♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo entutorar los pepinos

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Por qué es necesario entutorarlos y cómo hacerlo mediante diversos sistemas: mallas de plástico, de hilo, metálicas, alambres en postes, estructura de palos o tubos, y otros tutores existentes que se pueden aprovechar.

En realidad los pepinos son plantas rastreras, como las calabazas, y podrían cultivarse perfectamente en el suelo, de hecho esto se hizo en el pasado y aún se sigue haciendo.

Pero los frutos toman una coloración pálida al contacto con la tierra, y no es nada práctico cosechar los pepinos a ras de suelo, moviéndose entre los tallos y las hojas de las plantas.

Por estas cosas, y por una mejor sanidad de las plantas, los pepinos deben entutorarse, cosa que por otro lado no es para nada complicada. Solo hay que guiar las plantas, y ellas solas se agarran al tutor, sin necesidad de atarlas.

A continuación se mencionarán algunos de los sistemas de entutorado más comunes para el pepino, aunque aquí la imaginación de cada uno ofrece un amplio abanico de posibildades.

Poda del pepino✔ Imprescindible para un buen guiado por los tutores y unas buenas cosechas...


Con red o malla

Consiste en clavar en el suelo unos postes, por ejemplo cada 2 ó 3 metros, y luego colocar una malla en vertical y amarrada en dichos postes.

Los postes pueden ser de madera, hierro u hormigón, y su altura puede adaptarse a la persona, para una mayor comodidad a la hora de recolectar los frutos. Entre 1.5 y 2 metros sobre el suelo, sería suficiente, sin contar la parte enterrada, que deberá tener al menos otros 30 cm más.

En cuanto a la malla, puede ser plástica, de diversas fibras o metálica. Aunque se venden mallas plásticas específicas para el entutorado de pepinos, judías, etc, por responsabilidad medioambiental hay que evitarlas a toda costa.

Las mallas plásticas suelen ser demasiado débiles y estar pensadas para ser quemadas o desechadas al final de la cosecha, cosa poco sostenible se mire por dónde se mire. Las de hilo o cuerda, y las mallas de alambre (especialmente estas últimas), son las más respetuosas con el medio ambiente, las más duraderas, y a final de cuentas las más económicas.

La malla ganadera, de hierro galvanizado, es una opción económica y muy duradera, y va muy bien para entutorar los pepinos y las judías.

En lo referente a la altura de la malla, lo ideal es que sea como la de los postes o algo menos. En cualquier caso, hay que instalarla en la parte alta del poste y hacia abajo. Si queda un espacio sin malla, es mejor que sea cerca del suelo que en lo alto del poste.






Una vez que las plantas han crecido lo suficiente para llegar a la parte baja de la red, se agarran con la mano y se colocan en esta, pasándolas por los agujeros. Eso es todo, ellas solas agarrarán con los zarcillos.

Cuántos pepinos puede dar cada planta✔ Ten en cuenta esto a la hora de planificar cuántas plantas necesitas...


Con alambres

En este caso, en vez de instalar una red en los postes, se colocan una serie de alambres horizontales, o como mínimo uno en la parte más alta.

Si se coloca uno solo en lo alto, hay que mantener las plantas rastreras hasta que alcancen la longitud suficiente para llegar al alambre, o bien atarlas con una cuerda al alambre, y cambiar el nudo a medida que crece.

Se puede poner uno bajo, por ejemplo a 40 cm del suelo, y luego uno cada 40 ó 50 cm hasta lo alto del poste. De esta forma el guiado es mucho más sencillo, no es necesario atar la planta ni esperar a que crezca mucho para llegar al siguiente alambre.

El procedimiento para guiar las plantas es similar al caso de la red. Una vez que son lo suficientemente largas como para llegar al primer alambre, se colocan sobre este, en una zona en la que tengan zarcillo. Si no lo tienen, se atan con una cuerda al alambre. Esto se repite para pasar de un alambre al superior.


Con palos o tubos

Aunque no tan práctica como las anteriores, también se pueden entutorar los pepinos realizando una estructura en forma de palos cruzados. Unos se clavan en el suelo a lo largo de la línea o surco, y los otros se colocan en horizontal sobre estos, como formando una parrilla.

Este sistema aún se emplea en muchas zonas para sostener diferentes hortalizas, como los tomates o los pimientos.

Para el guiado, lo mismo ya explicado más arriba.


Otros sistemas

Como se dijo al inicio de este artículo, la imaginación juega un papel importante cuando se trata de enturar unas pocas plantas en el entorno de una casa.

Un ejemplo clásico puede ser el de la barandilla, aprovechando para plantar las plantas de pepino cerca de ella, y utilizándola como tutor improvisado.

Con muros soleados se puede hacer algo parecido, si bien hará falta coloca algunos soportes en la pared (clavos por ejemplo) para ir amarrando la planta.

Otra opción consiste en aprovechar un talud natural o terraplén, plantando las plantas arriba y dejando que se descuelguen por la pared. En ese caso se tiene que poder acceder desde abajo para recolectarlos.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.