FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo sembrar calabacín

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Explicamos cómo llevar a cabo la siembra del calabacín, tanto de forma directa como en semillero, teniendo en cuenta las ventajas e inconvenientes de uno y de otro método.

A la hora de comenzar un cultivo de calabacín, se puede hacer de tres formas diferentes: mediante siembra directa, siembra en semillero o comprando planta lista para trasplantar.

Para la última opción no es necesaria ninguna siembra ―puesto que se adquieren las plantas ya preparadas para trasladarlas al campo― y por eso no se tratará en este artículo.

⇲ Relacionado
Videotutorial sobre el cultivo del calabacín✔ De principio a fin y explicado paso a paso, un gran trabajo que no te puedes perder...


Siembra directa o de asiento

Consiste en depositar las semillas de calabacín directamente en la tierra del huerto o jardín ―o de una maceta si se va a cultivar en ella―, para que germinen y las plantas comiencen a desarrollarse sin necesidad de realizar ningún trasplante.

No se debe realizar este tipo de siembra hasta que la temperatura del suelo alcance unos 20℃, y aún mejor si es un poco más elevada. En estas condiciones, la germinación no debe tardar más de 5 días.

Se puede hacer uso de una cubierta de plástico para favorecer temperaturas más elevadas, pudiendo adelantar un poco la siembra.

La siembra se realiza a golpes, depositando 2 ó 3 semillas en cada hoyo y enterrándolas a unos 2 - 4 cm de profundidad.

Si el suelo tiende a secarse mucho, la profundidad ha de ser mayor que si es muy húmedo.

Los hoyos se separan entre ellos de 80 cm a 1 metro, y si hay espacio y se siembra más de una fila, conviene que los hoyos se distribuyan a tresbolillo, es decir, que los de una fila no coincidan enfrente de los de la otra sino justo en medio.

Dentro de cada agujero conviene echar un poco ―uno o dos puñados― abono orgánico maduro, y remover para mezclarlo bien con la tierra. Si el terreno está bien abonado esto se puede suprimir.

Sobre la tierra de cada hoyo se puede poner un puñado de compost, fibra de coco, hojas secas o cualquier otro material que proteja la tierra de la compactación. Esto facilitará mucho la emergencia de las semillas, sobre todo el suelos arcillosos.







Aclareo

Puesto que se han sembrado varias semillas en cada golpe, es posible que germine más de una, por lo que será necesario eliminar algunas.

Cuando las plantas tienen 3 hojas verdaderas, se escoge la más fuerte y sana, y se eliminan las demás. Si no se quieren arriesgar tanto, se pueden dejar dos en cada hoyo y luego eliminar una de ellas un poco más adelante, cuando ya se esté seguro de que la otra va a salir adelante.


Ventajas

✔ Las plantas sufren menos al no tener que pasar por el trasplante, por lo que una vez germinadas, el desarrollo es muy rápido.

✔ Se ahorra tiempo y espacio que habría que dedicar a la realización de semilleros.


Inconvenientes

✘ Hay que calcular bien el momento en el cual se realiza la siembra, para que sea lo más rápida posible y que las plantas encuentren condiciones favorables cuando emergen.

✘ Las semillas pueden echarse a perder: pudrirse o ser comidas por animales del suelo si la germinación se demora. Por eso es tan importante realizar la siembra con buena temperatura del suelo, para que germinen lo más rápido posible.


Siembra en semillero

En este caso, la siembra se realiza en recipientes rellenos de sustrato y mantenidos en un ambiente protegido, para que las plantas de calabacín puedan germinar correctamente y comenzar su desarrollo.

Para pocas plantas se pueden emplear vasos de cualquier tipo ―de café, yogur, etc―, pero nunca se han de sembrar todas las semillas juntas en un mismo recipiente, como sí se puede hacer con otras hortalizas que toleran mejor el trasplante a raíz desnuda.

Hay que acordarse de realizar uno o varios agujeros de drenaje en el fondo de los recipientes, para que salga el agua de riego y no se produzcan encharcamientos. Es frecuente la pudrición de las semillas y de las jóvenes plantas por un exceso de humedad en el sustrato.

Es imprescindible contar con un buen sustrato para semilleros, de lo contrario pueden surgir muchas complicaciones: desde problemas con el agua, enfermedades, compactación, etc.






⇲ Relacionado
Cómo hacer sustrato casero para semilleros✔ Esta es otra buena opción, más económica y nada complicada si se siguen estas recomendaciones...

El proceso es tan sencillo que puede resumirse en los siguientes pasos:

➊ Llenar los vasos con el sustrato, pero no del todo.

➋ Hacer un hoyo de 2 cm de profundidad en el centro y depositar 2 semillas.

➌ Tapar el agujero con sustrato y regar.

➍ Llevar los vasos a un lugar cálido y luminoso.


Tras entre 2 y 5 días ―en función de las temperaturas― deberían comenzar a emerger las primeras plantas de calabacín.

Hay que dejar una sola en cada vaso, así que se debe eliminar en cada caso la más débil. Como se dijo más arriba, para asegurar se pueden dejar dos y eliminar la más débil después de algunos días, pero entonces habrá que cortarla no arrancarla, ya que se podrían romper parte de las raíces de la otra.

Cuando las plantas tengan 3 hojas verdaderas ya se pueden trasplantar al terreno, tratando de extraer entera la porción de sustrato que contiene las raíces. Es importante que estas no se queden sin tierra.

⇲ Relacionado
Cómo sembrar en semilleros✔ Cuál es la mejor época para hacerlo, qué sustrato emplear, qué luz, temperatura y humedad necesita, qué tipos de semilleros se pueden emplear...


Pros y contras de la siembra en semillero

✔ Permite adelantar el cultivo, pudiendo trasplantar al exterior en el momento oportuno.

✔ Las semillas están a salvo de los roedores y otros animales del suelo.

✘ Las raíces de las plantas sembradas en semillero tienen más dificultades para profundizar en el terreno tras el trasplante.

✘ No compensa para pocas plantas. Es preferible comprarlas en un vivero ya que se ahorra tiempo y trabajo.


En lo relativo a la siembra se podrían decir más cosas, pero estos son los puntos que consideramos más importantes. A continuación encontrarás más artículos acerca del cultivo del calabacín.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.