FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo injertar limonero


Tratamos el injerto del limonero teniendo en cuenta las fechas, compatibilides y técnicas que mejores resultados ofrecen, aunque como verás es muy sencillo que alcanzar el éxito con estos árboles.


Los cítricos ―como el limonero― se pueden obtener de varias maneras, y el injerto solo es una de ellas, aunque muy interesante en ciertas situaciones que veremos aquí.

Si estás leyendo este artículo quizás ya tengas claro que necesitas realizar un injerto sobre un limonero para obtener una variedad determinada de limones o incluso naranjas, mandarinas, etc, ya que los cítricos suelen compatibles entre ellos.

Dicho esto, hay tener en cuenta también otras formas de reproducir fielmente cítricos, como son el acodo o el esquejado.

Un truco que utilizo: si tengo un limonero al que quiero cambiar de variedad o de tipo de fruta, realizo el injerto sobre él pero con el material que me sobra ―en lugar de desecharlo― planto esquejes, y aunque no siempre, en muchas ocasiones han enraizado, obteniendo nuevos árboles de la misma variedad, que pueden servir para plantar en otro lugar, para regalar o como garantía si finalmente el injerto no tiene éxito.


Cuándo injertar

Depende del tipo de injerto empleado y del clima, ya que estos frutales se pueden injertar tanto mediante púa como con yemas o trozos de corteza que contengan una yema.


Con púa

Justo antes de que comience en el árbol el movimiento primaveral de savia, cosa que ocurre antes en climas de invierno cálido o suave y después en los de inviernos fríos.

En el periodo de actividad del limonero también se puede intentar el injerto mediante púa, sin embargo, dado que la corteza se separará en la zona de corte al tratar de introducir la púa en el tronco, es más probable que fracase.


Con yema

Al contrario que el anterior, los injertos mediante yema requieren que haya movimiento de savia, ya que de lo contrario sería imposible separar la yema de la madera, y además dado que la parte injertada es de muy pequeño tamaño ―mucho menor que la púa―, moriría en poco tiempo al no recibir nutrientes.


Compatibilidad patrón-injerto

Cómo ya se adelantó más arriba, en principio los cítricos son compatibles entre ellos a la hora de injertar material de uno en otro igual o distinto.

Esto ofrece muchas posibilidades, ya que permite cambiar de tipo de fruta (naranja, mandarina, limón, pomelo, lima, etc) sin necesidad de plantar un nuevo árbol, o incluso tener un único frutal injertado con diferentes variedades.

No obstante, esto no quiere decir que los injertos en cítricos siempre tengan éxito. A veces no se hace en el momento correcto o de forma adecuada, por lo que poco importa la compatibilidad.

A continuación veremos cómo realizar el injerto de varias formas y con las debidas precauciones para evitar fracasos, que sin duda siempre podrá haberlos.


Técnicas disponibles

Las tres siguientes son las más empleadas ―en orden de aparición― para el injerto del limonero, y dan buenos resultados si se efectúan correctamente.


Yema en escudete

Consiste en cortar o extraer un trozo de corteza de una vareta joven de la variedad a injertar e insertarla en una abertura en forma de "T" o de "T invertida" que se corta en el tronco o una rama del patrón.

El trozo de corteza suele tener forma de escudo ―rectangular o elíptico―, de ahí el nombre de esta técnica.

La yema se puede extraer separando la corteza de la madera o bien cortando entre ambas con la navaja, en cuyo caso es posible que quede una pequeña astilla adherida al escudete.

Es recomendable realizar un contra-corte en el extremo del escudete que va a quedar dentro de la abertura en T, y un corte recto en el lado opuesto, de forma que la corteza del escudo coincida perfectamente con la del patrón.


Yema en parche o chip

Muy similar al anterior, pero en este caso la yema va acompañada de un cuadrado o rectángulo de corteza que es de mayor tamaño que el escudete.

Este tipo de injerto suele emplearse cuando el tronco o la rama a injertar son más viejos y tienen corteza bastante gruesa. Obviamente la yema ha de obtenerse de una vareta de mayor diámetro que en el caso anterior, ya que sino el parche será muy pequeño y curvado sobre sí mismo, lo que dificultaría su colocación y agarre.


INJERTO DE YEMA

Aquí tienes más información sobre este tipo de injertos.


A continuación encontrarás un vídeo de gran calidad acerca del injerto de escude en limonero. Visualízalo con atención.




Púa

El injerto de púa es menos frecuente en limonero y otros cítricos, ya que los de yema son sencillos, dan muy buenos resultados y pueden emplearse durante un periodo más prolongado.

Por tanto, es preferible optar siempre por el injerto de yema en el caso del limonero, si bien puede que se quiera probar el de púa o que las circunstancias no dejen otra opción.

En ese caso, lo más sencillo es emplear siempre que se pueda la modalidad de hendidura, ya que es el injerto de púa más fácil y casi siempre resulta exitoso aunque el artífice no sea un experto.

Consiste en cortar el tallo o rama transversalmente y hendirlo por la mitad. Luego se prepara la vareta a injertar dejando su extremo en forma de cuña afilada, de tal manera que encaje a presión dentro de la hendidura.


INJERTO DE HENDIDURA

En este otro artículo explicamos a fondo este injerto y sus modalidades.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.