INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Injerto del kiwi

Te explicamos con todo detalle las técnicas más exitosas para injertar kiwi para que puedas realizar la operación tú mismo sin ninguna dificultad



El kiwi es una planta que acepta bien los injertos si éstos se realizan correctamente y en la época adecuada.

El motivo del injerto suele ser la multiplicación de cultivares , es decir, hacer que un patrón nos pueda dar fruta de una determinada variedad, obtenida de otra planta para su propagación. Otro motivo frecuente es el cambio de sexo de las plantas.

Ejemplo:

Puede que no tengamos ningun pié masculino —necesario para la polinización— pero si piés femeninos sobrantes que, mediante el injerto, cambiaremos de sexo para que produzcan flores masculinas y, por tanto, polen.


Época adecuada



Para realizar el injerto, la planta ha de tener actividad, de lo contrario, la púa que insertemos perecería al no recibir savia.

La época ideal para realizar los injertos de púa en el kiwi abarca desde el momento en que la planta comienza a salir del letargo invernal hasta justo antes de la aparición de las hojas.

En el hemisferio Norte, estás condiciones se suelen dar en el mes de marzo —septiembre en el hemisferio Sur—. No obstante, en años y lugares disintos pueden darse variaciones en esta fecha, en función del clima local y otros factores del ambiente o la planta. Lo mejor será, en cada caso, determinar en qué momento el kiwi sale de la hibernación.


Técnicas de injerto



Éstas técnicas de injerto mediante púa que funcionan muy bien para el kiwi:


- Injerto de incrustación

- Injerto de hendidura simple

- Injerto omega


El injerto prenderá mejor si la temperatura es agradable y la humedad alta, en los días posteriores a la operación. En el mes de marzo las noches pueden ser frías por lo que, si el patrón se encuentra plantado en una maceta, deberemos llevarlo a un invernadero o zona abrigada, si es posible. Si está plantado en el exterior, podemos proteger toda la planta con una manta térmica, o solo la zona del injerto —de forma casera— con una bolsa transparente que colocaremos alrededor de la púa y cuya abertura ataremos alrededor del tronco del patrón. Para evitar que el movimiento de la bolsa, con el viento, sacuda la púa podemos fijar previamente unos arcos protectores, como los que se colocan para que los pájaros se posen en ellos y no en las púas.

Búsqueda personalizada


Cómo cultivar kiwi


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto