♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cuidados de la berenjena

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Una vez que las plantas de berenjena se trasplantan al lugar definitivo, hay que brindarles una serie de cuidados para ayudarles a asentarse y a desarrollarse lo mejor posible: aporcado, entutorado, acolchado, riego, prevención y control de plagas y enfermedades, etc.

La berenjena, aunque es una planta emparentada con el tomate, requiere muchos menos cuidados que este.

Tanto es así que solo con un riego adecuado ya puede que den algún que otro fruto, pero la cantidad y la calidad de estos mejoran mucho si se le brindan los cuidados que aquí vamos a explicar.

Pero antes de pasar a detallarlos, es importante que veas también el siguiente artículo en el que se tratan diferentes aspectos del cultivo. Si se ha hecho todo bien desde la siembra, siempre serán necesarios menos cuidados.

⇲ Relacionado
Cómo cultivar la berenjena✔ Desde la siembra hasta la cosecha: repasamos todos los aspectos clave a través de varios artículos específicos...

Protección frente al frío

En primavera, una vez que las berenjenas han sido trasplantadas al exterior, es posible que aún queden días o incluso semanas de tiempo poco favorable y temperaturas más bajas de lo que sería ideal para un desarrollo óptimo de la planta.

Por ello, es muy conveniente emplear algún sistema que permita proteger las pequeñas plantas del frío, del viento, de la lluvia fuerte, granizo, etc.

Una opción práctica y barata es la que mostramos en el enlace anterior. Permite una protección integral, sencilla y el mantenimiento de un ambiente más cálido alrededor de la planta.


Recordar aquí que no se gana nada trasplantando antes de tiempo, especialmente con plantas de clima cálido como la berenjena.


Control de adventicias

Esto es común en casi todos los cultivos, y consiste en eliminar las malas hierbas que surgen alrededor de las plantas, de forma que no roben nutrientes, agua y luz al cultivo de berenjenas.

Siempre es importante, pero muy especialmente al inicio del cultivo, cuando las plantas aún son pequeñas y crecen lentamente. En este punto, si no se retirarán las malas hierbas con frecuencia, en poco tiempo serían más altas que las berenjenas, privándolas de luz y haciendo que no pudieran crecer.

Además de lo anterior, un suelo cubierto de vegetación ofrece cobijo y alimento a plagas y enfermedades, y esto puede suponer que sea más complicado detectarlas y acabar con ellas.







Aporcado

Una vez que las plantas se han afianzado en el terreno y su tamaño ha aumentado considerablemente, conviene realizar uno o varios trabajos de aporcado, cavando superficialmente la tierra a su alrededor y arrimándola al tallo de la planta.

Esto es muy importante por varios motivos, pero especialmente por estos dos:

➊ Al quedar una mayor porción del tallo enterrada, pueden surgir más raíces que contribuirán al desarrollo de la planta y de los frutos.

➋ Por otro lado, esto también favorece que la planta se sostenga más firmemente, resistiendo mejor los vientos y el peso de los frutos.


Acolchado

Cuando se ha realizado el último apocardo y se han eliminado las malas hierbas del suelo, y cuando el tiempo ya comienza a ser seco y caluroso, conviene cubrir la superficie de la tierra, lo que se conoce como acolchado, y que ofrece muchas ventajas.

La berenjena necesita que el suelo esté siempre con un buen nivel de humedad, así que el acolchado le vendrá muy bien, además de permitir un ahorro de agua y que no nazcan malas hierbas.

⇲ Relacionado
Poda de la berenjena✔ Hablamos de tres tipos de poda de la berenjena: si son o no necesarias, si ofrecen ventajas y cómo realizarlas...


Entutorado

Una vez que las plantas alcanzan cierta altura, y acabados los trabajos anteriores, es momento de colocar tutores para asegurar los tallos y las ramas de las berenjenas y evitar así que se rompan con el peso de los frutos o con el zarandeo producido por el viento.

Otra ventaja importante del entutorado, si se realiza correctamente y junto con la poda, es que permite una mejor aireación e iluminación de toda la planta. Esto es beneficioso tanto en la prevención y tratamiento de plagas y enfermedades, como para obtener mejores cosechas.

También se pueden instalar al inicio del cultivo, sobre todo cuando se trata de palos, cañas o varillas clavadas al lado de las plantas.

Una mezcla de estos con hilos que van de uno a otro es lo ideal, ya que así no hay que colocar tantos palos o varillas, y las ramas descansan sobre los hilos bien tensados.






⇲ Relacionado
Riego de la berenjena✔ En este artículo te contamos cuándo y cuánto hay que regar la berenjena en función de las condiciones ambientales, del tipo de suelo, la forma del...

Plagas y enfermedades

Pueden ser muchas las plagas y enfermedades que afecten a la berenjena, pero lo cierto es que salvo excepciones, en un huerto familiar es poco frecuente que el cultivo peligre por alguna de ellas.

Cuando se cultivan en grandes extensiones ―cultivos profesionales―, o cuando el huerto está cerca de una de estas zonas, es más posible que sobre todo las plagas sean un problema.

Las siguientes plagas son las que hay que tener presentes:

Araña roja

Mosca blanca

Escarabajo de la patata

Pulgones

Orugas

Nemátodos


Prácticas preventivas

Cada una de las plagas anteriores se puede combatir tanto con productos ecológicos o naturales como con plaguicidas de síntesis, pero siempre es mejor prevenir. Veamos cómo.


Mantener el huerto y los alrededores limpios y ordenados. Los objetos apilados, vegetación densa, restos vegetales en descomposición, etc. son el escondite perfecto para muchas plagas.

Rotar los cultivos, plantando la berenjena en una parcela en la que no se haya cultivado los dos años ―o mejor más― anteriores berenjena, tomate, pimiento o patata.

Revisar las plantas con frecuencia en busca de plagas y sus daños. Actuando al inicio es mucho más sencillo parar el ataque.



En cuanto a las enfermedades, estas son las más comunes:

Verticillium dahliae: marchita las plantas y no hay tratamiento posible.

Botritis: muy sensible a esta enfermedad.

Oidio

Mildiu

Alternaria

Esclerotinia

Virus del bronceado del tomate: transmitido por trips.


Prevención

Al igual que con las plagas, existen remedios y productos específicos para cada enfermedad o grupo de ellas, pero prevenir siempre es la mejor de las opciones.

Los tres puntos que mencionamos más arriba para la prevención de plagas, son también aplicables para las enfermedades, pero además se puede considerar lo siguiente:


✔ Llevar los restos de poda, tanto de la berenjena como de otras solanáceas, lejos del huerto o destruirlos, por ejemplo en el fuego.

✔ Realizar el abonado de fondo con abonos orgánicos maduros y siempre con la mayor antelación posible.

✔ Evitar encharcamientos prolongados del suelo, ya sea gestionando el riego adecuadamente, mejorando la textura del suelo, su elevación, etc.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.