FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuidados del limonero


Hablamos de los cuidados que los limoneros necesitan o agradecen para mantenerse sanos, vigorosos, bonitos y producir gran cantidad de flores y frutos.





Las cosas bien cuidadas marcan la diferencia, y en el caso del limonero ―y los cítricos en general― esto es así al 100%, ya que estos árboles son bastante delicados en varios aspectos que veremos en este artículo.

Las diferencias entre un limonero bien cuidado y uno que no lo está, saltan a la vista de cualquiera, aunque no sea un jardinero experto.

La coloración de las hojas y la apariencia de la copa serán dos de los aspectos que más pronto delatan a un limonero abandonado a su suerte.

Pero veamos qué cuidados necesita y cómo estos mejoran el estado del limonero.

☛ Aquí tienes un artículo específico sobre los cuidados del limonero 4 estaciones, por si el tuyo fuera uno de estos.


Abonado

Todos los cítricos son muy exigentes en cuanto a nutrientes, y el limonero es de los que más. Es muy frecuente que sus hojas muestren síntomas de carencias nutricionales cada dos por tres.

Bien entrada la primavera, si un limonero no emite nuevos brotes, sus hojas están amarillentas y viejas, es muy probable que esté echando en falta uno o más nutrientes.

En terrenos calizos (o alcalinos) la carencia de hierro (hojas amarillentas con nervios verdes) suele manifestarse de forma continuada, obligando a aplicar quelatos de hierro al suelo o abonos foliares que contengan este mineral.

En general, y para evitar carencias, el limonero puede abonarse con frecuencia a base de abonos que contengan todos los nutrientes, como el compost, humus de lombriz, estiércoles, o abonos líquidos como el purín de ortigas u otros preparados con distintas plantas.

Hablemos de cosas concretas. Yo abono mis limoneros cada 15 días con purín de ortiga (a veces de otras hierbas) en proporción 1:10 (1 litro de purín 10 de agua), y añado compost (unos 10 litros por planta) muy maduro alrededor del árbol cada tres meses. Con estas dosis y tiempos, el vigor y la producción de fruta son excelentes y no se aprecian síntomas de carencias.


Riego

Comenzaremos diciendo que el limonero necesita mucha agua, y especialmente en los meses de verano, en los que las lluvias son menos frecuentes y la evaporación más intensa.

Además, requiere también un excelente drenaje, es decir, que el agua no se quede encharcando la zona de suelo que ocupan las raíces, ya que estos excesos son intolerables para el limonero, cuyas hojas se pondrán amarillas y puede llegar a morir toda la planta.




¿Y cómo se combinan estos dos requisitos? Pues primero de todo, asegurándose de que la tierra en la que está plantado el limonero tiene una buena estructura (esponjosa), que no es demasiado arcillosa y que el nivel freático no está muy cerca de la superficie (si es así hay que formar una meseta o cama antes de plantar el limonero)

Una tierra de calidad, rica en materia orgánica, retendrá mucha agua y nutrientes, pero a su vez permitirá el drenaje del exceso de agua.

Para favorecer la floración del limonero, conviene dejar la planta sin riego durante algunas semanas ―siempre que no suponga un riesgo para esta― y luego regar abundantemente en las siguientes semanas.


★★★CUIDADOS DEL LIMONERO EN MACETA

Si tu limonero está o va a estar en maceta tienes que leer este artículo.





Plagas y enfermedades

Aunque este aspecto no suele ser vital para el árbol, ya que raramente un limonero llega a morir por causa de una plaga o enfermedad ―salvo que se trate de HLB―, sí que resultan debilitados y su aspecto muy desmejorado.

Quizás las plagas más comunes son el pulgón y las cochinillas, que dejan restos de melaza (líquido azucarado) sobre las hojas, los cuales sirven de alimento a un hongo conocido como negrilla, que coloniza las hojas manchándolas con una costra de color negro. Además del aspecto sucio del limonero, las hojas cubiertas dejan de recibir la luz del sol, y por tanto baja la actividad fotosintética, lo que se traduce en una reducción del vigor del árbol.

Para el pulgón un buen remedio casero es el agua jabonosa aplicada repetidas veces hasta acabar con él. En cambio, las cochinillas son más difíciles eliminar, teniendo que recurrir al aceite de neem o a insecticidas comerciales. Para eliminar las manchas del hongo negrilla hay que lavar las hojas con agua y jabón y luego aclararlas bien.


Poda

El limonero puede vivir perfectamente sin poda alguna, de hecho es lo natural, sin embargo, si se desea tener un árbol bonito, equilibrado y que dé muchos limones, conviene podarlo ligeramente.


CÓMO PODAR UN LIMONERO

En este otro artículo hablamos de los tres tipos de poda que se pueden practicar en el limonero y cómo realizarlas.





Hay que tener mucho cuidado de no podar en exceso, ya que se favorece que el árbol emita muchos chupones ―ramas muy vigorosas de crecimiento vertical― que non dan fruto y desequilibran la estructura de la copa. Las podas intensas quedan relegadas solo a la renovación de limoneros muy envejecidos.

En cambio, si no se poda en absoluto, el árbol se mantendrá sano y armonioso durante algún tiempo, pero terminará formando una copa muy densa dentro de la cual no penetra la luz. En consecuencia, solo dará frutos en la parte externa ―la iluminada―, desaprovechando el potencial del árbol.

En síntesis, podar anualmente ―incluso varias veces al año― los extremos de las ramas que ya han dado fruto (se observa el "rabito" del limón) y los que estén secos, las que se entrecrucen, las que crezcan hacia el interior de la copa y las que hayan brotado por debajo de la cruz del árbol.

Conviene no cortar demasiadas ramas a la vez, para que el limonero tenga tiempo de adaptarse y no responda con un crecimiento excesivo de chupones, excepto si se desea precisamente ese efecto para renovar completamente el árbol.

Cuando las podas dejan partes del tronco expuestas al sol, es conveniente pintarlas con pintura blanca para proteger la corteza de los rayos solares, que es bastante delicada.


CUÁNDO PODAR LIMONERO

No te olvides de las fechas de poda más adecuadas. Muy importante en limonero!

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.