FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Importancia del espacio en nuestro huerto


Ahondaremos en las implicaciones que tienen las dimensiones y la ubicación del huerto para optimizar el desarrollo de nuestros cultivos.


El espacio es uno de los factores más importantes a la hora de cultivar un huerto. Si no has leído la introducción, te recomendamos hacerlo en Fundamentos para cultivar un huerto con éxito

Uno de los errores más frecuentes cuando comenzamos a cultivar nuestras propias hortalizas y que, sin duda, acarreará consecuencias negativas, es "plantar muy junto", es decir, poner las plantas a una distancia inferior a la que necesitarán para desarrollarse plenamente y de forma óptima.


Si queremos que nuestras plantas se desarrollen de forma óptima, además de otros factores, debemos respetar el marco de plantación recomendado para cada variedad, en función de sus características y necesidades. Si compramos las semillas, es frecuente que esta información figure impresa en el envase. Si sembramos nuestras propias semillas o si compramos las plantas ya germinadas, no dispondremos de esta información y tendremos que buscarla. En Mundo Huerto tienes a tu disposición las recomendaciones para el marco de plantación de muchas variedades. Si no encuentras la tuya, puedes realizar una búsqueda en internet, sabiendo, claro está, de qué variedad se trata.

Además de respetar el marco de plantación, debemos tener en cuenta la orientación y la exposición al sol de nuestro huerto en toda su extensión. Si existen elementos que arrojan sombra, como árboles, setos, muros, etc. debemos tenerlo en cuenta también y aprovecharlo en nuestro beneficio.

Podemos  aumentar un poco la densidad de las plantas si a cambio las ubicamos en una zona de nuestro huerto más soleada y ventilada, y si nos aseguramos, por un lado, de mantener a raya las malas hierbas y, por otro, de cuidar el desarrollo de las plantas, eliminando la vegetación sobrante, como hojas viejas y enfermas, chupones, etc.

Aún así, siempre intentaremos que las plantas adultas no lleguen a tocarse con sus vecinas o lo hagan de manera muy sutil y que el sol y el aire puedan penetrar entre ellas.


Un croquis del huerto

Antes de nada, es recomendable realizar un croquis de lo que será nuestro huerto, teniendo en cuenta el espacio total del que disponemos, los cultivos que queremos que crezcan de forma simultánea en el huerto, las necesidades y características de cada uno y las particularidades del huerto. Debemos, también, dejar el espacio nesario para movernos por el huerto, entre filas, caminos, etc. para que podamos pasar con una carretilla, por ejemplo.

Un buen croquis nos puede facilitar mucho los trabajos en el huerto y la tan necesaria rotación de cultivos. Lo guardaremos para que, llegada la siguiente temporada, nos recuerde en qué posición estaba cada cultivo el año anterior.


Optimizando el espacio

En el fondo es como el juego del Tetris. Debemos colocar las piezas de forma que encajen y todo quede armónico, sin espacios desaprovechados, pero también dejando el necesario para el desarrollo de las plantas.

Para ello, recurriremos, si podemos, a algunas técnicas de la asociación de cultivos. Por ejemplo, aprovecharemos los espacios que quedan entre plantas que se desarrollan lentamente o de ciclo largo, para intercalar otras de crecimiento rápido o de ciclo corto. Un ejemplo de esto sería plantar lechugas entre las tomateras recién plantadas ya que, cosecharemos la lechuga antes de que las tomateras necesiten todo el espacio disponible. Los espacios vacíos significan más trabajo, ya que al pasar la luz del sol hasta ellos, se desarrollarán malas hierbas que tendremos que eliminar para que no compitan con el cultivo. 

Otra recomendación interesante es plantar las hortalizas que ocuparán más espacio en las zonas exteriores del huerto, si éste no está cerrado sobre si mismo. Por ejemplo, si alrededor del huerto hay una extensión mayor de hierba, frutales, etc. podemos plantar las calabazas, melones, sandías en el borde mismo del huerto y guiarlas para que crezcan hacia el exterior. De esta manera no invadirán el espacio del huerto pero su pié seguirá estando dentro del mismo para faciliar los riegos, por ejemplo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.