FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo cultivar caqui

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Hablamos de las características del caqui, sus requerimientos más importantes, cuándo y cómo plantarlo, los cuidados que más le convienen y algunas plagas y enfermedades que puede sufrir.

Características

El caqui, kaki o palosanto, cuyo nombre científico es Diospyros kaki, es un árbol frutal originario del continente asiático, dónde se ha estado cultivando desde hace miles de años, aunque alguna especie es nativa de América.

Hoy en día se cultiva en casi todos los países de clima cálido (tropical) o templado-cálido (subtropical)

Es un árbol caducifolio similar a un peral de hojas más grandes y gruesas, que puede alcanzar unos 10 metros de altura, aunque por lo general es mucho menos, ya que se controla su crecimiento mediante la poda.

Está emparentado con el ébano, y su madera también tiene interés, especialmente para la fabricación de instrumentos musicales, entre otras cosas.

Pero sin duda por lo que más que cultiva es por su dulce y sabroso fruto ―del mismo nombre―, una baya de color verde primeramente y anaranjado una vez madura.

Mientras el fruto está en el árbol tiene un desagradable sabor astringente debido a los taninos que posee, por lo que necesita completar el proceso de maduración después de la recolección.

Los caquis de algunas variedades son más astringentes que los de otras, y deben mantenerse unos días rodeados de etileno (vapores de licor de alta graduación como el aguardiente) antes de ser consumidos.

Otros simplemente pierden la astringencia de forma natural algunos días después de la recolección.

Sus flores son de color blanco y en el mismo árbol puede haberlas másculinas, femeninas o hermafroditas (con ambos sexos), aunque en las variedades cultivadas las flores suelen tener atrofiada la parte masculina, y por tanto los frutos apenas tienen semillas (la flor no ha sido fecundada).

Para terminar este apartado, es importante saber que el caqui solo florece el los brotes del año ―los que han crecido en primavera―, nunca en madera más vieja.


Requerimientos

Como ya se dijo más arriba, el caki es un árbol de climas templados y cálidos, pero que necesita de cierto frío invernal. Dicho frío favorece el reposo del árbol y la posterior brotación.

Una vez que ha perdido las hojas, resiste bien las bajas temperaturas e incluso heladas importantes, pero no a partir del momento en el que el caki comienza a brotar en primavera.

También tolera bien el calor del verano y la alta luminosidad, pero los vientos fuertes son muy dañinos cuando el árbol tiene frutos, ya que se golpean contra las ramas, algunos se caen e incluso pueden romperse o doblarse hacia abajo ramas enteras.






En cuanto a los suelos, los prefiere profundos, con buen drenaje y textura algo arcillosa, pero puede crecer bien en otro tipo de suelos e incluso en los alcalinos (básicos)


Plantación

Antes de plantar

El caqui necesita suelos ricos en materia orgánica, por lo que es conveniente aportarla en forma de compost o estiércol antes de plantar el árbol.

Si el suelo está compactado habrá que romperlo ―cavarlo o ararlo a conciencia y en profundidad―, lo que mejorará su estructura, la aireación y la retención de agua de este. Esta mejora favorecerá enormemente el desarrollo de las raíces y el crecimiento del árbol.

En caso de que se sospeche o se tenga la certeza de que el suelo presenta algún desequilibrio en el contenido de nutrientes, acidez, etc. este será el momento de corregirlo.

Si el clima es muy lluvioso o el suelo tiende a encharcarse con facilidad, será necesario realizar camas elevadas para plantar el caqui en lo alto de estas.


Cuándo y cómo plantar

Es importante que el caqui disponga de suficiente espacio a su alrededor para el desarrollo de la copa hasta su estado adulto. Generalmente suele ser suficiente con 2.5 ó 3 metros alrededor del tronco, lo que supone que la distancia a otro árbol será de 5 ó 6 metros.

La época de plantación abarca desde el otoño hasta finales de invierno para árboles a raíz desnuda, mientras que aquellos que poseen cepellón pueden plantarse también en la primavera, aunque en cualquier caso es mejor en otoño para que las raíces tengan tiempo de asentarse en el terreno antes de la brotación primaveral.


CÓMO PLANTAR UN ÁRBOL

Aquí explicamos paso a paso el proceso de plantación.



Cuidados

Abonado

Ya hemos dicho que el caqui es un árbol exigente en materia orgánica, así que si el suelo es pobre en esta, habrá que añadir todos los años estiércol, compost u otros abonos orgánicos.

El momento adecuado para hacerlo es el invierno, extendiendo el material alrededor del árbol ―sobre el suelo― para que termine de madurar, y antes de primavera se puede enterrar realizando una labor superficial.

Antes del verano se puede añadir algún abono rico en nitrógeno, como el purín de ortiga, para mejorar el vigor del árbol.


Riego

En suelos profundos y frescos, el caqui se puede cultivar en secano, ya que es un árbol bastante resistente a la sequía.

En verano hay que tener mucho cuidado con los excesos de humedad en el suelo, ya que favorecen una mayor caída de frutos.






La mayor demanda de agua se suele producir durante el verano en climas secos y suelos con poca capacidad para retener humedad.

En cambio, en climas húmedos o suelos con mal drenaje, es recomendable plantar el caqui en elevaciones del terreno, de forma que las raíces estén a salvo de los encharcamientos.


Poda

La poda es una labor importante para tener un caqui bien formado, sano, productivo, con fruta de calidad y cuya copa permita una cómoda recolección, entre otros trabajos.


★★★LA PODA DEL CAQUI

A diferencia de otro muchos frutales, el caqui tiene que podarse de una determinada manera para que sus heridas se curen adecuadamente.



Control de vegetación competidora

Es importante mantener libre de otras plantas la superficie del suelo que queda bajo la copa del caqui, para impedir que estas compitan con el frutal por los nutrientes y el agua.

Si se tienen pocos árboles la mejor forma de hacerlo es cavando el suelo y cubriéndolo posteriormente con una capa de acolchado orgánico, que al mismo tiempo actuará como abono y ayudará a retener la humedad del suelo.

En climas húmedos es preferible no colocar el acolchado hasta comienzos del verano, para evitar que se acumule un exceso de humedad en el suelo.


Plagas y enfermedades


Puedo afirmar que no he observado síntomas de ninguna enfermedad en los dos caquis que crecen en mi jardín desde hace algunos años, y aunque el clima en el que están es muy húmedo y poco caluroso, logran florecer y producir frutos que alcanzan la madurez.


En regiones en las que existen alrededor muchos cítricos puede pasar al caqui la cochinilla harinosa o cotonet (Pseudococus viburni), pero no es frecuente fuera de plantaciones comerciales.

Lo mismo se puede decir de la mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata), asociada también a los cítricos y cuya melaza es colonizada por el hongo negrilla, cubriéndose de negro las hojas del caqui.

La podedumbre de las raíces, ocasionada por el hongo Armiralliella mellea ―que vive en el suelo―, que provoca clorosis en la planta, poco vigor y termina matándola.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.