FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Poda del almendro


Hablamos de la época de poda y explicamos como realizar los distintos tipos de poda -con vídeo incluido-, ya sea formación, poda en verde o correctiva, poda de producción y de rejuvenecimiento.





Época de poda

El almendro se suele podar en dos momentos del año. Una primera poda invernal, antes de que el árbol salga de su reposo vegetativo, y una segunda poda en verde ―con follaje― que suele realizarse a finales de primavera o comienzos del verano.

En algunos casos la poda en verde puede que no sea necesaria, ya que esta es una corrección de la primera.


Cómo podar

La manera de podar es siempre algo muy subjetivo, pero en cualquier caso ha de adaptarse al hábito de crecimiento de la variedad de almendro y a su porte, ya que no se puede ir en contra de la tendencia natural del árbol.


Poda de formación

La primera poda que recibe el almendro ―la que da comienzo a la formación― se realiza durante la plantación o poco después, y consiste en cortar el tallo principal a la altura que se desea que surjan las ramas principales o cruz.

CUÁNDO PLANTAR LOS ALMENDROS

En este artículo explicamos en qué época hacerlo en función tanto a raíz desnuda como en maceta o cepellón


Es frecuente que el almendro ya haya recibido esta poda en el vivero, por lo que no habrá que hacerla a menos que se quiera la cruz a diferente altura.

La poda de formación suele comprender los primeros 5 años de vida del almendro, o hasta que se considere que la copa ha adquirido la forma y tamaño deseados.

La forma más utilizada es la de vaso con tres ramas principales, con la cruz del tronco a aproximadamente 1 metro de altura.

Las ramas primarias o principales han de estar insertas en el tronco a distintas alturas, formar un ángulo de unos 45 grados con este y crecer en direcciones equidistantes.

En cuanto a las ramas secundarias, es conveniente que arranquen a unos 50 cm del tronco y que nuevamente formen un ángulo de 45 grados con la ramas primarias.

Además, estas ramas secundarias tienen que seleccionarse de forma que las que están próximas no se dirijan en la misma dirección, a fin de que no compitan por el espacio y la luz.


Aquí tienes una serie de vídeos en los que se explica muy bien cómo formar un almendro paso a paso. Después de que termine el primer vídeo te saldrá el siguiente.




Poda en verde

Consiste en cortar o rebajar brotes que aparecieron en primavera y que crecen demasiado o lo hacen en lugares que no interesan o que pueden suponer un problema.




Esta poda suele ser parte de la de formación, ya que es muy frecuente que haya que corregir el crecimiento de los brotes que han surgido después de la primera, así como aquellos que aparecen en el tallo por debajo de la cruz.

Todos los chupones deben ser eliminados para que no acaparen el crecimiento del árbol en lugar de que este se dirija a las ramas seleccionadas.


Poda de fructificación

Esta poda se comienza a realizar una vez que el almendro entra en producción, y será muy ligera si la formación del árbol ha sido buena.

Consiste en eliminar chupones, ramas que enmarañan la copa e impiden la entrada de la luz y el aire, y aquellas que muestran síntomas de estar envejecidas o enfermas.

Al igual que la de formación, debe realizarse anualmente y en invierno. Si un año no se hace al siguiente tendrá que ser más intensa, por lo que no compensa saltársela.


Poda de rejuvenecimiento

A medida que el almendro se va haciendo más viejo, las ramas reducen la producción de flores y frutos, por lo que es momento de rejuvenecer el árbol.

Esta es una poda drástica, que obliga al almendro a brotar con fuerza y reponer rápidamente la rama amputada.

Es preferible realizar esta poda en varios años consecutivos, cortando una rama principal cada año, y haciéndolo a una distancia de unos 50 cm del tronco del almendro.

Una vez que se produce el rebrote, habrá que actuar de nuevo como el poda de formación, seleccionado las ramas mejor orientadas y guiando su crecimiento.

Tras tres años de poda de rejuvenecimiento ―si el árbol tiene 3 ramas principales―, el almendro contará con nuevas y vigorosas ramas que volverán a ser productivas.


CUIDADOS DEL ALMENDRO

La poda por sí sola no es garantía de buenos resultados si no se tienen en cuenta estos otros cuidados.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.