FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo medir la altura de un árbol

Mira como puedes medir un árbol de una forma muy sencilla mediante un método que utiliza las propiedades de los triángulos, sin instrumentos especializados, solo necesitarás una cinta métrica o, si no tienes, medir la distancia en el suelo mediante tus pasos


Búsqueda personalizada

Hay varias maneras tanto de medir como de estimar la altura que tiene un árbol, pero aquí veremos una de las más sencillas en la que solo necesitaremos un objeto alargado como un palo, varilla o similar.

En realidad, para medir un árbol con precisión deberíamos extender una cinta métrica desde la punta de la copa hasta el suelo; pero como esto no es tarea fácil —especialmente si el árbol es muy alto— recurriremos a otro método que nos dará una medida aproximada.



Materiales necesarios

Un palo delgado y recto u objeto similar de otro material, y ahora viene lo importante, que ha de tener una longitud igual a que hay entre nuestra mano y nuestro ojo si extendemos el brazo hacia delante.

Cinta métrica o cualquier cosa que nos sirva para medir la distancia en el suelo. Si no tenemos nada tendremos que hacerlo mediante pasos, tratando de que cada paso sea equivalente a 1 metro.


Cómo hacer la medición

Tomamos el palo por un extremo y extendemos el brazo, de forma que nuestra mano quede a la altura de los ojos y el palo se encuentre lo más vertical posible, por encima de la mano (como si sujetáramos una vela)

    

Mirando a través del palo y sin mover el brazo, intentaremos que coincida el extremo superior del árbol con la punta superior del palo y el extremo inferior del tronco con el extremo inferior del palo.

(Fíjate en la imagen adjunta)

Para ello nos alejaremos o acercaremos al árbol, hasta que coincida —a través de nuestra vista— la altura del árbol con la altura del palo.

Es importante que el brazo esté siempre recto y la mano siempre a la altura del ojo. Podemos agacharnos si es necesario para tener mejor ángulo, pero teniendo en cuenta siempre lo anterior.

Una vez que logremos cumplir el punto 2, dejamos el palo a nuestros pies para marcar la zona y, con la cinta métrica (o mediante pasos) medimos la distancia existente entre el palo y el tronco del árbol.

La medida que obtengamos será igual a la altura aproximada del árbol. No va a ser exacta por que dependerá que como de precisos seamos buscando la mejor posición, no obstante, si lo hacemos bien, será una medida muy próxima a la altura real.


Explicación

Como se puede apreciar en la imagen anterior, estamos formando entre el árbol, el palo y nuestros ojos, dos triángulos semenjantes —uno grande y otro pequeño dentro del anterior—, esto quiere decir que sus ángulos son iguales y, por tanto, sus lados proporcionales.

Con esto ya nos bastaría para calcular la altura del árbol mediante una regla de tres, puesto que sabemos lo que mide el palo y la distancia desde el mismo a nuestros ojos —en caso de que estas dos no fueran iguales. La relación entre esas dos medidas, sería la misma entre el alto del árbol y la distancia entre el tronco y nosotros.

Al hacer que la medida del palo sea igual a la distancia entre el palo y nuestros ojos, automáticamente estamos haciendo que la relación entre la altura del árbol y la distancia a nosotros sea de 1, es decir, que sean iguales. Estamos formando dos triángulos rectángulos isósceles.

Ahora podemos ver por qué es tan importante mantener la mano a la altura de los ojos y el palo vertical. Así nos aseguramos de que el ángulo que se forma entre el palo y la línea inferior de nuestra visual es un ángulo recto, al igual que el que se forma entre la línea vertical del tronco y nuestra visual inferior.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.