FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Injerto de hendidura: Media, simple, doble y terminal


Te resultará muy fácil entender y practicar el injerto de púa en hendidura simple, doble, media o terminal en multitud de árboles frutales y también ornamentales, tanto de hoja caduca como perenne.





➽Injerto en hendidura doble

Este es quizá el más sencillo de todos los tipos de injertos pero no por ello es menos efectivo. De hecho, en muchos árboles de hoja caduca ―como el manzano, el peral, etc.― da excelentes resultados.

Se trata de un injerto de púa, es decir, se emplea para ello una o varias varetas o púas de la variedad deseada, que se inserta en el patrón ―el árbol que se va a injertar.

Normalmente se realiza a finales del invierno o principios de primavera, antes de que aparezcan las flores y las hojas del árbol.

También puede hacerse a finales del verano o principios del otoño, cortando las hojas de la púa para que no se deshidrate. Hay que dejar un trozo del peciolo ―el rabo de la hojas.

ⓘ Aquí tienes más información sobre épocas de injerto.



Cómo realizarlo

El injerto en hendidura consta solo de 6 pasos que son muy fáciles de recordar y de llevar a cabo.

Incluso aunque nunca hayas realizado un injerto, si sigues estos pasos es muy probable que tenga éxito.


Corta el tronco ―o la rama― del árbol que va a ser injertado a la altura deseada.

Cuanto más abajo hagas el corte, a menor altura podrás formar la copa de la nueva variedad.

El tronco no debe ser muy grueso ―sería complicado hendirlo― ni muy delgado ―se rompería. Entre 1 y 5 cm está bien.


Repasa el corte con una navaja afilada para dejarlo más suave y plano.


Abre el tronco en dos mitades iguales, presionando con el filo de la navaja hacia abajo.

Puedes ayudarte de un palo para golpear la hoja de la navaja, así te costará menos.

La raja o abertura debe tener al menos 3 cm de profundidad, aunque depende del grosor del tronco. Si es muy delgado ―poco más que un lápiz― basta con 2 cm.


Toma una púa, córtale el extremo inferior justo por encima de una yema y haz ahora un doble bisel en esa zona.

El extremo tiene que quedar con forma de cuña, conservando la corteza de un lado ―el más grueso―, mientras que del otro se rebaja un poco más la madera.

Corta de nuevo la púa para dejando solo 3 o 4 yemas por encima del bisel.





Separa la hendidura e introduce la púa en ella, asegurándote de que la corteza de la púa coincide con la del tronco.

Introduciendo la navaja en un lado de la hendidura y haciendo palanca conseguirás abrirla lo suficiente.

Verifica que el contacto en la zona de unión es bueno. No deben quedar huecos ni irregularidades entre los bordes de la púa y los de la hendidura.


Ata la hendidura fuertemente con rafia o cinta para injertos y cubre toda la zona de unión con mastic protector.



En este vídeo puedes ver como un experto realiza este tipo de injerto, en este caso en un árbol cítrico, pero la técnica es la misma.


No es necesario que realices una atadura tan compleja como se muestra en el vídeo. Solo con cinta bien apretada y mastic es suficiente.


Variantes del injerto de hendidura

Básicamente el procedimiento es el mismo, cambiando solamente el corte realizado en el patrón y el número de púas que se insertan.


Media hendidura

En este caso, en lugar de hendir el tronco del patrón de lado a lado ―diametralmente―, solo se abre hasta la mitad, y se pone una sola púa en la abertura.


Hendidura simple

Este es el más sencillo y el que describimos en los pasos anteriores y en el vídeo.

La hendidura es total y solo se inserta una sola púa en ella.


Hendidura doble

Al igual que el caso anterior, la abertura es total pero en este caso se insertan en ella dos púas, una a cada lado de la hendidura.

Esto se hace para duplicar la probabilidad de éxito cuando se teme que el injerto pueda fallar. Como hay dos púas, aunque nos equivoquemos en una, puede que la otra prospere.

Al poner dos púas es conveniente dejar menor número de yemas en cada una de ellas. No más de tres en cada una.


Hendidura terminal

Por último, esta modalidad es la que menos se emplea, aunque es muy usada para injertar plantas resinosas y también el nogal.

En lugar de cortar el tronco del patrón, la hendidura se hace en el extremo de una rama, dividiendo en dos mitades la yema terminal de esta e insertando en la abertura una pequeña púa también provista de su yema terminal.


MÁS TIPOS DE INJERTOS

Aquí puedes ver todos los tipos de injertos que más usan los profesionales. Podrás injertar cualquier árbol!

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.