FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Injerto del peral

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Hablamos sobre las épocas adecuadas para el injerto del peral, qué técnicas se pueden emplear en cada caso con vídeo explicativo y cuáles son las que mejores resultados ofrecen.

Cuándo injertarlo

Los injertos de púa han de realizarse cuando el peral está saliendo de su reposo invernal, es decir, a finales de esta estación e inicios de la primavera, pero siempre antes de que aparezcan las flores o las hojas.

En el hemisferio norte esto suele ocurrir entorno a principios del mes de marzo, aunque depende bastante de lo cálido o frío que sea el clima local.

En cambio, los injertos de yema se pueden realizar en dos épocas del año:

- en primavera a ojo velando (la yema brotará después de que agarre el injerto)

- a mediados-finales del verano a ojo durmiendo (la yema no brota hasta la primavera siguiente)

Para los injertos de primavera, es conveniente que las púas ―incluso para injertos de yema― se hayan cortado al menos un mes antes y se hayan mantenido en un ambiente húmedo y fresco hasta el momento de realizar el la operación, por ejemplo en el frigorífico dentro de una bolsa o envueltas en film.


Compatibilidades

El peral se puede injertar sobre otro peral de cualquier variedad o nacido de semilla, sobre membrillero, espino albar, acerolo, níspero, níspero japonés y serbal.

Lo más recomendable es injertar sobre membrillo, obteniendo perales más manejables, o sobre peral borde (de semilla), dando árboles más longevos y vigorosos.


Modalidades de injerto

El peral se puede injertar con multitud de técnicas diferentes, tanto de yema como de púa, ya que la unión suele ser siempre bastante buena.


Injertos de púa en peral

Cuando se va a injertar sobre una rama delgada, de menos de 1 cm de diámetro, entonces es mejor recurrir al injerto inglés en alguna de sus distintas modalidades.

⇲ Relacionado
Técnica del injerto inglés

✔ Si ya tienes algo de experiencia con injertos, quizás conozcas esta técnica, que requiere cierta mañana pero nada que no se pueda hacer...


Aunque sin duda el más sencillo de todos es el de hendidura, pero para ello la rama o tallo a injertar no debe ser muy grueso, pero tampoco muy delgado, ya que debe abrirse al medio.

⇲ Relacionado
Injerto en hendidura

✔ Aquí explicamos las particularidades de este fácil injerto, cómo realizarlo y las distintas variantes disponibles...


Y aquí abajo tienes un vídeo explicativo en el que se puede ver perfectamente en qué consiste y cómo realizar este injerto.




Sigamos. En caso de que el tronco a injertar sea bastante grueso ―más de 5 cm de diámetro―, se debe recurrir al injerto de corona.

La ventaja de este es que se pueden poner muchas púas en el mismo corte, aumentando la probabilidad de que al menos una salga adelante.

⇲ Relacionado
El injerto de corona

✔ Esta es una buena técnica para injertar en perales adultos, siendo los resultados bastante buenos...


Además de los anteriores, otros injertos de púa que se pueden aplicar en el caso del peral son el de incrustación y el lateral subcortical ―entre otros―, pero salvo excepciones no compensa recurrir a ellos.


Injertos de yema en peral

Los injertos de yema requieren de más destreza pero tienen algunas ventajas, como que no es necesario cortar ninguna rama del árbol y que la parte injertada es tan pequeña que se puede extraer de otro frutal ―o del mismo― sin causarle el mínimo daño.

⇲ Relacionado
Injerto de escudete en naranjo

✔ Esta misma técnica se puede aplicar tal cual al peral y, si se hace bien, los resultados son muy buenos...


A continuación tienes otro vídeo, en este caso explicando el injerto en escudete (lo llama estampita), en el que podrás ver que no es para nada complicado.



Se pueden intentar otros injertos de yema, como el de chip, aunque es más habitual es el de escudete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.