♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Poda de la berenjena

MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Hablamos de tres tipos de poda de la berenjena: si son o no necesarias, si ofrecen ventajas y cómo realizarlas.

La poda de la berenjena, aunque sí se realiza, no es una práctica tan extendida como por ejemplo en el caso del tomate.

Esto es debido a que no está claro del todo que ofrezca grandes beneficios para el cultivo en relación al coste en términos de tiempo empleado para realizarla.

A nivel profesional esto puede ser un problema, pero en un pequeño cultivo familiar el tiempo no suele serlo, ya que gran parte del que se emplea es a modo de divertimento, y sin tener en cuenta el tiempo empleado ―que tampoco es tanto― la poda sí ofrece ventajas.

A continuación hablaremos de dos trabajos de poda diferentes: un primero más sencillo y menos opcional, y otro del que sí se puede prescindir, aunque también puede traer un beneficio importante.


Poda de saneamiento

Esta debería realizarse siempre, puesto que promueve la salud, el vigor y la productividad de la planta.

Después del trasplante, y una vez que las plantas aceleran su crecimiento, conviene ir eliminando de vez en cuando las hojas más viejas ―las de más abajo― y aquellas que puedan estar afectadas por alguna enfermedad, que normalmente son también las más viejas.

Si las plantas están muy frondosas, también conviene podar alguna hoja del interior para que la luz y el aire accedan mejor y baje la humedad en esa zona.

Además, aquellas flores que no cuajan en forma de frutos, también deben ser retiradas de la planta para que no puedan ser un foco de enfermedades. Terminarán cayéndose por sí mismas, pero si se podan mejor.

Todo esto redundará en plantas más sanas y más productivas, así que bien merece la pena.


Poda de formación

Esta otra poda tan clásica en algunas plantas, no está muy extendida en la berenjena, pero como la vamos a enfocar aquí tiene mucho interés.

Una vez que la berenjena ha alcanzado un cierto desarrollo, coincidiendo normalmente con el inicio de la floración, el tallo principal de la planta se divide en varias ramas, que a su vez se bifurcan sucesivamente a medida que se extienden.

A lo largo de todas esas ramas, y también en el tallo, habrá muchas hojas, tantas que apenas dejarán ver el interior de la planta. Esto no es lo ideal para la producción de frutos de calidad y para que maduren pronto, así que veamos como intervenir.






⇲ Relacionado
Otros cuidados de la berenjena✔ Además de la poda, que no es el cuidado más importante, existen otros que sí lo son y de los que hablamos aquí...


Eliminación de chupones

Aunque muchas veces esto no se considera una poda de formación, lo cierto es que sí lo es. ¿Por qué? Pues porque si se dejaran estos brotes que aparecen cerca del suelo, la planta tendría varios tallos, a modo de arbusto, sería mucho más caótica y densa, y tanta rama y hojas juntas no es ninguna ventaja, más bien al contrario.

Todo brote que aparece por debajo de la cruz ―el punto en el que el tallo se divide― debe podarse tan pronto como sea detectado, para que no acapare los recursos de la planta y estos puedan ser destinados a otras partes de mayor interés.


Poda de ramas

Salvo excepciones, la poda de ramas no solo no ofrece ningún beneficio ni en la precocidad, ni en la calidad, ni en el número de frutos, sino que incluso empeora algunas de estas cosas.

Esto mismo es lo que han demostrado en este estudio realizado por el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (Galicia - España). Aunque hay que precisar que este se realizó bajo invernadero, es bastante razonable pensar que lo mismo o muy parecido pasará en el exterior.

Por tanto, la poda de formación de la berenjena se debe limitar exclusivamente, como vimos, a eliminar los chupones y hojas por debajo de la cruz.

⇲ Relacionado
El cultivo de la berenjena✔ Aspectos básicos sobre cómo cultivar esta planta, con vídeotutorial paso a paso incluído...

Poda de regeneración

En los cultivos de berenjena en invernadero, se puede realizar una poda más aparte de las anteriores: la poda de regeneración.

Consiste en podar gran parte de la copa de la planta para favorecer su rebrote y una nueva producción más tardía, por ello solo es posible en inverno o en climas siempre cálidos.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.