FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo sembrar manzanilla


La manzanilla se puede sembrar tanto en semillero como directamente en el terreno, pero en ambos casos hay que hacerlo en el momento correcto y con las debidas precauciones que entraña tan pequeña semilla.





La siembra de la manzanilla es muy similar a la de otras plantas de semillas pequeñas, como la zanahoria o el perejil.

La tierra o sustrato ha de ser fértil ―abonando si es necesario― y tener un buen drenaje.

Es muy importante sembrar superficialmente, ya que si las semillas de manzanilla quedan muy enterradas no germinarán, o lo harán después de mucho tiempo, cuando por remover la tierra queden más expuestas.

Esto quiere decir que se deben esparcir las semillas sobre la tierra y remover la superficie de esta para que queden mínimamente tapadas.

Otra alternativa pasa por depositar las semillas y posteriormente espolvorear un poco de tierra sobre estas, pero tiene que ser muy poco, lo justo para que queden enterradas con una finísima capa de tierra.

Se termina compactando ligeramente la tierra pero sin ejercer demasiada presión. Esto mejora el contacto de las semillas con la tierra facilitando la germinación.

Es recomendable haber humedecido previamente la tierra para que no sea necesario regar tras la siembra, lo que podría formar una costra superficial o arrastrar las semillas. También se puede pulverizar agua sobre el sustrato con un pulverizador.

En cuanto a la época de siembra, lo tratamos ya en este otro artículo general acerca de cómo cultivar la manzanilla.


Siembra en semillero

Si se quiere ganar tiempo y comenzar antes el cultivo, se puede realizar la siembra de la manzanilla en semillero protegido, para tener las plantas listas para el trasplante justo cuando condiciones externas lo permitan.

Lo cierto es que esto solo tiene sentido en climas en los que no haya 4 meses de buen tiempo ―necesario para que el cultivo se complete― entre las últimas heladas primaverales y las primeras otoñales, en el resto se puede omitir a menos que se desee dejar el terreno libre para otro cultivo.

También se puede recurrir a la siembra en semillero cuando el terreno está ocupado por otro cultivo, o cuando no está preparado y el tiempo no permite hacerlo.

Además de los motivos anteriores, un cuarto motivo por el cual puede ser interesante sembrar en semillero, es para facilitar las labores de mantenimiento, puesto que es más sencillo mantener limpio y ordenado un pequeño semillero que un terreno.





VENTAJAS DE LOS SEMILLEROS

Aquí hablamos más detenidamente acerca de las ventajas de sembrar en semillero.


En cuanto al tipo de semillero, se puede emplear:


Individuales

De alvéolos, sembrado unas pocas semillas en cada uno y luego dejando solo la planta más vigorosa.

En bolsas, pequeñas macetas u otros recipientes también es posible, aunque requieren más sustrato, pero a cambio las plantas se desarrollan mejor y pueden permanecer en el semillero durante más tiempo.


Colectivos

Aquellos en los que las plantas se desarrollan unas al lado de las otras sin divisiones entre ellas. Puede necesitar raleo si germinan muy juntas.

Bandejas, cajas, mesas o incluso en el suelo, son algunas de las formas en las que se pueden sembrar la manzanilla de forma colectiva.

Esta opción requiere de un trasplante más cuidadoso que garantice que se extrae la planta con toda su raíz, y a poder ser un bloque de tierra que la sostenga.



Siembra de asiento

Es la siembra en el terreno definitivo ―o en su caso en el recipiente en el que se vaya a cultivar―, y la forma de proceder es la misma que para el semillero, enterrando muy poco las semillas.

La principal diferencia es que el terreno ha de estar preparado para la siembra, y esta ha de hacerse cuando el clima lo permita y la tierra tenga el grado correcto de humedad (tempero)

La siembra de asiento requiere de un raleo de las plantas una vez germinadas, para ajustar las distancias entre ellas y entre filas al marco de plantación (15x20 cm)

Además del raleo, también será necesario el control de las "malas hierbas" para evitar que colonicen el suelo antes que la manzanilla.


★★★CUIDADOS DE LA MANZANILLA

Aquí hablamos de cosas tan importantes como el clima, el suelo, el riego o las plagas.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.