FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Injerto de canutillo

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Explicamos el injerto de canutillo en sus dos modalidades, en qué época se puede realizar, en qué árboles da buen resultado y el procedimiento paso a paso y con vídeo demostrativo.

El injerto de canutillo no es más que un injerto de yema en el cuál esta se desprende con un cilindro de corteza despegado de la vareta.

Se puede decir que es muy similar a un injerto de chapa, pero en el que el fragmento de corteza es completo.

ⓘ Más abajo tienes un vídeo explicativo acerca de cómo realizar este injerto, pero es necesario que leas primero el resto del artículo.

⇲ Relacionado
El injerto: Lo básico

✔ Aquí tienes una serie de conocimientos básicos sobre los injertos, fundamental para entender cómo se produce la unión y por qué...



Cuándo injertar...

Este injerto necesita que la savia esté en movimiento, por lo que puede practicarse a principios de la primavera ―a ojo velando― o a finales del verano ―a ojo durmiendo―.

En el hemisferio norte, las fechas más concretas abarcarían desde finales de marzo hasta principios de abril, y desde finales de agosto hasta principios de septiembre, aunque esto también dependerá del clima del lugar.


Para qué árboles...

Se emplea con mucha frecuencia en el injerto del castaño, del nogal y a veces del almendro, aunque en realidad podría aplicarse a cualquier árbol o arbusto cuya corteza se desprenda con facilidad en forma de canutillo.

Generalmente se usa en las especies mencionadas, especialmente el castaño y el nogal, por sus maderas blandas y mala soldadura por exceso de savia.


Cómo realizarlo

Existen al menos dos modalidades a la hora de ejecutar este tipo de injerto, aunque suele ofrecer mejores resultados la segunda de ellas, especialmente en el castaño.

En ambas hay que seleccionar como material de injerto una vareta del año, pero que posea yemas bien desarrolladas.

⇲ Relacionado
Injertos de yema

✔ En este otro artículo puedes ver más tipos de injertos de yema, algunos de los cuáles son mucho más fáciles de realizar que este y más efectivos para la mayoría de los frutales..



Normal

Veamos como proceder en esta primera modalidad del injerto de canutillo, que quizás sea la más fácil de las dos.


➊ Extraer el canutillo

En la modalidad normal, se elige una yema de la vareta, y se realiza con la navaja una incisión transversal 2 cm por encima y otra 2 cm por debajo de dicha yema.

Seguidamente, en la parte opuesta a la yema, se hace ahora otra incisión en la corteza, pero esta vez longitudinal. Este segundo corte es perpendicular a los dos primeros y llega de uno al otro.

Hecho esto, el cilindro o canutillo ya se podrá separar de la vareta, introduciendo la espátula de la navaja entre la madera y la corteza.


➋ Preparar en patrón

Ahora se elige una rama ―o tallo― del patrón cuyo diámetro sea similar al de la vareta de la cual se extrajo el canutillo de corteza.

En una zona lisa del patrón o portainjertos, se realiza una operación similar al paso 1, para extraer de nuevo un cilindro de corteza de la misma longitud que el anterior.


➌ Colocar el canutillo

En este paso hay que poner el primer canutillo sobre la zona sin corteza que quedó en el patrón, teniendo las siguientes precauciones:

- La orientación vertical del canutillo ha de ser correcta. Si se invierte fracasará el injerto.

- Los bordes superior e inferior del canutillo han de coincidir exactamente con los bordes de la corteza del patrón.

- El cilindro tiene que cerrar también en su parte posterior, juntándose ambos lados del corte longitudinal.

- La yema ha de quedar debajo de otra yema del patrón o de una rama de este, para que la savia siga fluyendo a través del injerto.


➍ Atar y sellar

Por último, hay que atar el injerto firmemente con cinta, teniendo cuidado de no cubrir la yema de este.

Opcionalmente, aunque recomendable, se puede aplicar mástic sobre la atadura, dejando de nuevo la yema al descubierto.

Para finalizar, se corta el patrón por encima del injerto, pero dejando la yema o rama tirasavia mencionada en el paso anterior. Las ramas y brotes por debajo del injerto también tienen que ser eliminados.


En tiras

Esta modalidad es bastante similar a la anterior, si bien tienen algunas diferencias importantes.


➊ Extracción del canutillo

En este caso el canutillo debe sacarse sin el corte posterior, es decir, siendo un cilindro cerrado, para lo cuál hay que cortar la vareta justo por encima de este.

El procedimiento para la realización de los cortes transversales es idéntico al ya explicado en la modalidad anterior.

Para que el cilindro se despegue, hay que tratar de girarlo con los dedos, teniendo cuidado de no dañar la yema.

Si la savia está fluyendo, el canutillo debería despegarse fácilmente, aunque a veces puede ser necesario frotar su corteza ligeramente con el mango de la navaja.


➋ Preparación del portainjertos

Al igual que el caso anterior, se debe elegir una zona lisa y de diámetro similar o ligeramente inferior al canutillo extraído de la vareta.

Se corta el tallo del patrón en ese punto y se realizan varios cortes verticales en la corteza, como dividiéndola en porciones iguales.

Ahora se despega la parte superior de esas porciones, y se tira hacia abajo de ellas ―un poco―, de forma simultánea.


➌ Unión

Respetando la verticalidad del canutillo, se comprueba si entra en la madera que ha quedado a la vista a bajar las tiras de corteza.

Si no entra, habría que intentarlo de nuevo en otro tallo más delgado. Por eso es importante elegir bien el punto en el que se comienza. Puede ser más delgado pero nunca más grueso.

Supongamos que el canutillo entra. Como quedará bastante flojo, habrá que ir tirando hacia abajo de la corteza del patrón, a medida que se empuja el cilindro en esa misma dirección.

Cuando se vea que el cilindro de corteza ya está bastante ajustado a la madera, hay que ir más despacio, tratando de que al final, el borde inferior del canutillo quede haciendo presión contra la base de las tiras de corteza.

Tradicionalmente este injerto finalizaba aquí. Se cortaban las tiras y se dejaba sin atar, no obstante se puede proceder como en el paso 4 de la modalidad explicada anteriormente, con cuidado de dejar el sobrante de las tiras hacia arriba, cubriendo parte del canutillo.


A continuación puedes ver el proceso que acabamos de explicar.



Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.