FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo podar los geranios


Son al menos dos podas las que todo geranio necesita, una imprescindible para mantenerlo sano y la otra para favorecer su vigor y especialmente la emisión de gran cantidad de flores grandes y coloridas.





Aunque el geranio es una planta que no requiere muchos cuidados para mantenerse en sana y hermosa, uno que no puede faltar es la poda. Bueno, en realidad sí puede omitirse, pero entonces tendremos una planta menos bonita.

Si estás leyendo este artículo seguramente sea porque ya conocías la importancia de la poda del geranio, pero igualmente hablaremos de ello por si acaso.

(No te pierdas el vídeo explicativo de más abajo)


Por qué podarlos

Por dos cuestiones principales, aunque pueden darse otras en circunstancias especiales que no veremos en esta ocasión por ser poco frecuentes.


Por sanidad y/o estética

Se puede considerar una poda de mantenimiento o limpieza de la planta, aunque luego esto redunda en el aspecto y la belleza de la misma.

Hay que podar en cualquier momento las hojas, tallos y flores muertos o secos, rotos o enfermos, para evitar que el resto de la planta pueda infectarse con algún patógeno que podría haber en la zona afectada.

A la vez que se previene la aparición de enfermedades, la poda de partes deterioradas mejora enormemente el aspecto del geranio. Parecerá más radiante, sano y colorido.


Para favorecer la floración

Esta segunda poda se puede considerar también de renovación o correctiva, ya que permite sustituir los tallos viejos y agorados por otros nuevos y vigorosos, al tiempo que se aprovecha para equilibrar la forma de la planta.

Esta es la poda que, como ya se ha dicho, se puede omitir pero que si se realiza el vigor y la belleza del geranio se verán muy favorecidos.

El motivo de llevarla a cabo es que el geranio florece mucho mejor en los brotes nuevos ―los que crecen después del invierno―, y más vagamente en los brotes viejos, es decir, los que el año anterior dieron flor. Se puede considerar por tanto una poda de renovación.

Además, si no se cortaran los brotes del año anterior, la planta cada vez sería más y más grande, ocupando mucho espacio y descolgándose hacia el suelo, por lo que también tiene como objetivo indirecto mantener el tamaño.


Cuándo podar

En caso de que sea para sanear la planta se puede podar en cualquier momento, excepto durante el invierno si tienden a producirse heladas donde se encuentre el geranio.

La poda de renovación conviene realizarla al final del invierno, justo cuando el geranio va a comenzar a brotar de nuevo, de forma que se libere espacio para esos nuevos brotes antes de que aparezcan. En climas suaves ―sin heladas―, esta poda se puede practicar también en otoño.





CUÁNDO SE PODAN LOS GERANIOS

Aquí tienes más información acerca de las épocas en función del tipo de poda y del clima.



Cómo se podan

Siempre con tijeras limpias, afiladas y desinfectadas. Estas son las que uso yo y para el corte de brotes y tallos delgados son perfectas, ideales para flores como el geranio.

Si se van a podar partes muertas o enfermas, cortar un poco por debajo de la zona de unión entre el tejido seco y el vivo, de forma que no quede nada del primero, así también se evitará manchar la tijera con microorganismos que puede haber en él.

En el caso de la poda de renovación (floración), cortar los tallos que han dado flor el año anterior. Se distinguen porque son de color verde más intenso y se encuentran en el exterior del geranio. Se pueden cortar a distintas alturas, según se desee un rebrote más o menos vigoroso de la planta. Cuando más cerca del suelo se corte ―siempre dejando un buen trozo de tallo viejo con hojas―, mayor será la respuesta del geranio, produciendo muchos brotes vigorosos que darán mucha flor a lo largo de la primavera y el verano.

Esta poda va a producir como residuo muchos tallos jóvenes con hojas, ideales para producir nuevas plantas idénticas (clones) mediante esqueje de geranio, una técnica de multiplicación muy rápida, sencilla y efectiva con esta flor. Si no se desea producir nuevas plantas, los restos de poda se pueden incorporar al compost, o realizar purin poniéndolos en agua durante un par de semanas para que se descompongan, dando como resultando un abono líquido.



CUIDADOS DEL GERANIO

Además de la poda, el geranio agradece mucho estos otros cuidados que encontrarás en este artículo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.