♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo hacer sustrato para germinar semillas

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Explicamos qué características tiene que tener un buen sustrato para semilleros y cómo prepararlo, tanto a partir de ingredientes comerciales como a partir de materiales que se pueden conseguir gratis.

Características de un buen sustrato

Estas son las cosas que diferencian un buen sustrato para semilleros de uno vulgar o de mala calidad, como podría cualquier tierra de jardín.


Elevada retención de agua

Esta es quizás la característica más importante de todas. El sustrato debe poder absorber mucha agua, como si fuera una esponja, pero sin quedar encharcado, es decir, permitiendo que siempre que aire en algunos poros.

Esto se consigue eligiendo materiales que tienen la capacidad de formar en su interior muchos poros o huecos vacíos, siendo los de pequeño tamaño los que más agua retienen.


Buena aireación

Muy relacionado con el anterior, pero en este caso son los poros más grandes los que se mantienen llenos de aire, incluso después de regar abundantemente.

Por poner un ejemplo, normalmente la tierra de la mayoría de los huertos y jardines, está formada por muchas más partículas finas que gruesas. Al mojarse, el agua llena los poros pequeños, que son la mayoría. Las partículas se mueven hacia abajo por la gravedad, compactándose, lo que deja aún menos espacio para el aire.


Baja densidad aparente

Esto es lo mismo que decir que tiene que ser esponjoso, osea, pesar poco y ocupar mucho. Algo así como el algodón o los posos del café.


Estabilidad

Debe permanecer estable durante mucho tiempo, sin sufrir apenas descomposición. Tampoco debe apelmazarse o compactarse con el uso, por ejemplo al regar o al apisonarlo.

Si un sustrato se descompusiera rápidamente, entonces proliferarían en él multitud de microorganismos, algunos de los cuales podrían afectar negativamente a las plantas que se hubieran sembrado en el semillero.


No tóxico

Las propiedades químicas del sustrato no pueden resultar tóxicas o inapropiadas para las plantas.

Las más importantes son la salinidad y el pH, es decir, cuanta "sal" tiene y cuanto ácido. En general, tiene que ser muy poco salino y ligeramente ácido o neutro.

Puede ser muy salino o muy alcalino, si se le añade una cantidad excesiva de abono, especialmente si es mineral o también algunos tipos de abonos orgánicos, como la gallinaza. Un exceso de un nutriente ―como por ejemplo el nitrógeno amoniacal― puede hacer que el sustrato sea tóxico.


Fértil

Muy importante, el sustrato tiene que contener todos los nutrientes que las jóvenes plantas van a necesitar asimilar a través de sus raíces, principalmente nitrógeno, fósforo y potasio.

Además, como acabamos de ver, las cantidades de nutrientes tienen que ser equilibradas y nunca excesivas, lo cuál supondría un problema de toxicidad.







Ya vimos cuáles son los requisitos generales que tiene que cumplir un buen sustrato en el que se vayan a germinar semillas, pero veamos ahora cómo prepararlo.


Sin semillas ni huevos

Semillas de "malas hierbas" o huevos de algunas plagas de las plantas como caracoles y babosas, cochinillas, tijeretas y similares.

Las semillas de adventicias germinarán, obligando a tener que retirarlas y llevando a confusión al pensar que quizás lo que germina es lo que se sembró.

Los huevos de las plagas indicadas, eclosionarán y al no tener otra cosa de qué alimentarse, consumirán las jóvenes plantas recién germinadas.


Sustrato con ingredientes comerciales

A veces lo más cómodo es comprar directamente un sustrato para semilleros como alguno de estos, pero sale bastante más económico adquirir los ingredientes y prepararlo uno mismo en casa.

Estos son los ingredientes que recomendamos.


Fibra de coco

Se trata de fibras vegetales secas que se venden deshidratadas y compactadas en forma de bloques. Al deshacer el bloque y mojarlo, se logra un gran aumento de volumen, creando un medio muy esponjoso, como si fuera algodón.

La fibra de coco es un sustituto ecológico de la turba de toda la vida, por lo que es mucho más recomendable e igual de bueno.

Puede añadirse al sustrato en diferentes proporciones, pero yo recomiendo un 40%. Luego lo explicamos.


Perlita o vermiculita

Son unos materiales muy porosos y ligeros que tienen la capacidad de retener mucha agua y de aligerar el sustrato debido a su bajo peso.

Aunque se puede preparar un sustrato sin ellos, la verdad es que suponen una gran diferencia: permiten reducir la frecuencia de riego, manteniéndose la humedad del sustrato mucho más tiempo.

Para la mezcla utilizaremos un 20% de permita o de vermiculita.


Humus de lombriz

Es uno de los abonos orgánicos más populares hoy en día. Es el residuo sólido que las lombrices expulsan cuando consumen restos vegetales en descomposición.

Suele ser bastante barato, muy rico en nutrientes y con un buen equilibrio de los mismos. Ideal para casi cualquier planta.

En la mezcla emplearemos un 40% de humus de lombriz. Si no se encuentra, entonces se puede sustituir por otro abono orgánico similar, como el compost o el estiércol maduro de herbívoros.


Para hacer el sustrato...

Pues en realidad solo hay que mezclar los ingredientes anteriores en las proporciones indicadas.






Se toma una pala, vaso u otro recipiente que sirva como medida, y se van echando en un cubo o capazo, 4 vasos de fibra de coco previamente humedecida, 4 vasos de humus de lombriz y 2 vasos de perlita o vermiculita, y así una y otra vez hasta lograr la cantidad de sustrato deseada o hasta agotar los ingredientes.

Repetimos la mezcla:

☛ 4 vasos de fibra de coco

☛ 4 vasos de humus de lombriz

☛ 2 vasos de perlita o vermiculita

Esta es la misma proporción que 2, 2, 1, así que para pequeñas cantidades puede que sea necesaria esta última.

Pues bien, una vez añadidos los ingredientes, se mezcla todo muy bien removiendo con un palo, cuchara, pequeña pala, etc. y ya estaría listo para usar.


Sustrato con ingredientes caseros

Aunque muchas veces no compensa arriesgarse a perder las plantas por culpa de un sustrato casero inapropiado, otras es una buena opción. ¿Cuándo? Pues cuando las plantas que se van a sembrar no son muy delicadas, especialmente en lo referente a los hongos en la raíz.

Con los siguientes ingredientes se puede elaborar un buen sustrato casero, aunque no tan bueno como el que ya vimos.


Compost

Como verás en el enlace que aparece justo aquí debajo, se trata de un material orgánico resultante de la descomposición aerobia de restos vegetales.

⇲ Relacionado
Qué es el compost...✔ Uno de los materiales más empleados en huertos y jardines de todo el mundo...

Cualquier persona lo puede elaborar en su propia casa, aunque sea en pequeñas cantidades, a partir de los restos vegetales que se desechan en la cocina.

El compost bien elaborado es rico en nutrientes, retiene una buena cantidad de agua y permite cierta aireación. Dicho esto, solo con compost no se hace un buen sustrato para germinar semillas.

El punto más negativo es que si no se hace con mucho cuidado, tendrá huevos de las plagas indicadas más arriba y muchas semillas de malas hierbas. Estos se pueden eliminar mediante calor.


Posos de café

Todos sabemos lo que son pero poca gente los utiliza como sustrato. Sí se suelen echar al montón del compost o incluso sobre la tierra de las macetas.

Aquí abajo tienes más información.

⇲ Relacionado
Posos de café para las plantas✔ Es un material muy parecido a la fibra de coco y que se puede conseguir gratis...

Arena

Generalmente se suele hablar de la arena de río, pero no se debe ir a los ríos a coger arena, así que mejor tamizar un poco de tierra del jardín para separar la arcilla de las piedras y de la arena.






También se puede emplear arena de obra, de la que se utiliza en construcción, pero siempre que no sea tóxica.

La de playa también serviría pero se debe coger solo si una duna invade un espacio en el que no debería estar.

En cualquier caso, hay que lavarla muy bien para retirar restos de sales y otras sustancias que pudiera tener adheridas.


Proporciones para la mezcla...

En este caso se pueden emplear las siguientes proporciones:

☛ 60% de compost

☛ 30% de posos de café

☛ 10% de arena

La mezcla se realizar igual que en el caso anterior, así que no tiene mucho sentido repetirlo de nuevo aquí.

Este sustrato se puede mejorar mucho si se le añade algo de perlita o vermiculita, pero para la mayoría de las semillas puede servir así.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.