FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo cultivar manzanilla


Tratamos el cultivo doméstico de la manzanilla, desde la siembra hasta la recolección, pasando por los cuidados que requiere y mencionado aspectos curiosos o interesantes de la planta.





La manzanilla es una planta herbácea que puede ser anual o perenne, en función de la especie que se esté considerando, ya que se suelen confundir al menos dos de ellas:

- la manzanilla alemana o manzanilla de Castilla (Matricaria recutita), que es anual

- y la manzanilla común (Chamaemelum nobile), que es perenne.

Existen por tanto diferentes especies y variedades vegetales conocidas popularmente con el nombre de manzanilla, pero la que sin duda está más difundida es la manzanilla común, también denominada camomila.

No es casualidad que su nombre "manzanilla" parezca que tiene que ver con "manzana", puesto que el olor de esta planta recuerda al de aquellas frutas. Esto lo han notado ya hace miles de años y de ahí su nombre.

En este artículo nos referiremos principalmente a la manzanilla común, si bien el cultivo de ambas es prácticamente idéntico, excepto por el hecho de que la común solo hay que sembrarla una vez y la otra cada año.


¿Por qué cultivar manzanilla?

Pues principalmente porque es una hierba que se viene utilizando desde antiguo ―y se sigue a día de hoy― como planta medicinal, indicada para multitud de dolencias, malestares, tratamientos cosméticos, etc.

Además su sabor es muy agradable para tomar en infusión, por lo que no se necesita estar enfermo para disfrutar de ella, sola o mezclada con otras plantas como la menta, el anís, el hinojo, etc.

Hay que aclarar que la manzanilla común tienen un sabor más dulce que la manzanilla alemana o de Castilla, que es ligeramente amarga.

Para terminar este apartado, tenerla en el huerto es interesante también como reclamo para los insectos polinizadores, aunque es cierto que existen otras plantas más apetecidas por estos, como es el orégano, la lavanda o el romero.


Siembra

Para comenzar el cultivo de esta planta aromática es recomendable adquirir sus semillas online o en un centro de jardinería, y lo más probable es que comercialicen como "manzanilla camomila", si bien esto no siempre quiere decir que se trate de la manzanilla común ―la que es perenne―.





Cuándo sembrar

Lo más fácil es sembrarla en primavera, una vez que el clima sea agradable y no se esperen heladas, pero también se puede sembrar en otoño, de manera que tenga tiempo de formar una roseta de hojas antes de la llegada del frío.

Es crucial que no se produzcan heladas durante la germinación ni cuando la planta comienza a producir los capítulos florales.

Después del primer año de cultivo la manzanilla germina por su cuenta ―desde la primavera hasta el otoño― en el suelo, a partir de semillas que se han esparcido por este.



★★★CÓMO SEMBRAR LA MANZANILLA

Sigue estos consejos y tus semillas de manzanilla germinarán sin dificultad.



Trasplante o raleo

La manzanilla puede trasplantarse si se quieren aprovechar todas las plantas que han germinado, o si es necesario cambiarlas de lugar para que continúen desarrollándose.

Dicho esto, el trasplante ha de hacerse con cuidado, una vez pasados unos 40 días a partir de la siembra o cuando las plantas tengan al menos 10 cm de altura, y extrayendo una porción de tierra que contenga el mayor número de raíces. Si el trasplante se realiza desde maceta es obvio que es más sencillo.

Trasplantar preferiblemente con tiempo lluvioso o nublado y fresco, y si hace sol dejarlo para la última hora de la tarde.

En el caso de la manzanilla se haya sembrado en el lugar que crecerá, es necesario eliminar algunas plantas para dejar el suficiente espacio entre ellas ―unos 20 cm entre plantas y 30 entre surcos―. Parece ser que el marco de plantación óptimo ―para obtener la mayor producción― sería 15x20, según un estudio realizado en la Subestación Experimental de Cenicafé, en Colombia.


★★★CUIDADOS DE LA MANZANILLA

Aquí hablamos de cosas tan importantes como el clima, el suelo, el riego o las plagas.



Recolección o cosecha

La cosecha de la manzanilla se realiza una vez que la planta ha florecido, y se puede hacer cuando se doblan hacia abajo los pétalos de las inflorescencias o antes de que esto ocurra.

La floración suele comenzar unos 2 meses tras el trasplante o 3 a contar desde la siembra.

Generalmente la mayor producción de flores, hojas y tallos se alcanzará unos 3 meses después del trasplante o 4 después de la siembra.

Se pueden recolectar las siguientes partes de la planta:

✦ Inflorescencias

✦ Hojas

✦ Tallos

Todas estas partes pueden ser consumidas secas en infusión, pero siempre en dosis adecuadas.





Toda la planta

Se puede esperar a que toda la planta florezca, cortarla a ras de suelo y colgarla a la sombra para que se seque.

Esta es la forma más rápida y fácil de cosechar la manzanilla, y además se facilita que la planta rebrote de nuevo o que quede el espacio libre para plantar otra cosa.

Lo malo de este método es que las flores no aparecen ni maduran al mismo tiempo, así que si se espera a que todas lo estén, es posible que las primeras se hayan caído y dispersado por el suelo. En este caso conviene cosechar una vez que todas las flores están abiertas, hayan madurado o no.

Tendremos entonces todas las partes secas, pudiendo emplearlas juntas o separar solamente aquellas que nos interesen.


Inflorescencias

En este caso se cosechan solo las flores, arrancando las pequeñas cabezas amarillas con los dedos o cortando el tallo justo por debajo de estas.

En este punto hay que aclarar una cosa. Si las flores están maduras, al tirar de ellas con la mano se disgregarán en pequeñas partes, mientras que si están tersas y con los pétalos extendidos, no se romperán pero es posible que tengan menos propiedades medicinales y sabor.

Después del necesario secado a la sombra, las flores son muy fáciles de guardar en frascos de cristal, latas o bolsitas de infusión.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.