FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Germinar semillas de limón


Explicamos los pasos que hay que seguir para germinar con éxito semillas de limón, ya que las semillas de los cítricos germinan con dificultad si no se hace lo que explicamos en este artículo.





➽ Semillas de naranja, casi idénticas a las de limón

Si tienes un limón con semillas en su interior, debes saber que puedes utilizarlas para producir nuevas plantas de limonero, y que no es nada complicado lograrlo.

En realidad las podrías sembrar como cualquier otra semilla, pero quizás pasarían meses antes que que vieras nacer una planta de ellas. Hasta puede que te cansaras de esperar y te olvidaras de ellas por completo.

Por eso tienes que leer este artículo hasta el final, porque en él te daré unos consejos muy valiosos, que si los sigues, te resultará muy sencillo germinar las semillas de limón o de cualquier otro árbol cítrico.

Con el tiempo incluso puedes injertar el árbol que obtengas para que produzca naranjas, limones de diferentes variedades, limas, mandarinas, pomelos...lo que tú quieras.

Pero veamos cómo hacerlo paso a paso.


Obtención de las semillas

☛ Toma un limón maduro de buen tamaño y córtalo en dos partes, pero cuidado, aquí viene el primer consejo.

No cortes el limón por el centro, sino hacia uno de los lados, de forma que una de las dos partes quede más grande que la otra, de esta forma no cortarás las semillas.


☛ Recoge las semillas y selecciona las más grandes e hinchadas, y desecha las que son muy planas o muy pequeñas y las que se han dañado, ya que seguramente esas no germinen de ninguna manera.

Lava las semillas con agua hasta que no queden restos de pulpa ni zumo sobre ellas, ya que estos podrían favorecer la aparición de hongos que las estropearían.


No dejes a secar las semillas, ya que perderán su poder de germinación. Tienen que mantenerse húmedas en todo momento para que el proceso salga bien.


Primera etapa superada. Ahora veamos como sigue el proceso.


Eliminación de la capa externa

El título anterior es muy descriptivo por sí mismo, así que creo que ya te imaginas lo que voy a decir, ¿verdad?

Verás, las semillas de limón "están bloqueadas" y no germinarán ―en poco tiempo― a menos que las ayudes de la forma que te voy a explicar.

Este es el tercer consejo importante.

Retira la envoltura que recubre las semillas para que el agua pueda entrar más fácilmente y la germinación se produzca mucho más rápido.


Puedes utilizar las uñas, un cuchillo, navaja o cúter afilados y la forma de hacerlo es la siguiente:

➊ Identifica el extremo más puntiagudo de la semilla.




➋ Con las uñas ―cuchillo, etc― pellizca el extremo y tira hacia atrás de él. Verás que se despega una porción de "piel".

➌ Retira toda la piel o parte de ella, y has terminado este paso.


Si ya has probado este método sin buenos resultados, inténtalo de nuevo pero esta vez guardando las semillas en la nevera, enterradas en arena húmeda o entre papel humecedido, durante dos semanas. Esta es otra forma de "despertar" las semillas.

Ahora las semillas ya están activadas. Solo queda un paso.



Siembra

➽ Limonero joven

Llegó el momento de poner las semillas en un medio adecuado para que puedan germinar. ¿Y qué medio utilizar? Pues el que quieras: desde sustrato para semilleros, tierra, arena, algodón, papel, etc.

Te recomiendo el método de pregerminación en papel o algodón, ya que es en el que más pronto podrás verificar que las semillas están germinando correctamente, puesto que se pueden observar a diario. Quizás lo conozcas como "siembra en tupper" ¿o no? No te preocupes, ahora te dejo un enlace a otro artículo dónde lo explicamos un poco más con vídeo y todo.

La pregerminación requiere pasar al final las semillas germinadas a tierra ―a una maceta―, así que si quieres ahorrarte este paso, puedes sembrarlas directamente en un recipiente lleno de sustrato para semilleros. No podrás ver a diario lo que está pasando pero si siembras varias semillas, te garantizo que al menos una planta nacerá en poco tiempo.


Entierra las semillas superficialmente, lo justo para que no se vean, ya que evitaras riesgos innecesarios y acortarás el proceso de emergencia de la planta.

Si te decantas por el sustrato ―la arena o la tierra―, recuerda no enterrar demasiado las semillas. Basta con que se queden unos milímetros por debajo de la superficie. Esto es importante porque cuanto más las entierres más tardarás en ver la joven planta asomar de la tierra, y si están muy profundas, incluso puede que no logren alcanzar la superficie.


GERMINAR SEMILLAS DE NARANJO

Mira también este artículo ya que el proceso es el mismo y aquí lo explicamos más detenidamente con vídeo final (aunque el vídeo no es nuestro)

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.