FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuidados del limonero 4 estaciones


Hablamos de temas tan importantes como el frío, el viento, el abonado, el riego o la poda, por que sí, el limonero 4 estaciones se puede podar como demostraremos con una experiencia real.





Como ya sabrás, los limoneros 4 estaciones son aquellos que poseen flores y frutos durante todo el año.

Si se observa uno de estos limoneros adultos en cualquier día del año, en él se encontrarán:

- botones florales sin abrir,

- flores abiertas,

- frutos recién formados,

- frutos algo desarrollados,

- frutos de buen tamaño pero aún verdes,

- frutos maduros

- y otros demasiado maduros o resecos ―si no se han recogido a tiempo―.


Esta es la magia del limonero 4 estaciones, una auténtica joya para tener en el jardín de cualquier casa, allí donde el clima lo permita, claro.

Y esto último es la clave ―el clima―, puesto que las flores y frutos recién formados son más sensibles a determinadas condiciones ambientales que veremos a continuación.

De nada sirven unos cuidados exquisitos si el clima es demoledor, a menos que se pueda proteger durante la época más desfavorable, pero ese es otro tema que también veremos.


El frío

Ya lo estábamos adelantando. Si ya los limoneros son los cítricos más sensibles al frío, el 4 estaciones lo es más si cabe.

No significa que los brotes, hojas o ramas vayan a sufrir más que las de cualquier otro limonero, sino que es el hecho de que esté en producción durante todo el año ―incluida la época fría―, lo que marca la diferencia.

Las heladas estropearan todas las flores que se encuentren en el limonero, pero especialmente las del exterior de la copa, que son las que están más desprotegidas.

Los frutos que se habían formado días o incluso semanas antes, también pueden perecer si las temperaturas bajan demasiado.


¿Cómo combatirlo?

Pues sin duda lo más efectivo es plantar el limonero 4 estaciones en climas de inviernos suaves, en los que las heladas son inexistentes o muy poco frecuentes y de baja intensidad.

Obviamente muchas personas de climas más fríos también querrán tener su limonero, y lo pueden hacer tomando estas precauciones:

✔ Plantar el limonero en la ubicación más soleada de la propiedad.

✔ Además, hacerlo al pie de un muro, fachada, seto o cualquier estructura alta que ofrezca abrigo pero no bloquee en ningún momento el sol. Es especialmente beneficioso plantarlo al pie de la pared de un edificio.

✔ Si lo anterior no es posible y se dispone de un invernadero, plantar el limonero en una maceta y antes del invierno llevarlo al invernadero.

✔ Por último, si nada de esto se puede hacer, habrá que adquirir una buena manta o malla antiheladas y cubrir con ella el limonero, dejando un pequeño espacio cerca del suelo.




✔ Complementario de todo lo dicho es mantener el área debajo de la copa libre de vegetación y cubierta con un material oscuro como compost, corteza de pino, etc. Esto aislará las raíces del frío y además se calentará más con los rayos del sol, aportando calor al limonero y a sus raíces.


El viento

Después del frío ―y sumado a aquel―, el viento fuerte o constante es otro gran enemigo del limonero 4 estaciones, pero también de cualquier limonero.

Las flores y los frutos más pequeños se caen al suelo debido a las sacudidas y al azote de unas ramas contra otras, pero esto no es lo peor.

Cuando los vientos son fuertes y persistentes, el limonero sufre de una gran defoliación o pérdida de hojas, a veces incluso puede quedar casi completamente desnudo.

Esto es lo peor que puede pasar, puesto que la estructura del árbol queda desprotegida, pudiendo sufrir daños por frío en las ramas más jóvenes y llegado el buen tiempo, quemaduras solares a lo largo de toda la corteza.

El limonero que ha pedido casi todas sus hojas en invierno no comenzará a rebrotar hasta la primavera, y necesitará bastante tiempo para reponer todo el follaje. El abonado y el riego juegan entones un papel fundamental.


Abonado

Este tipo de limonero se podría abonar como cualquier otro aunque esto no sería lo más adecuado por una sencilla razón: estar en producción durante todo el año supone un consumo constante de nutrientes.

Dicho esto, bajo mi experiencia y opinión personal, recomiendo abonar cualquier limonero como si fuera uno 4 estaciones, de hecho en este artículo que te dejo aquí debajo verás que tan frecuente aconsejo el abonado.

★★★CUIDADOS GENERALES DEL LIMONERO

En este otro artículo hablamos del abonado, riego, podar y otros cuidados básicos de cualquier limonero.



Poda

Parece ser de consenso general el hecho de que el limonero 4 estaciones no se poda. Esto tiene cierto sentido, puesto que al estar siempre el árbol en producción, cualquier poda puede interferir con esta y perjudicar el equilibrio del limonero.

Dicho esto, sí se puede podar, y no solo eso, sino que ―bajo mi experiencia― este tipo de limoneros responden muy bien a las podas, incluso drásticas si fueran necesarias.





★★★CUÁNDO PODAR LIMONERO

En este otro artículo hablamos acerca de las épocas en las que es más recomendable podar el limonero en función de diversos factores.



Apoyaré esta afirmación con una experiencia real para despejar cualquier duda al respecto, lo cual no quiere decir que esto sea un dogma, ni mucho menos.


Experiencia de poda drástica en limonero 4 estaciones

En el jardín de mi casa había un limonero 4 estaciones que había sido plantado por los anteriores propietarios, por lo que al menos tendría unos 10 años de edad.

Una mañana después de un vendaval nocturno, me encuentro el limonero acostado en el suelo. El viento lo había tumbado, y supuse que le había roto una o varias raíces importantes.

Ante semenjante situación decidí jugarme todo a una carta y aprovechar para cambiar el limonero de lugar. Si fracasaba ya estaba todo perdido, y si resultaba ser un éxito, ganaría un limonero 4 estaciones adulto en una ubicación mejor para él y para mi.

Pues bien, al día siguiente lo podé tan drásticamente que parecía más bien un desmoche en toda regla. Decir que para sacarlo a mano del lugar no podría manejarlo si le dejaba todas las ramas, y además esto no le beneficiaría en absoluto si se producía una importante pérdida de raíces.

El limonero ahora era una sombra de lo que fue: unas raíces gruesas cortadas, algunas delgadas, un tronco de unos 15 cm de diámetro y tres ramas de unos 7-10 cm de diámetro y 50 cm de largo. En cada una de estas dejé una o dos ramas jóvenes (chupones) para que el árbol no quedara totalmente desnudo.

Lo trasplanté a su ubicación definitiva y esperé a la llegada de la primavera. Entonces lo aboné generosamente con purín de ortigas diluido en el agua de riego cada 2 ó 3 semanas y pronto aparecieron los primeros y tímidos brotes.

Decir que le costó bastante ―más de un año― reponer la copa a la mitad del tamaño original, pero la sorpresa fue máxima cuando vi que pocas semanas después de esos primeros brotes comenzaron a aparecer flores. Pensaba que después de tan salvaje poda estaría varios años sin producir limones pero me equivocaba.

Para terminar, debo decir que no solo el limonero pudo sobrevivir contra todo pronóstico, sino que mejoró su vigor y su aspecto general. Supongo que le vino bien una renovación, puesto que por su aspecto inicial supongo que nunca lo habían podado, y quizás eso lo mantenía debilitado.


En conclusión, para mi queda probado que el dogma de que el limonero 4 estaciones no se puede podar es falso.





★★★CÓMO PODAR LIMONERO

Aquí encontrarás información más precisa ―con vídeo práctico incluido― sobre la poda del limonero, información que puedes aplicar perfectamente al limonero 4 estaciones.



Riego

El riego es especialmente importante si el limonero está plantado en una maceta ―por grande que sea―, si el suelo es muy arenoso o somero y durante periodos de sequía acompañados de altas temperaturas. También tras haber realizado trasplantes o podas.

En el caso de suelos someros, arenosos o limoneros en maceta, los riegos han de ser frecuentes y de poca intensidad, tratando de que el suelo o sustrato permanezca siempre húmedo pero sin encharcamientos.

En suelos profundos, húmedos o de textura más arcillosa, los riegos serán más espaciados ―esperando a que se seque la superficie― y aportando mayor volumen de agua, con el objetivo de "llenar" la reserva del suelo.

Hay que tener mucho cuidado en suelos con tendencia a encharcarse ―arcillosos o con capa freática superficial―, ya que los limoneros ―incluido el 4 estaciones― no toleran nada bien el exceso de agua en el suelo mantenido durante algún tiempo.

En caso de que exista riesgo de encharcamiento, habrá que plantar el limonero en una meseta o elevación del terreno, ya sea natural o realizada apilando tierra.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.