♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Flores para el huerto

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Hablamos de los beneficios que aportan algunas flores a los huertos, de cuáles son las mejores candidatas para plantarlas en él y por qué.

El huerto es cada vez mucho más que un espacio destinado al cultivo de hortalizas. Es un entorno perfecto para el disfrute a través de los sentidos, y dos de los más importantes son la vista y el olfato.

Es precisamente a través de la vista y del olfato, cómo las flores pueden hacer mucho más interesante y acogedor un huerto, pero no solo eso.

Veremos qué plantas con flores son las más adecuadas para el huero, pero antes tenemos que mencionar algunas ventajas interesantes que casi todas poseen. Veamos cuáles son.


Beneficios de las flores en el huerto

No hace falta que repitamos los que ya vimos, es decir, el valor estético u ornamental y los ricos ambientes olfativos que pueden crear.


Repelentes de plagas

Algunas flores como las los tagetes (foto adjunta), entre otras, parecen tener propiedades repelentes de algunas plagas de las plantas como por ejemplo los nemátodos.

Otras muy aromáticas, como el romero o la lavanda, en cantidad suficiente pueden enmascarar el olor de los cultivos haciendo que las plagas no puedan detectarlos en el huerto, o al menos no tan fácilmente.



Atrayentes de invertebrados beneficiosos

Principalmente insectos depredadores de plagas, como en el caso de las avispas o crisopas, y algunas especies de sírfidos, que son en realidad moscas pero con aspecto de avispa.

Por otro lado, algunas flores atraen también a insectos polinizadores, como muchas especies de abejas y algunas de sírfidos, entre otras.


Con las abejas de la miel no funciona

En el caso de las abejas melíferas, las de la miel, y en contra de lo que piensan muchas personas, no aporta ningún beneficio para el huerto plantar flores que las atraigan, salvo la polinización de esas mismas plantas.

Pongamos un ejemplo: si las abejas de la miel llegan atraídas por las flores de una planta de lavanda, se centrarán en ella y dejarán de lado otras que les resulten menos interesantes, como las de la mayoría de los cultivos. Dicho de otra manera, solo vendrán a las flores de un cultivo si no tienen nada mejor en los alrededores de su colonia, por lo que en ese caso sería mejor no plantar flores que los atraigan.

Entonces, ¿cómo lograr que las abejas melíferas polinicen el cultivo? Pues la verdad es que si sus flores le ofrecen un mal alimento o ninguno, será complicado que lo polinicen, salvo que la colonia esté muy cerca del cultivo y que no tengan nada mejor.








Plantas trampa

Algunas plantas con flores son tan atractivas para ciertas plagas del huerto, que estas siempre las colonizarán antes que a los propios cultivos. Una vez que la plaga se concentra en dichas plantas, se puede atacar fácilmente sin dañar las hortalizas, por ejemplo arrancándolas y destruyéndolas.

Ejemplos claros de plantas trampa son por ejemplo la caléndula (la de la foto) para el pulgón o la capuchina para varias.



Alelopatía positiva

El fenómeno de la alelopatía consiste en que determinas sustancias que expulsan algunas plantas al ambiente, son capaces de influir en el desarrollo de otros vegetales cercanos, beneficiándolo o perjudicándolo.

En el caso de la positiva, la relación es beneficiosa al menos para una de las dos plantas, la que responde a la sustancia emitida por la otra.


Las autóctonas, las mejores

En efecto, las plantas con flores más propicias para un huerto siempre será aquellas que son originarias de la región en la que se encuentra el huerto. Esto mismo es aplicable para los jardines.

En casi cualquier región del mundo, salvo en los desiertos de arena o de hielo, habrá flores autóctonas que se pueden aprovechar perfectamente para el huerto.


¿Por qué son las mejores?

Pues porque al estar perfectamente adaptadas a las condiciones locales, se desarrollarán sin dificultad y sin requerir apenas cuidados, como por ejemplo el riego o el abonado.

Por otro lado, algunas de estas flores serán muy conocidas por los insectos beneficiosos de la zona, por lo que acudirán a ellas como si estuvieran en plena naturaleza.

En definitiva, emplear flores autóctonas para enriquecer el huerto es equivalente a reconstruir parte de la comunidad vegetal natural de los alrededores en la propiedad de uno, por lo que además se estará haciendo una gran labor ecológica. Para hacerlo correctamente, es necesario investigar acerca de las flores autóctonas, elegir las mejores candidatas y ver cómo se pueden conseguir sus semillas ―o esquejes― sin causar daños en la vegetación natural.


Flores silvestres

En este grupo se incluyen por supuesto las autóctonas, pero también muchas que no son originarias de la región en la que se encuentra el huerto pero sí de otras.

Al igual que las anteriores, estás serán muy resistentes y requerirán pocos cuidados, pero siempre que se escojan aquellas que puedan tolerar las condiciones reinantes en el huerto.

Veamos algunas de las más interesantes.







Romero

Muy aromático y de aspecto muy atractivo, similar a un pequeño pino o abeto.

Cuando florece intensamente se colorea de tonos violetas muy llamativos, en cientos o miles de pequeñas flores como las de la imagen adjunta.

El romero casi no necesita cuidados. Es muy útil para delimitar zonas y para confundir a las plagas de los cultivos. Además tiene propiedades medicinales muy interesantes.



Orégano

El orégano es una planta que en invierno prácticamente desaparece, conservando solo las hojas de la parte baja, pero con la llegada del buen tiempo se llena de vida.

En verano se llena de pequeñas y atractivas flores de tonos rojizos, blancos y morados.

Atrae a muchos insectos polinizadores, y fresco o seco se puede utilizar como condimento en la cocina.



Lavanda

Esta es una planta con flores muy deseada, y no solo por su indiscutible belleza, sino que también por sus propiedades medicinales y por su aroma.

Los bordes del huerto o de los caminos quedan maravillosos si se plantan lavandas en ellos.

Al igual que el romero, su fuerte olor contribuye a que las plagas encuentren con mayor dificultad los cultivos del huerto.



Tojo o retamo espinoso

Vive en los montes de gran parte del territorio europeo y su belleza es extraordinaria. En floración, la cual puede alargarse muchos meses, se llena de flores de color amarillo intenso, muy visitadas por insectos polinizadores.

Es una planta ideal para levantar barreras vegetales de un metro de altura o menos, ya que se encuentra totalmente cubierta de pinchos.

Su densa copa sirve de refugio a multitud de insectos beneficiosos para el huerto.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.