FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo se cultiva la fresa

Publicado por Antonio Amigo   ✧   Entre la azada y el teclado...

Descubre en este breve artículo todos los secretos del cultivo exitoso de la fresa, especialmente orientado a la producción doméstica para autoconsumo.



La fresa es una planta de cultivo muy sencillo, adecuado para principiantes o personas con poco tiempo para dedicar al cuidado del huerto.

Existen gran cantidad de variedades de fresa, cada una con unas características singulares como puede ser el tamaño, sabor, forma del fruto, precocidad, estabilidad de la cosecha, etc.

Se agrupan según sean variedades de día largo (reflorecientes), día corto (no reflorecientes) o neutro, dependiendo del la zona geográfica donde se realice el cultivo.

Si vivimos en un lugar con muchos días soleados y muchas horas de luz, podemos elegir una variedad de día largo que producirá fresas durante buena parte del año.

Sin entrar en detalles, digamos que las primeras requieren días con muchas horas de luz para florecer, las segundas necesitan días con pocas horas de luz y las del tercer grupo no se ven influenciadas por las horas de luz. 

Las variedades comerciales más extendidas son:

Albión, Camarrosa, Camino Real, Monterrey, Palomar, Portola, San Andreas y Ventana


Suelo adecuado para la fresa



Prefiere suelos ligeramente ácidos (pH 5.7 - 6.5), con buena aireación, sueltos, ricos en materia orgánica, húmedos pero bien drenados.

Soporta muy mal los suelos pesados y los salinos.


Clima favorable para la fresa



En estado silvestre, la fresa es una planta de clima fresco y húmedo, que soporta mejor las bajás temperaturas que las altas. Sin embargo, como explicamos al principio de este artículo, existen variedades que se adaptan mejor a cada clima.

Prefiere zonas de buena amplitud térmica entre la noche y el día, es decir, noches frescas y días cálidos.

Las temperaturas altas favorecen el desarrollo de las hojas mientras que las temperaturas bajas estimulan la floración.


Manejo del cultivo



Comenzamos este artículo diciendo que el cultivo de la fresa es muy sencillo. Es cierto, pero si queremos obtener frutos de buena calidad debemos tener en cuenta una serie de cuidados. 


Desinfección


Debemos considerar desinfectar el suelo si sospechamos que puede provocar enfermedades o si el cultivo ha estado precedido por patatas, tomates, pimientos, calabazas, sandías o melones. Se puede realizar mediante solarización, agentes químicos o llenado biológico.


Riego


Si las lluvias no son suficientes para mantener el suelo húmedo deberemos considerar el riego, preferiblemente por goteo. La falta o el exceso de agua pueden afectar seriamente la producción.

No se recomienda el riego por aspersión, puesto que aumenta el riesgo de contraer enfermedades en las partes aéreas.


Mulch o alcolchado


Es importante mantener el suelo cubierto, tanto para conservar la humedad como para evitar la nascencia de malas hierbas que puedan competir con el cultivo.


Poda


Si tras plantar las fresas observamos que hay poco crecimiento de hojas debemos podar las primeras flores, cuando éstas aparezcan, para estimular el desarrollo vegetativo.

Por el contrario, si pasado un tiempo tras es transplante, la planta está vigorosa pero no florece, debemos realizar una poda de hojas para inducir la floración.


Estamos mejorando y ampliando la información de este artículo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.