Yema

Injerto de escudete

En qué consiste, mejores épocas para realizarlo, que cosas tener en cuenta antes de practicarlo, ejecución paso a paso con vídeo, cuidados después del injerto

El injerto de escudete es uno de los injertos de yema más populares y utilizados en todo el mundo, y como su nombre indica, la parte que se injerta en el patrón es un trozo de corteza con forma de escudo que contiene una yema.

Injerto escudete naranjo

Se trata de una técnica bastante fácil de ejecutar una vez que se aprende el procedimiento, y siempre que se haga en la época adecuada, pero de eso toca hablar a continuación.

Injerto lateralQué es el injerto, por qué y cuándo se realiza✔ Lo básico para entender cómo funciona un injerto, saber diferenciar las diferentes partes, materiales y herramientas...

ⓘ Más abajo tienes un vídeo en el que se puede ver la ejecución del injerto.


Épocas de injerto

Aunque se puede practicar el injerto de escudete en cualquier época del año en la que sea posible despegar la corteza del portainjertos con facilidad, en realidad es mejor hacerlo en la segunda mitad del verano. En ese momento se pueden utilizar yemas extraídas de varetas recogidas en el mismo momento del injerto, sin necesidad de mantenerlas un tiempo en reposo.

Si no se puede realizar en esa época preferente, una segunda opción es intentarlo a comienzos de la primavera, pero en ese caso conviene haber cortado las púas a mediados del invierno, envolviéndolas inmediatamente en un paño húmedo y guardándolas en la parte baja del frigorífico, dentro de una bolsa de plástico con algunos pequeños agujeros.

En el primer caso, injertando en verano, se haría a ojo durmiendo, es decir, la yema injertada no brotaría hasta la primavera siguiente.

En el segundo caso, injertando en primavera, sería a ojo velando porque la yema brotaría en cuanto se produjera la unión.






Cerezas en ramaMejor época para injertar árboles frutales✔ Frutal a frutal, con modalidades de injerto más recomendables, mejores épocas para intentar cada uno de ellos...

Antes de injertar

Esta modalidad e injerto debe hacerse en patrones jóvenes, con corteza tierna, lisa y no muy gruesa. Esto reduce las posibilidades a troncos de árboles jóvenes (1 ó 2 años) y a chupones que puedan haber aparecido en árboles más viejos. El diámetro del tronco no es determinante pero tiene que ser al menos mayor a 1-1.5 cm, ya que de menos sería complicado dejar bien puesto el escudete.

Si la operación se va a hacer en verano y hay cierta sequía en el suelo, es importante comenzar a regar el árbol (el patrón o portainjertos) unos 15 días antes del injerto, en caso de que no se estuviera regando ya. Esto se hace para lograr que en el momento de injertar haya movimiento de savia, crucial para que se pueda producir la unión del escudete con el patrón.

De igual modo, si el injerto es a ojo durmiendo (en verano), conviene pinzar las ramas (cortar el extremo) del patrón, una semana antes de día del injerto. Al pinzarlas se frena el crecimiento en esos brotes, quedando más savia y nutrientes disponibles para el resto del árbol.

En caso de hacerlo en primavera, se puede podar antes la mitad de la copa aunque también puede hacerse una vez realizado el injerto.

Injerto lateral10 Tipos de injerto más eficaces✔ Estas son las 10 técnicas de injerto con las que se puede injertar casi cualquier árbol frutal u ornamental...

Ejecución paso a paso

A continuación se explica el procedimiento para realizar este tipo de injerto, pero considerando que se va a hacer a ojo durmiendo en verano, es decir, sin necesidad de recolectar las púas tiempo antes.


1 Recoger las varetas o púas

Pua vareta hojas cortadas

Tienen que escogerse varetas jóvenes de entre las que brotaron ese mismo año, de corteza lisa pero bien agostadas, es decir, ya algo lignificadas (con madera que aporta cierta rigidez). Las varetas tiernas no sirven y tampoco las viejas.

Se cortan de al menos unos 20 cm de largo, o todo lo que tengan, y se deshojan rápidamente, cortando el peciolo de la hoja pero dejando un trozo de al menos 1 cm unido a la yema.

Si no se van a utilizar al momento, hay que envolverlas en un paño húmedo y guardarlas en un lugar fresco, como una nevera portátil, un frigorífico, o si no es posible, a la sombra en un lugar fresco y ventilado, procurando que el paño no se seque.







2 Preparar la zona de injerto

Portainjertos patron

Elegir una zona de corteza lisa en la parte baja del patrón, que quede un poco por debajo de una yema o rama y cortar todos los brotes que pueda haber cerca, excepto el que se encuentra justo encima.

Pasar un trapo húmedo por la zona para retirar posibles restos de tierra que pudiera haber adheridos al tronco.


3 Cortar la ventana en el patrón

Corte te escudete

Con la navaja, se realiza un corte de unos 2 cm transversal al tronco (horizontal), y partiendo del centro de este, otro vertical y descendente, de al menos 3 cm de largo. El corte final tendrá forma de "T".

El corte vertical se realiza mejor utilizando la punta de la navaja, mientras que el horizontal es más fácil apoyando el centro del filo en la corteza y haciendo girar la hoja de la navaja alrededor del tronco. En ambos hay que apretar lo suficiente para llegar con el corte hasta la madera que hay debajo de la corteza.


4 Cortar el escudete

Pua escudete navaja

Situar el filo de la navaja 1.5 cm por encima de una yema de una vareta y realizar un corte transversal en la corteza. Hacer lo mismo a 1.5 cm por debajo de la yema.

Ahora, colocar de nuevo el filo de la navaja en el primer corte, y con la hoja inclinada, cortar la corteza en dirección al segundo corte, como para levantar una solapa o escudo. Hay que hacer esto con cuidado de no dañar la parte posterior de la yema, y sin profundizar demasiado para no cortar un trozo de madera (astilla) que luego habría que retirar.

Al sacar el escudete de corteza hay que comprobar que es suficientemente ancho como para que la yema no quede muy cerca del borde del escudete, y al darle la vuelta, no debe haber una astilla de madera detrás de la yema. Si la hay se tiene que retirar con mucho cuidado ayudándose de la punta de la navaja.

El escudete debe sostenerse en todo momento por el peciolo (rabo de la hoja), evitando tocar la parte de atrás.


5 Colocar el escudete en la ventana

Abertura t patron
Escudete colocado

Primeramente, con la espátula de la navaja de injertar (o con la punta de la hoja si no tiene), se levantan las solapas (esquinas) de corteza que quedan a los lados del corte en "T" realizado en el patrón. Deben poder despegarse con facilidad y hasta el extremo de los cortes.






Una vez hecho esto, se toma el escudete por el peciolo (respetando su verticalidad), y se introduce debajo de las solapas, en el centro del corte en forma de "T". Tiene que llegar bien abajo, hasta que no pueda avanzar más, y en la parte de arriba tiene que sobrepasar un poco el corte horizontal en la corteza del patrón.

Para terminar este paso, se corta el sobrante superior del escudete, de manera que coincida su extremo con el borde de corteza del corte horizontal de la "T". Si es necesario se puede empujar un poco hacia arriba el escudete para que quede tocando contra el borde superior de la corteza.


6 Atar y sellar la zona

Escudete atado

Llegados a este punto la ejecución del injerto ha finalizado, pero ahora es necesario asegurar y sellar la zona para protegerla de la entrada de aire, auga y patógenos.

Para ello, empleando preferiblemente una cinta autoadhesiva de injertar (cinta aislante en su defecto o una cinta elástica similar), se comienza a dar vueltas al tronco del patrón desde aproximadamente 2 cm por debajo del injerto y hasta 2 cm por encima. Hay que hacerlo con cierta presión, aprovechando la elasticidad de la cinta.

Cada vuelta de cinta debe solaparse perfectamente con la anterior, sin arrugas, y al pasar por donde está la yema, hay que evitar taparla, pasando por un lado y por el otro de la misma, lo más cerca posible pero sin tocarla.

Mientras se ata, no hay que perder de vista en ningún momento al escudete, fijándose que no se mueva de su posición, especialmente que no se separe del borde superior de corteza.

Aquí se podría dar por finalizada la operación, pero si se desea aumentar la seguridad o si se desconfía de que la atadura haya sellado bien el injerto, se puede cubrir toda la zona con una capa continua de mástic o pasta cicatrizante, dejando la yema descubierta.


A continuación un vídeo del canal consejos para hortelanos Antonio Diaz, en el que se ejecuta bastante bien esta modalidad de injerto.




Cuidados del injerto

Desde pocos días después de haber realizado la operación de injertado, hay que prestarle de nuevo atención y darle lo que necesite en cada momento.


Comprobar si prendió

Aproximadamente un par de semanas después de haber realizado el injerto, ya debería haberse unido al patrón.

Una forma de verificar si la operación ha sido exitosa, consiste en fijarse en el peciolo que quedó unido a la yema. Si se seca y continúa agarrado a esta, el injerto ha fracasado, mientras que si se ha caido (o se cae al tocarle con el dedo), el injerto ha agarrado.







Poda

Patron injertado tocon

Para que la yema injertada brote, hay que obligar al árbol a activarla, y eso se consigue eliminando a mediados del invierno gran parte de las ramas que se encuentren por encima del injerto, pero dejando una que quede justo encima del mismo. Si se trata de un árbol de hoja perenne y sensible al frío, es mejor esperar a que pasen las heladas.

También es recomendable eliminar las yemas que se encuentren por debajo del injerto, para evitar que broten con más vigor que la injertada y le roben fuerza.

Más tarde, a mediados de primavera, cuando el brote haya comenzado a desarrollarse, hay que cortar el patrón a unos 10 cm por encima del punto de injerto, y aprovechar ese tocón para atar a él el brote, con mucho cuidado de no romperlo.

Ya a comienzos del verano, cortar de nuevo el patrón pero esta vez justo por encima del brote del injerto, dándole al corte una cierta inclinación para favorecer el desalojo del agua de lluvia y la cicatrización. Se puede aplicar mástic en la zona para protegerla.


Riego y fertilización

Para facilitar que el injerto brote con fuerza y para que el árbol pueda recuperarse rápido de la poda drástica, hay que asegurarse en todo momento de que no sufre escasez de agua ni de nutrientes, manteniendo el suelo húmedo y fértil.

Si no se ha tenido la precaución aportar abono orgánico en otoño (el mejor momento), se pueden utilizar fertilizantes granulados equilibrados y de liberación prolongada.