FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Poda de formación

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Hablamos de la poda de formación: en qué consiste, por qué es necesaria, cuándo realizarla, cuánto podar y cómo hacerlo.

¿En qué consiste?

Como su nombre indica, con este tipo de poda se intenta dar forma a una planta, generalmente un árbol o arbusto, que de otra manera crecería según su hábito natural, siendo menos armonioso, menos florido o menos productivo.


¿Es necesaria?

Como acabamos de mencionar, tiene grandes ventajas cuando se desea una planta más provechosa, pero realmente tampoco ocurre nada grave si no se realiza, a lo sumo se tendrá un ejemplar de aspecto natural, que ocupará mucho espacio, no será tan vistoso, tan florido o tan productivo.


En la poda de formación cada corte tiene que hacerse por una razón, buscando una respuesta concreta de la planta.


De lo anterior se desprende que si no se sabe como realizar este tipo de poda, es mejor no hacerla o dejarla en manos de un profesional.


¿Cuándo se realiza?

Es muy importante empezar tan pronto como sea posible, justo después de plantar el nuevo árbol o arbusto, para evitar que su crecimiento se descontrole y luego sea más complicado de corregir.

Con mucha frecuencia, la poda de formación comienza incluso antes de la plantación, ya en el vivero. Es por esto que cuando se ven árboles y arbustos a la venta en un centro de jardinería, suelen tener ya una forma determinada, buscada a propósito por los viveristas para agregar valor a la planta.

Pero como la poda de vivero es algo que no se puede cambiar, viene dado, consideraremos que la poda de formación comienza una vez adquirida la planta.

Dependiendo de la especie de que se trate y de la forma que se le quiera dar, se deberá comenzar justo en el momento de la plantación o esperar al siguiente invierno.

Generalmente, en los árboles y arbustos de hoja caduca, esta poda se suele realizar principalmente en invierno, siendo a veces necesaria una ligera intervención en verano para corregir el crecimiento de primavera.

En cambio, el los de hoja perenne, la poda de formación es mejor realizarla a partir de la primavera, una vez que las temperaturas son agradables e idealmente en la parada vegetativa del verano.

⇲ Relacionado
Cuándo podar los árboles✔ Explicamos cómo saber en qué época podar cada tipo de árbol, pero además incluimos una lista con las fechas de poda de más de 30 árboles muy comunes...


¿Cuánto podar?

Lo mínimo imprescindible, ya que todo corte supone un riesgo de enfermedad, estrés para la planta y una pérdida de tiempo, en términos del empleado para el crecimiento de la parte amputada.

Para lograr podar lo menos posible, es necesario conocer cómo es el hábito de crecimiento de la planta que se quiere formar y cómo responderá después de la intervención.

Como esto no siempre se conoce, es necesario fijar un límite. Nunca se podará más de 1/4 (la cuarta parte) de la copa.


¿Cómo realizarla?

Como hemos dicho más arriba, la poda de formación debe adecuarse a cada especie y a las características de cada ejemplar, por lo que es complicado dar una explicación general, aunque algunas cosas sí son comunes, y esas son las que pasamos a describir.

⇲ Relacionado
5 Tipos de poda en frutales✔ Además de la de formación, si tienes frutales deberías conocer estos otros tipos de poda...


Formación del tronco

Esta parte no es aplicable a la formación de los arbustos que se desea que ramifiquen desde el suelo, sino a árboles que tendrán un único tronco despejado.

Una de las primeras intervenciones busca fijar la altura a la que el tronco único comenzará a dividirse en las ramas que formarán la copa.

Esta altura, también llamada "de gálibo", será diferente si el árbol se encuentra en un jardín, al lado de un camino o carretera o si se desea acceder con facilidad a la fruta.

Para formar un tronco despejado, se van podando progresivamente ―a medida que crece la planta― las ramas y brotes que surgen en él, de manera que el árbol se vea forzado a desarrollarse verticalmente.


Selección de ramas principales

Una vez que el tallo del árbol alcanza la altura deseada, se puede dejar que siga creciendo en forma de eje central ―la manera más natural― o bien formarlo en vaso, y aunque existen muchas más opciones, estás son dos de las más comunes.

En la primera, simplemente se continúa podando todo brote que aparezca por debajo de la base de la copa. Esto dará lugar a un árbol alto, robusto, con una copa muy poblada en el exterior y más desierta hacia el interior, donde la luz apenas llegará.

En la segunda modalidad, se corta el tallo un poco más arriba de la altura deseada como base de la copa, y eso hará que surjan ramas laterales en el tronco, justo por debajo de la zona de corte. Estas ramas deben seleccionarse, conservar las más interesantes y eliminar el resto progresivamente.

⇲ Relacionado
Cómo podar manzano joven✔ En este artículo con vídeotutorial incluido, explicamos cómo realizar la poda de formación de un manzano joven...

El tronco y las ramas son la primera pieza de la estructura del árbol, pero la poda de formación no termina ahí, sino que debe continuar unos cuantos años más, seleccionando ramas secundarias y terciarias, y guiando el crecimiento hasta que la copa tenga un desarrollo importante.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.