FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo entutorar tomates


Estas son las razones por las que es recomendable entutorar las tomateras y distintas formas de hacerlo, algunas de las cuáles son realmente sencillas de realizar.


La realidad es que la tomatera ―planta del tomate― es de hábito rastrero, es decir, que si se desarrolla de forma natural y sin intervención humana, sus tallos se arrastran por el suelo y los frutos descansan sobre este.

Podría pensarse que si esto es lo natural y para lo que la planta está "adaptada", ¿por qué no se deja que crezca de esa forma rastrera? Pues por varias razones, pero dos de las más importantes son: practicidad y productividad.

No es nada práctico que los tomates queden sobre el suelo, se pueden pisar, rozar con las piedras, es más difícil cosecharlos, etc.

Por otro lado, se sabe que la producción de las tomateras aumenta mucho cuando estas crecen apoyadas en un tutor en vez hacerlo a ras de suelo. Es bastante evidente, ya que se pueden plantar más plantas en la misma superficie, y además estarán más expuestas a la luz del sol y al aire.

Pero es posible que ya supieras todo esto, o que si no lo sabías al menos aceptabas que es recomendable entutorarlos, así que veamos de qué formas puede hacerse.


Con palos, cañas, varillas, tubos, etc.

Este tipo de entutorado es uno de los más sencillos, y no solo se utiliza para el tomate, también para judías, pepinos, etc.

Consiste en utilizar palos de al menos 2 metros de altura que se clavan en la tierra, cerca de cada tomatera. En vez de palos de madera se pueden emplear otros materiales como plástico, hierro, etc.

Una vez bien clavados los palos ―para lo cuál conviene hacer primero un hoyo con una varilla de hierro a la que se le da golpes con un mazo―, se va atando el tronco de la tomatera al palo, empleando para ello una cinta ancha que no corte o roce el tallo, ya que por las heridas pueden entrar patógenos. Yo utilizo las cintas que traen las bolsas de basura para cerrarlas. Son muy fuertes.

Este sistema de entutorado tiene muchas variantes, colocando los palos de diversas formas: en pirámide, cruzados, en arco, etc, pero lo más sencillo y económico es colocar un solo palo por tomatera y clavarlo de forma vertical (bien clavado). Puedo asegurar que es más que suficiente, incluso en zonas con mucho viento como la mía.


Con hilos o alambres

Otro sistema de entutorado muy empleado, aunque más en invernaderos, es el de hilos o alambres colgantes.

Requiere que exista una estructura horizontal y firme a una cierta altura (más de 2 metros) por encima del suelo. En los invernaderos suelen ser tubos de hierro horizontales. Se puede instalar a propósito para este fin, de forma que se ahorre material, ya que son necesarios menos palos o tubos para realizar una estructura horizontal, a modo de pérgola, que para colocar uno al lado de cada planta.

La idea es tan sencilla como atar hilos o alambres en la estructura que se encuentra por encima de las tomateras, de forma que quede uno al lado de cada planta y que llegue hasta el suelo. Se ata de nuevo a la parte baja del tallo de la tomatera y luego, a medida que la planta crece, se va guiando alrededor del hilo, cinta o alambre, atándola a él si fuera necesario.

Si las tomateras alcanzan la pérgola, entonces se pueden guiar horizontalmente sobre la estructura de esta, sin necesidad de atarlas, ya que se sujetarán por su propio peso.


Con red o malla

En este caso, lo que se hace es clavar unos palos robustos (de unos 2 m de altura) a lo largo de la fila de tomateras, dejando una distancia entre ellos de no más de 3 metros.

Seguidamente, se instala una red de plástico, de hilo o de alambre en esos palos, igual que si se fuera a vallar una finca. Hay que dejarla bien tensa, y si los palos no se han clavado a mucha profundidad, colocar otros inclinados que se apoyen en los de las esquinas, de forma que impidan que cedan con la tensión de la red.

El tamaño de los agujeros de la malla tiene que ser grande, de más de 10x10 cm, de forma que sea sencillo introducir el extremo de las tomateras por los huecos.

A medida que las tomateras van creciendo, hay que guiarlas a través de los agujeros de la malla, de forman que pasen de una lado a otro de esta, quedando firmemente sujetos.


Aprovechando elementos arquitectónicos

Por último, decir que los tomates se puede entutorar apoyándose en cualquier estructura firme que permita mantenerlos sobre el suelo.

Pueden emplearse los balaustres de un balcón o terraza, una bajante de aguas pluviales o de desagüe, un muro en el que se puedan insertar fijaciones, etc.


CUIDADOS DEL TOMATE

Aparte del entutorado, estos son otros cuidados que has de tener en cuenta con este cultivo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.