FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Tipos de huertos

Aquí te explicamos los tres tipos de huertos que existen y que incluyen a cualquier huerto que te puedas imaginar, sea cual sea la ubicación, el sustrato o las prácticas que se lleven a cabo en él


Búsqueda personalizada

Consultando a lo largo y ancho de internet —y fuera de él—, nos damos cuenta de que los huertos se han clasificado en muchas categorías diferentes. Huertos según se cultiven en el suelo o en recipientes, según el sustrato, el tipo de prácticas agrícolas empleadas, el riego...y podríamos estar un buen rato enumerando las clasificaciones de los tipos de huertos.

Nosotros te vamos a proponer algo mucho más sencillo y fácil de entender, por que por más que utilicemos distintos nombres, estamos hablando siempre de lo mismo: un conjunto de plantas comestibles cultivadas en un espacio concreto y sobre un soporte determinado.

Si vamos al fondo de la cuestión y analizamos la realidad, vemos que estrictamente solo existen los siguientes tipos de huertos.


Huerto en la tierra

         Foto1. Nuestra huerta en tierra

Es el de toda la vida. Las plantas se siembran o trasplantan directamente a la tierra, en la que se desarrollarán hasta el final de su vida, o hasta que el horticultor las retire.


Sustrato

En este tipo de huertas, el sustrato siempre es tierra, o mejor dicho, suelo que se ha formando por la acumulación de rocas erosionadas con distintos tamaños de partícula y materia orgánica.

Por tanto, la tierra de este tipo de huertas depende de la geología del lugar. Si las rocas son ácidas (granitos, cuarzo, basalto, etc), el suelo será ligeramente ácido, mientras que si son básicas (calizas, dolomitas, margas, etc), será alcalino. Si está muy cerca del mar o en el pasado hubo en el lugar un lago, laguna o marisma salinos, es muy probable que el suelo sea bastante salino.

Es habitual que el agricultor trate de mejorar las características del suelo añadiendo nutrientes, materia orgánica y otras enmiendas como cal, ceniza de madera, etc.


Tamaño

Pueden ser inmensos, puesto que se encuentran al aire libre y la limitación de espacio suele ajustarse a las necesidades del horticultor o al límite de su propiedad.

Una huerta familiar que pretenda abastecer de alimentos a una familia durante todo el año, ha de ser de este tipo.

Los más grandes son los que cultivan los agricultores profesionales para abastecimiento de los mercados de frutas y verduras. En algunos casos llegan hasta donde alcanza la vista.


Ejemplos

Aquí podemos incluir casi la totalidad de los huertos que existen en los pueblos —la huerta del abuelo—, pero también aquellos que están en la ciudad —por ejemplo en un descampado o en un parque—, los huertos escolares, etc.

Como ya comentamos más arriba, los campos de la agricultura profesional son de este tipo, aunque poco tengan que ver con un huerto familiar, tanto en la forma de hacer el trabajo como en las sustancias que en él se emplean.

Puede estar al aire libre o protegido bajo un invernadero, organizado en bancales de distintos tipos o no, tener riego automático o manual —incluso ser de secano—, etc.


✪ Mira cómo hacer una huerta familiar en tierra, es más sencillo de lo que parece.


Huerto en contenedores

         Foto 2. Huerto en bancales

Aquellos huertos donde las plantas se cultivan en recipientes y cuyas raíces no pueden continuar creciendo a través del suelo.

Los contenedores pueden ser pequeñas macetas, jardineras, mesas de cultivo, bancales, recipientes reciclados, etc.


Sustrato

No importa el tipo de sustrato que empleemos —aunque sea tierra del jardín—, una vez que la introducimos en un recipiente ya estaríamos hablando de este tipo de huerto y no del anterior.

Lo habitual —si se que quiere tener éxito con este tipo de huertos— es emplear sustratos compuestos que contengan un material poroso, capaz de retener mucha agua pero que al mismo tiempo mantenga el suelo aireado y esponjoso. Además, ha de tener nutrientes, por lo que suele contener compost, humus de lombriz u otros abonos orgánicos o minerales.

El sustrato es la pieza más importante de este grupo, puesto que la planta no puede extender sus raíces más allá del espacio reducido del contenedor. Depende totalmente de que ese pequeño trozo de sustrato contenga todo lo que necesita asimilar a través de las raíces.


Tamaño

Pueden ser minúsculos, tanto como una lechuga en una pequeña maceta que ponemos en el alféizar de una ventana, o un poco más grandes, con quizá unas cuantas mesas de cultivo y jardineras grandes ocupando, por ejemplo, una azotea de un edificio de una gran ciudad.

A mayor espacio disponible, se pueden utilizar contenedores más grandes o incluso bancales en el suelo.

En todo caso, se trata siempre de huertos compactos, que se pueden organizar muy bien en formas geométricas, con amplios pasillos entre los contenedores.

Para alimentar una familia de 4 personas con uno de estos es complicado puesto que se prestan mejor para el cultivo de plantas de ensalada como tomates, pimientos, lechugas y otras verduras típicas de guarniciones. Cultivar alimentos principales como patatas, maíz, trigo, leguminosas...en una cantidad significativa como para disponer de ellos a lo largo del año, no es muy factible, aunque tampoco imposible.


Ejemplos

Este tipo engloba a los mal llamados huertos urbanos, que en realidad son huertos en macetas dentro de casa, en terrazas, patios, etc. Los otros huertos urbanos, los que se cultivan en el suelo de la ciudad, forman parte del tipo "huertos en la tierra".

Unas lechugas en macetas, una tomatera o, incluso, unas cuantas plantas aromáticas constituirían un huerto en contenedores.


Huerto hidropónico

         Foto 3. Tomateras en hidroponía

Se trata de aquellos en los que las plantas crecen sin suelo. Sus raíces se encuentran inmersas en una corriente de agua o en un soporte poroso e inerte que se moja con agua. Este agua contiene en disolución los elementos nutritivos que la planta necesita tomar a través de las raíces.

Una variante son los huertos acuapónicos, que básicamente son como los hidropónicos con la diferencia de que en el agua viven peces —u otros animales acuáticos— que contribuyen fertilizando el agua con sus resíduos.

Aún siguen siendo huertos experimentales que a nivel doméstico no están muy extendidos, pero que pueden tener importancia en el futuro.


Sustrato

No hay sustrato como tal. Pueden tener un soporte inerte para sostener a la planta y conducir el agua enriquecida hasta las raíces.


Tamaño

A menos que se trate de huertos profesionales, suelen ser de pequeño tamaño, tanto por el coste de los materiales y mano de obra necesarios para la instalación, como por el espacio que ocupan los tubos y estanques de que disponen.


Ejemplos

Como ya comentamos, se trata más bien de sistemas experimentales que son frecuentes en centros de investigación agraria y en empresas especializadas en este cultivo.

Algunos aficionados han instalado sus propios huertos hidropónicos en casa, aunque consideramos que es más una forma de experimentar que de obtener hortalizas para consumo diario.


Y hasta aquí este artículo sobre los tipos básicos de huerto. Como ves, en esos tres tipos caben todos los que te puedas imaginar.

➟ Si quieres ver cómo es nuestro huerto aquí puedes hacerlo.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.