♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo plantar una semilla germinada

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Explicamos cuándo, dónde y cómo plantar una semilla que ya ha comenzado a germinar, tanto si ya aparecieron las primeras hojas como si solo surgió la primera raíz.

En ocasiones uno se encuentra con una semilla de una fruta o verdura que ha comenzado a germinar, y se pregunta si será posible plantarla para que de ella surja un planta viable.

Otras veces se realiza intencionadamente una pre-germinación dentro de un papel o algodón húmedos, y luego hay que pasar la semilla a la tierra, ya que ahí no puede sobrevivir mucho tiempo.

En cualquier caso, siempre que una semilla ha comenzado a germinar, y si está en buen estado, podrá plantarse fácilmente siguiendo los pasos que explicaremos a continuación.


La época es importante

Las semillas germinadas de plantas sensibles al frío, nunca deben plantarse en el exterior mientras las temperaturas sean bajas. Si la planta brota y cae una helada, lo más probable es que muera rápidamente.

En estos casos, o si se duda, es mejor plantar la semilla en una maceta y mantenerla dentro de casa, en un invernadero u otro lugar con temperatura agradable y con mucha luz.

Lo mismo ocurre si se pretende plantar una semilla en el exterior en pleno verano, especialmente en los climas cálidos. El sol implacable acabará con la joven planta tan pronto como surja de la tierra, e incluso puede impedir que lo haga, si por ejemplo el suelo se seca.

En este último caso la solución es aún más sencilla: plantar la semilla en una zona dónde no dé el sol en las horas centrales del día, o bien en una maceta y mantenerla bajo un tejado, mesa, etc.

⇲ Relacionado
Calendarios de siembra mes a mes✔ Con estos calendarios puedes hacerte una idea de las fechas ideales para sembrar hortalizas y algunas frutas...


Época ideal

Sin duda, la primavera es el mejor momento del año para sembrar la mayoría de las plantas, y especialmente las semillas que ya están germinadas.


¿En el suelo o en maceta?

Salvo excepciones, siempre es mejor plantar la semilla en una maceta, sobre todo si no se está muy seguro de si la planta podrá sobrevivir en el exterior en sus primeras semanas de vida.

Luego, siempre habrá tiempo para trasplantarla al jardín, o quien sabe, incluso a una maceta más grande, una jardinera, etc.






En un clima suave, sin heladas ni días muy calurosos, se puede plantar en la tierra del huerto o jardín sin miedo.


Materiales necesarios

Se podría hacer simplemente utilizando una poca tierra del jardín y un recipiente, como un vaso o un bote de plástico, pero si se desea hacer las cosas bien, es mejor emplear otras cosas.


Sustrato para semilleros, o sustrato universal si no se encuentra el primero.

✔ Una maceta con agujeros en la base.

✔ Agua limpia y sin cloro.


El sustrato comercial, a diferencia de la tierra del jardín, retiene mucho mejor la humedad, está mejor equilibrado y es más rico en nutrientes. Esto es ideal para una planta que está germinando.

En el caso de la maceta, sí se puede emplear cualquier bote o botella de plástico al que se le hagan agujeros generosos por debajo.

En cuanto al tamaño de la maceta o recipiente, no importa demasiado, pero es mejor que sea más alto que ancho, lo que ayuda a mantener la humedad y ofrece más espacio para las raíces. Si es reducido, se quedará pequeño más pronto, pero no pasa nada porque se hace un trasplante a otro más grande.


Proceso paso a paso

Aunque es algo realmente sencillo, veamos cómo hacerlo de forma ordenada.


➊ Reunir los materiales

Como se puede ver en la imagen adjunta, hay que tener todo a mano, que en este caso son muy pocas cosas.

El sustrato en su bolsa original o en un cubo o recipiente grande para que sea más fácil manipularlo cómodamente.

Una maceta vacía en la que se va a plantar la semilla. Tiene que estar limpia y, muy importante, tener agujeros en el fondo.

Por último, las semillas ya germinadas. En esta ocasión se trata de semillas de almendro, es decir, almendras que previamente fueron escarificadas y estratificadas en el frigorífico.


➋ Llenar la maceta

Esto tiene poco que explicar. Simplemente tomar sustrato y depositarlo dentro de la maceta hasta llenarla casi del todo.

Se puede apretar el sustrato un poco con la mano a medida que se llena, pero si no se hace tampoco pasa nada.







➌ Plantar la semilla

Primero se hace con el dedo un hoyo en el sustrato, tan profundo como larga sea la radícula ―la joven raíz― de la semilla.

A continuación se coloca la semilla de tal forma que la radícula quede dentro del orificio del sustrato, pero al mismo tiempo la semilla no se caiga hacia el fondo. Debe quedar cerca de la superficie.

Es importante que si la semilla es grande y plana, como en el caso de la almendra, quede en posición horizontal o algo inclinada y muy cerca de la superficie, así podrán emerger más fácilmente los cotiledones, es decir, las primeras hojas.

En el caso de que ya hayan aparecido las primeras hojas, estas deben quedar fuera de la tierra, ya que sino podrían pudrirse y acabar con la vida de la planta.


Con semillas pequeñas, hay que asegurarse de que no queden enterradas a más profundidad que dos o tres veces su propio tamaño.


➍ Tapar con sustrato

La semilla ya está en su sitio, pero ahora hay que taparla para que no se reseque y pueda continuar germinando.

Esto se puede hacer de dos formas:

- Si se llenó mucho la maceta, simplemente se acerca la tierra de los lados sobre la semilla.

- Si aún queda espacio, se puede agregar más sustrato sobre la semilla.

En ambos casos no ha de quedar demasiado enterrada. Casi siempre es suficiente con cubrirla con una capa delgada de sustrato.

Hay que repetir aquí nuevamente que en caso de que ya se puedan diferenciar las primeras hojas, estas no deben quedar enterradas. Tienen que recibir la luz.


➎ Regar y proteger

Para terminar, y siempre que el sustrato no se haya humedecido previamente se vierte un poco de agua sobre la tierra que que se asiente y haga buen contacto con la semilla.

La otra opción es regar antes de colocar la semilla, dejando que escurra el agua sobrante. En este caso no hace falta un segundo riego al terminar.

Y dependiendo de cómo sea el clima y del tipo de semilla, habrá que llevar la maceta a un lugar protegido de bajas o altas temperaturas, de la lluvia y del sol directo. El interior de una ventana es un lugar ideal.

⇲ Relacionado
Cuándo trasplantar las plantas✔ Si todo va bien, la semilla que vas a sembrar dará lugar a una planta que tendrás que trasplantar cuando ocurra esto...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.