FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Trasplantar aguacate


El aguacate es un árbol muy sensible a ciertas condiciones ambientales, por lo que debe transplantarse en el momento adecuado y considerando los aspectos que mencionamos en este artículo.


Según el aguacate se haya obtenido por siembra de semilla o compra en un vivero, habrá que realizar uno o dos trasplantes, de los cuales hablaremos a continuación.


Trasplante a maceta

Si la semilla de aguacate se ha germinado en agua, es necesario que una vez que la planta tenga unos 20 cm de alto ―o 30 días después de haberla sumergido―, se pase a una maceta con tierra para que la planta pueda seguir creciendo.

La maceta tiene que se bastante grande, de al menos unos 20 cm de alto y entre 10 y 20 de diámetro, y llenarse con un sustrato equilibrado, desinfectado y con muy buen drenaje.

Es importante que las raíces queden estiradas y que la parte de arriba del hueso de aguacate sobresalga de la tierra, para lo cual conviene echar grava en el fondo de la maceta, luego un poco de sustrato, seguidamente sostener la planta en el centro y echar más tierra alrededor hasta llenar el recipiente.

Se termina compactando levemente y regando para asentar la tierra. Colocar el lugar luminoso pero donde no dé el sol directo


Trasplante al exterior

Si se desea que el aguacate pueda desarrollarse completamente como el árbol que es, y quizás hasta dar frutos tras 3 ó 4 años, habrá que trasplantarlo al terreno.


Cuándo hacerlo

Los aguacates jóvenes son árboles muy sensibles que pueden resultar gravemente dañados o incluso morir si se ven sometidos a ciertas condiciones adversas.

Una de esas condiciones críticas es el frío ―las heladas―, que no necesita ser muy intenso para provocar quemaduras en las hojas, dado que el aguacate no las pierde en invierno. Si las temperaturas se acercan a 0℃, un aguacate que ha sido trasplantado al exterior puede perecer si no se protege del frío de alguna manera.

El sol intenso es otro problema, ya que puede dañar la corteza del árbol, la cual es muy sensible a los rayos solares. Además, los aguacates recién trasplantados tienden a manifestar muy fácilmente síntomas de sequía cuando el tiempo es caluroso.

Por estos y otros motivos, no conviene trasplantar al exterior el aguacate hasta que la planta se endurezca lo suficiente. La corteza del tallo y de las ramas se vuelve más resistente, perdiendo su color verde intenso y tomando otro más apagado.

En general, no es recomendable trasplantar el aguacate hasta que este tenga al menos un año de vida, puesto que no se adelanta nada y se reducen los riesgos.


Cómo trasplantarlo

El proceso de trasplante es el mismo que para cualquier otro árbol, aunque hay que tener en cuenta algunas cosas importantes para el caso concreto del aguacate que veremos más abajo.


CÓMO PLANTAR UN ÁRBOL

Aquí explicamos cómo hacer el hoyo y trasplantar o plantar un árbol en él.


Recomendaciones importantes

• Plantar el aguacate en un lugar luminoso y abrigado de los vientos dominantes (muy sensible al viento fuerte)

• Evitar plantarlo en un suelo con tendencia al encharcamiento, ya que se trata de un árbol muy sensible al exceso de agua.

• Clavar una estaca antes de trasplantarlo, a la cual se amarrará con cuidado para que no se rompa y crezca recto.

• Dejar espacio disponible en el lugar de plantación ya que el aguacate es un árbol muy vigoroso cuya copa ocupara una gran superficie.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.