INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA

Qué se cultiva en clima frío

Descubre qué frutas y vegetales puedes cultivar en tu huertosi vives en un clima frío, con inviernos largos y duros y veranos cortos y poco calurosos



Los climas fríos se dan en lugares próximos a los círculos polares pero también en zonas elevadas de todo el mundo y regiones desérticas.

Las temperaturas suelen ser bajas durante buena parte del año —el invierno—, las heladas se prolongan bien entrada la primavera y llegan muy pronto en otoño.

Muchas hortalizas comunes como el tomate, el pimiento o la berenjena mueren cuando las temperaturas se acercan a 0°C. En cambio, otras resisten bien los fríos, e incluso se desarrollan mejor con temperaturas frescas que si éstas son muy cálidas.

No obstante, muy pocas hortalizas son capaces de resistir fríos intensos, temperaturas bajo cero durante varios días seguidos. Esto se debe a que los tejidos de las plantas contienen agua y si ésta se congela, los cristales de hielo que se forman rompen las células, haciendo que la planta muera o, en el mejor de los casos, sufra daños de diferente consideración en los tejidos más jóvenes o tiernos.

Los brotes, hojas tiernas y flores son las partes más sensibles al frío.

Las hortalizas que mencionamos a continuación resisten bien el frío y pueden cultivarse desde el otoño hasta la primavera en aquellos lugares cuyo clima no es extremo. Algunas de ellas pueden resistir temperaturas negativas y nieve durante algunos días.


Brócoli o brécol



Es una planta de fácil cultivo que no requiere demasiados cuidados.

En climas fríos se debe plantar después de la última helada de primavera o a principios del verano, para cosechar en otoño.

Cosechando solo la flor —la parte aprovechable— y dejando que siga creciendo el resto de la planta, puede ofrecernos varias cosechas consecutivas.

Muy buena como guarnición o acompañamiento de carnes o pescados. También en menestras, cremas, verduras cocidas, etc.


Repollo



Forma un cogollo de hojas tiernas más o menos apretado según la variedad. Es la parte que se suele recolectar para consumir cuando alcanza un buen tamaño y peso.

Se puede sembrar en verano para cosechar en otoño-invierno o bien sembrar en invierno-primavera para cosechar en verano.

Al igual que el resto de coles es muy rica en nutrientes.


Berza



Se siembra en primavera-verano para cosechar en otoño-invierno.

Algunas variedades locales de regiones frías pueden permanecer varios años en producción sin subir a flor. Algunas de ellas pueden alcanzar cerca de 3 metros de altura, ya que a medida que se recolectan las hojas de más abajo, la planta va desarrollando otras por encima quedando el tronco liso como el de una palmera.

Es una planta rica en vitaminas, minerales y fibra que podemos consumir cocida tanto escurrida como en caldos, como es el caso del conocido "caldo gallego". También es muy apreciada como forraje para animales de granja como gallinas, pavos, cerdos, etc.


Zanahoria



Haciendo siembras escalonadas se puede disponer de zanahorias frescas desde la primavera hasta el otoño. Según la variedad escogida y el momento de la última siembra del año, quizá hasta podrían mantenerse hasta principios del invierno.

Ideal para consumir cruda en ensaladas, cocida como acompañamiento de carnes o pescados y en cremas o purés.


Para saber más: Cómo cultivar la zanahoria



Rábanos y rabanitos



Son las hortalizas que más pronto entregan su cosecha. Al poco tiempo —30 días en algunas variedades— de sembrarlos ya están listos para comenzar a recolectarlos.

Se pueden sembrar durante todo el año, siempre que el frío no sea extremo y el suelo no esté cubierto de nieve.

Ideales para añadir a ensaladas ya que les dan un original toque picante.


Cebollino



Siembra desde finales del invierno hasta finales de la primavera para recolectar a los 3 meses aproximadamente.

Planta excepcional para añadir a ensaladas y revueltos.


Guisante



Es una planta que resiste bien el frío —hasta unos -6°C— aunque crece mejor a partir de los 14°C.

Se siembra directamente en la tierra desde finales del invierno hasta finales de la primavera.

Es muy rico en energía y proteínas vegetales, entre otros. Excepcional como acompañamiento de carnes y pescados, arroz y en platos en los que el guisantes es el ingrediente principal, como los conocidos guisantes con jamón.


Lechuga



Esta es otra de esas verduras, tan consumidas, que podemos cultivar de forma escalonada para disponer de ella durante casi todo el año, eligiendo bien la variedad más adecuada a cada clima y época.

A excepción de los meses más fríos —en los que habría que cultivarla en invernadero— puede sembrase durante todo el año.

Puede mantenerse en interior mientras se desarrollan las primeras hojas y, posteriormente, trasladarla al exterior para que termine de crecer ya en el lugar definitivo.

La lechuga es la base de casi todas las ensaladas.


Aquí tienes más información sobre cómo cultivar lechuga.



Acelga



Resisten muy bien el frío, si bien, cuando las temperaturas ascienden suele subirse a flor rápidamente.

Puede sembrarse durante todo el año, siempre que las temperaturas no sean muy extremas, pero el mejor momento es a finales de verano y otoño.

Desde que las plantas son jóvenes ya pueden comenzar a consumirse sus hojas.

Se suele consumir cocida al vapor, en revueltos y cremas.


Espinaca



No le gusta nada el calor por lo que es un cultivo ideal para finales de verano, otoño y primavera. Resiste el frío pero no las heladas intensas.

Igual que en el caso de la acelga, suelen consumirse cocidas al vapor, en cremas y revueltos. Sus hojas tiernas también pueden añadirse crudas a ensaladas.

Búsqueda personalizada


Síguenos




Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto



Fundamentos para cultivar un huerto