FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo plantar un peral

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Para plantar un peral correctamente son necesarios solamente tres sencillos pasos que explicamos aquí, pero también planificar algunas cosas importantes para darle un buen futuro al árbol.

Cuándo plantar

Los perales son árboles de hoja caduca, es decir, que la pierden en otoño y no la recuperan de nuevo hasta bien entrada la primavera.

Desde poco después de la caída de la hoja y hasta poco antes de que estás vuelvan a aparecer, el peral se mantiene "dormido", reposando sin apenas actividad.

Es durante este periodo cuando es más recomendable plantarlo, ya que sufrirá menos en el proceso, especialmente si se hace a raíz desnuda.

Pero para afinar un poco más, es aún mejor plantarlo antes de que las raíces comiencen a crecer de nuevo, cosa que ocurre algunas semanas antes de que el peral salga de su sueño invernal.


Por tanto, desde mediados de otoño hasta mediados de invierno sería el periodo ideal de plantación a raíz desnuda.


En maceta ―o con cepellón― los márgenes se amplían mucho, pudiendo casi hacerse en cualquier momento del año excepto en los meses de más calor.

En cualquier caso, siempre que el peral tenga hojas, es preferible plantarlo en un día nublado o bien a última hora de la tarde, así sufrirá menos estrés.


Riesgo de heladas

Por otro lado, hay que tener mucho cuidado cuando se va a trasplantar un peral que ha estado dentro de un invernadero, en una tienda de jardinería o incluso dentro de casa.

El ambiente más cálido puede haber provocado un adelanto en la brotación, cuando en el exterior aún hay riesgo de heladas.

Si cae una helada sobre un peral que estaba brotando, las jóvenes hojas seguramente sufran importantes daños.


Marco de plantación

En el caso de plantar más de un peral, o cuando se va a poner al lado de otros frutales, conviene tener en cuenta el marco de plantación.

No es otra cosa que las distancias entre el peral y cualquier otro árbol que se encuentre a su alrededor.

Aunque esta distancia puede variar en función del la variedad de pera, del vigor del patrón empleado y de las condiciones del lugar, un marco de 4x4 es en la mayoría de los casos suficiente.

Esto significa que entre el tronco de peral plantado y el de cualquier otro peral o árbol vecino, la distancia mínima será de 4 metros en cualquier dirección.

Existen algunos tipos de peral con tendencia al enanismo. Las distancias en estos casos podrán ser mucho menores, de incluso 2x2 metros.


El proceso

En realidad es sumamente sencillo, y muy similar al que se puede seguir para plantar cualquier árbol.

Lo vamos a simplificar en solo 3 pasos, ¡verás qué fácil!







➊ Realizar el hoyo

Hay que hacer un buen agujero en el suelo, pero antes habrá que elegir el lugar más adecuado, según el espacio disponible y el marco de plantación, explicado más arriba.

El hoyo cuanto más grande mejor, pero tampoco es necesario pasarse.

⇲ Relacionado
Cómo se planta un árbol

✔ En este artículo se habla más en detalle del agujero de plantación y de cómo realizarlo correctamente. Totalmente válido para el peral...



➋ Trasladar el peral

Una vez que el agujero de plantación está listo, ya se puede poner el peral en él, pero siempre que se tenga en cuenta lo dicho al principio sobre las fechas.

Aquí hay que tener en cuenta estos puntos importantes:

- Colocar el peral de forma que el nivel del suelo coincida con la marca de tierra en el tallo, o con el nivel del sustrato en el caso de estar en maceta. El punto de injerto, reconocible por un abultamiento o curva en la parte baja del tallo, nunca debe quedar enterrado.

- No añadir abonos sintéticos ―u orgánicos poco maduros―, salvo que se coloquen en el fondo del agujero y en pequeña cantidad. Estos abonos nunca deben estar en contacto directo con las raíces.

- Debe quedar un espacio suficiente ―al menos 10 cm― entre el extremo de las raíces del peral y las paredes del hoyo de plantación. Este espacio será rellenado con tierra blanda, facilitando mucho el primer avance de las raíces.


➌ Tapar y regar

Una vez situado en peral en el centro del agujero y a la altura adecuada ―se pondrá tierra debajo para lograrla―, se puede comenzar a tapar el hoyo.

Se va añadiendo tierra alrededor del peral, pisándola ligeramente cada cierto tiempo para que no queden grandes huecos.


En zonas ventosas puede ser interesante colocar dentro del agujero de plantación una estaca a modo de tutor, para luego poder amarrar el peral a ella. Se puede poner igualmente más adelante, pero en este punto se evitar dañar raíces innecesariamente.


Si se sospecha que la tierra que se extrajo del agujero es muy poco fértil, se puede mezclar esta con algo de abono orgánico bien maduro, como el compost.

Una vez se termine de llenar el hoyo con tierra, hay que hacer ―en la tierra― una pequeña cuenca o alcorque, que tenga el mismo diámetro que el agujero.






Finalmente se vierte agua en esa cuenca hasta llenarla un par de veces o más, en función de la profundidad del alcorque. Unos 12 litros de agua suelen ser suficientes para mojar toda la tierra reintroducida en el agujero.

Este primer riego es crucial para expulsar el exceso de aire que quedó atrapado entre la tierra, y para asegurar que las raíces entran en contacto íntimo con el suelo.

⇲ Relacionado
Cómo sembrar semillas de peral

✔ Aquí explicamos cómo es perfectamente posible obtener uno o varios perales a partir de semillas de pera...


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.