FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo plantar un diente de ajo

Descubre aquí los pasos que deberás seguir para plantar un diente de ajo y que de él surja una hermosa planta que nos dará una cabeza de ajos



Búsqueda personalizada



Si tienes uno o varios dientes de ajo y quieres plantarlos para tener tu propia cosecha o simplemente para experimentar con el cultivo, debes seguir una serie de pasos que te contamos en este artículo.

Te recomendamos leer los artículos anteriores, si no lo has hecho ya, sobre el cultivo del ajo. Los tienes aquí.


Cualquier diente de ajo sirve

En este breve artículo te explicamos cuáles no sirven.

Si quieres que la planta de ajo sea vigorosa y muy productiva, debes seleccionar para plantar sólamente los dientes de ajo situados en el exterior de la cabeza. Los interiores es mejor usarlos para cocinar por que, aunque también nacerán, darán lugar a plantas débiles que formarán bulbos pequeños. 


En el suelo o en maceta

Puedes plantar el diente de ajo tanto en el suelo, en la tierra de un huerto, como en una maceta de 3 a 4 litros de capacidad. Podrías plantarlos en una más pequeña pero, seguramente, la planta no se desarrollaría de forma óptima.

El sustrato o la tierra han de tener un buen equilibrio de nutrientes pero no es necesario que sean muy fértiles. El ajo es poco exigente en este aspecto, se desarrolla bien con los nutrientes que quedan en la tierra después de haber cosechado otros cultivos como las patatas, tomates, calabacines, etc. La textura suelta y ligeramente arenosa para favorecer el drenaje.

La ceniza de leña es una enmienda muy interesante para añadir a la tierra en la que cultivaremos los ajos. Les viene muy bien pero no debemos pasarnos con la cantidad, sobre todo si el suelo es ya muy alcalino. Un puñado, bien mezclado con el sustrato, para una maceta de 4 litros es sufiente. En el huerto espolvoreamos por encima de la tierra y luego removemos para mezclar bien. 

El diente de ajo se debe plantar con la zona puntiaguda hacia arriba, que es el lugar por el que saldrá el brote de la planta. Nacerá igual si se planta en otra posición pero el giro que tendrá que dar para subir a la superficie, hará que el futuro "tallo" de la planta presente una curva muy poco estética.

Se puede plantar a unos 3 o 4 cm de profundidad para asegurarse de que tendrá humedad suficiente cuando nazca. También se puede plantar a menos profundidad pero habrá que asegurarse de la que tierra permanece húmeda (no encharcada) en esa zona todo el tiempo hasta que la planta tenga unos 15 o 20 cm. Si el diente ya está brotado es mejor enterrarlo muy poco, de forma que el brote de color verde quede a la luz.

Si se va a plantar más de un diente, hay que separarlos unos 10 cm al menos, para que las futuras plantas tengan suficiente espacio, la ventilación y la luz sean adecuadas.

Se puede plantar en cualquier época del año y en cualquier lugar, como experimento, pero para que produzca un buen bulbo hay que seguir las recomedaciones que damos aquí aquí.

Hay que situarlo en un lugar lo más soleado posible y, en el caso del huerto, en caballones si el suelo tiende a encharcarse con las lluvias o los riegos.

Completados estos pasos, solo queda esperar a que nazca. Hay que tener paciencia, puede tardar bastante tiempo en brotar de la tierra.

En este artículo puedes leer más sobre el tiempo de germinación del ajo