FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Frutos y frutas de verano


Estas son las frutas que maduran en verano más habituales en los países de clima templado, algunas tan típicas como el melón o la sandía, y otras menos conocidas como las brevas.


El verano es quizá la estación del año en la que mayor variedad de frutos y frutas se pueden encontrar, y esto no es en absoluto una casualidad.

Más abajo tienes un vídeo explicativo sobre algunas de estas frutas.

La mayoría de las plantas pasan el otoño y el invierno aletargadas, debido a las bajas temperaturas y la luz escasa, pero resurgen con fuerza en primavera, cuando mejora el tiempo, creciendo, floreciendo y produciendo sus frutos.

Estos frutos van engordando a lo largo de la primavera, y a finales de esta estación ya empiezan a madurar los más tempranos, sucediéndose los demás durante los siguientes meses hasta la llegada del otoño.


Primeras frutas del verano

Una de las primeras frutas de verano en madurar es la cereza, que incluso según variedad y región puede madurar desde mediados hasta finales de la primavera, pero a comienzos del verano aún suelen verse cerezas.

Le siguen las ciruelas de distintas variedades, melocotones, nectarinas, albaricoques, paraguallos y algunas variedades tempranas de manzana como la clásica San Juan.

Las frambuesas, esos pequeños frutos parecidos a una mora pero de color rojo, se encuentran en su punto a comienzos de la época estival, así como las grosellas, aunque estas suelen comenzar a madurar a finales de primavera.

Las brevas ―los frutos de la higuera que comenzaron a desarrollarse el año anterior―, suelen madurar entre principios y mediados del verano.


A mitad del verano

Diferentes variedades más o menos tempranas de albaricoques, melocotones, ciruelas y peras hacen que la época de maduración se extienda durante todo el verano.

Las sandías y los melones, aunque en realidad son hortalizas, son las frutas más típicas a partir de mitad del verano, aunque hoy en día se pueden encontrar mucho antes, debido a que son cultivadas en invernadero.

Las moras son otros frutos típicos de este momento del año, y no por ser silvestres merecen menos atención, ya que se trata de una fruta muy sana y excelente para comer en fresco o para elaborar mermeladas y confituras.

Algunas variedades de arándanos comienzan su maduración en estas fechas y otras lo hacen más bien a finales.


Finales de verano

Cuando esta estación va tocando a su fin, otras frutas hacen acto de presencia. Se trata de los higos, las uvas, las avellanas, la mayoría de las variedades de peras.

Algunas variedades de manzana también maduran en este momento, aunque la mayoría lo hacen ya bien entrado el otoño.

Sigue habiendo sandías, melones y algunas frutas de hueso (melocotones, nectarinas, etc)



Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.