FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Características de la arveja

Clasificación botánica y descripción de las partes de la planta conocida como arveja, guisante o chícharo, haciendo especial hincapié en su capacidad para fijar nitrógeno en el suelo, el principal responsable de la fertilidad de la tierra


Búsqueda personalizada

Nombres de la arveja

La arveja, cuyo nombre científico es Pisum sativum, también es conocida como guisante, chícharo o petipúas. Las variedades que se cultivan por sus vainas tiernas se conocen como cometodo, tirabeque o miracielo.

En España y otros países de habla hispana se utiliza fundamentalmente el término guisante o chícharo, mientras que en algunos países de Suramérica se emplea más el nombre arveja.



Clasificación botánica

La arveja pertenece al reino de las plantas, división angiospermas, clase dicotiledóneas, orden fabales, familia Fabaceae, más comúnmente conocida como leguminosas, a la que pertenecen también las alubias, habas, garbanzos, lentejas, altramuces, tréboles, etc.


Descripción

Se trata de una planta herbácea anual con capacidad para fijarse a otras plantas —o estructuras— mediante sus zarcillos. Esta característica le permite trepar por otras plantas o por un tutor, de forma similar a cómo lo hacen las alubias.

Se cultiva con varias finalidades: por sus granos —muy energéticos y nutritivos, por sus vainas tiernas y/o como abono verde, ya que mediante los nódulos que posee en las raíces es capaz de fijar nitrógeno en el suelo, mejorando la fertilidad del mismo.


Raíces

Presenta una raíz pivotante que puede alcanzar profundidades moderadas en el suelo.

Como ya adelantamos, una característica muy notable de la arveja o guisante, al igual que del resto de leguminosas, es que tienen la capacidad de tomar el nitrógeno gaseoso del aire, ayudándose de una simbiosis que establecen en sus raíces con bacterias capaces de realizar ese proceso. A cambio, las bacterias tienen un lugar donde vivir —los nódulos que se forman en las raíces— y reciben algunos nutrientes de la planta.

Esta capacidad —parece un super-poder— hace posible que los frutos de las leguminosas sean más ricos en proteínas que otros granos, como en el caso de los cereales, y además, mejoran la fertilidad de los suelos, tanto por los restos de nitrógeno que quedan al descomponerse las raíces de la arveja, como al enterrar la parte aérea de la planta o bien añadirla al compost.


Hojas

Imparipinnadas, compuestas por foliolos en número impar (3, 5, 7) situados unos en frente de otros y uno en el extremo que normalmente suele tener forma de zarcillo. Los foliolos normales son de forma olval, de hasta 5.5 cm de largo y 2 cm de ancho. Presentan estípulas pero no estipelas.


Flores

La arveja puede presentar flores solitarias o agrupadas en racimos de 2 o 3 en el ápice del pedúnculo. El color suele ser blanco o rosado.


Vainas

Tras la caída de las flores aparecen las vainas o legumbres, que suelen medir hasta 12.5 cm de largo y hasta 2.5 cm de ancho. Pueden se rectas o curvadas y su consistencia es carnosa cuando están tiernas.

Suelen contener de 3 a 12 semillas —las arvejas o guisantes— de forma más o menos cilíndrica y color verde cuando están tiernos y amarillento una vez maduran.


➟ Fascinante, ¿verdad? Pues mira cómo se siembra la arveja, es muy sencillo.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.