizando el atado.

En al imagen adjunta se puede ver como, a pesar de no estar aún atada, la púa no se cae ya que se encuentra encastrada en el patrón.



Injertos de yema

(Pincha en el título para ir a un artículo específico sobre este tipo)

En este caso se extrae una yema de la vareta, acompañada de un fragmento de corteza que puede tener forma de escudo, de placa o de canutillo y se inserta sobre la albura del patrón.

Los injertos de yema son seguramente los más empleados por los profesionales porque no necesitan que cortar el patrón desde un principio, gastan poco material vegetal, suelen agarrar bien y en 15 días se puede saber si han tenido éxito o no, pudiendo repetir el injerto si ha fallado.


Tipos de injertos de yema


Injerto de escudete a ojo durmiendo

Se llama de escudete porque el trozo de corteza que acompaña a la yema suele tener forma de escudo (oblícua).

A ojo durmiendo quiere decir que la yema agarra pero no brota, sino que permanece latente hasta la primavera siguiente.


✧ Injerto de escudete a ojo velando

La técnica es idéntica al de ojo durmiendo pero en este caso la yema si brota tras el injerto ―no duerme.


✧ Injerto de canutillo

En este injerto, la yema es extraída de la vareta junto con un cilindro de corteza que luego se inserta en el tronco o la rama del patrón.

El diámetro interior del cilindro tiene que ser igual al diámetro exterior de la madera del patrón en la zona donde se desea realizar la operación.

La corteza del patrón se divide en tiras con la navaja, y a medida que se introduce el canutillo por la madera, se va tirando de las tiras hasta llegar a la zona de encaje ―donde ambos diámetros coinciden.

Esta técnica tiene su complicación por lo que no es recomendable para principiantes.


✧ Injerto de chapa o placa

En este caso, la yema del injerto se desprende con un trozo rectangular de corteza llamada chapa o placa.

En la corteza del patrón se abre una ventana de dimensiones parecidas a la placa, de forma que esta encaje dentro ventana ―suele sobrar un poco de espacio.

Los bordes de la placa deben de hacer contacto con los bordes de la ventana, al menos en dos lados.

Se trata de una técnica bastante sencilla, siempre y cuando se logre desprender la placa sin que la yema sufra daños.


Injertos de aproximación

Consiste en aproximar dos ramas de dos plantas diferentes para que se suelden la una a la otra una vez realizada la operación de injertado y atado de las mismas.

En este no hay corte total de púas, varetas o yemas desde un principio. Solo cuando el injerto ha agarrado, se puede cortar la rama de la planta madre por debajo del punto de unión.

Ejemplo: supongamos que tenemos plantado en el jardín un frutal de una variedad que nos interesa reproducir, y otro joven que sembramos en una maceta. Podríamos llevar la maceta hasta el frutal y realizar entre ambos el injerto de aproximación. Una vez soldado, cortaríamos la rama del árbol de forma que el injerto quedara separado de este. Ahora el joven frutal de la maceta ya estaría injertado con la variedad del frutal que tenemos en el jardín.


✧ Injerto de aproximación lateral

Se corta un trozo similar de corteza en el costado de ambas ramas y se hace que coincidan los cambium.

En el fondo sería como un injerto lateral normal pero en lugar de hacerlo con una vareta, se haría con una rama que está unida a la planta madre, por lo que es un poco más dificultoso.


✧ Injerto de apuntalamiento

En este caso, la diferencia radica en la función que tiene la operación. Es decir, no se trata de reproducir una variedad mediante el injerto, sino de proveer de nuevas raíces a un árbol con problemas.

Se emplea cuando un árbol tiene poco vigor, ya sea porque sus raíces están dañadas, porque ha perdido parte de la corteza del tronco, etc. Plantando un nuevo árbol al lado del primero e injertándolo bajo la corteza del tronco de este, se esta dotando de un nuevo sistema radicular.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.