FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo enraizar una planta


Explicamos por qué las plantas tienen la capacidad de enraizar, en qué situaciones lo hacen en la naturaleza y cómo aprovecharlo para multiplicarlas fácilmente.





La mayoría de las plantas tienen la extraordinaria capacidad de regenerar sus raíces a partir de una porción de tallo que contenga yemas y reservas acumuladas u hojas para poder obtenerlas.

Veamos tres casos que suelen darse con frecuencia en la naturaleza.

➽ Rama de higuera que echó raíces al quedar enterrada.

➊ Rama sepultada bajo tierra o vegetación húmeda. En la naturaleza, cuando el viento rompe una rama de un árbol y esta cae al suelo, puede quedar parcialmente cubierta de vegetación ―o de tierra―, lo que conserva la humedad y genera un ambiente propicio para que la rama emita raíces, arraigue en el suelo y se convierta en otro individuo, aunque genéticamente idéntico a la planta madre.

Esto no ocurre siempre, ya que depende de las condiciones en las que quede el fragmento de tallo roto, de la climatología de las siguientes semanas o meses y de la facilidad que tenga la planta para enraizar. La mayoría de las veces el trozo de tallo o rama simplemente se seca y muere.

Yo lo vi con mis propios ojos, cuando en una ocasión amontoné ramas de higuera (ver foto anterior), kiwi, avellano ―y otros árboles― en una zona de la finca que quería rellenar. Cubrí el montón con hierba segada y luego un poco de tierra, y después de algunos meses, me sorprendí cuando del montón salieron brotes de higuera principalmente, pero también algunos de kiwi y avellano (todas estas son plantas que enraízan con facilidad) Algunos los trasplanté a otro lugar y arraigaron sin problemas.

➋ Rama que queda sumergida en agua. En otras ocasiones, y especialmente en plantas que suelen crecer cerca de masas de agua, puede pasar que la rama caiga en un río o lago ―o en un charco―, y la corriente la arrastre unos pocos o muchos metros e incluso kilómetros. Estas plantas han sabido aprovechar estos accidentes para multiplicarse, logrando emitir raíces bajo en agua y enraizando en otra zona de la orilla del mismo o de otro río o lago.

➌ Tallo que recibe más tierra. La parte del tallo que queda fuera de la tierra no emite raíces porque quedarían al aire, pero si por alguna razón sube el nivel de la tierra (por ejemplo porque un desprendimiento la arrastra hasta él), el nuevo fragmento que ahora ha quedado enterrado, comienza a enraizar para aprovechar la nueva situación.




Esto también ocurre cuando la hierba alta y espesa que rodea a un tronco permanece húmeda durante muchas semanas o meses. Suele apreciarse en los frutales que crecen en zonas húmedas, cuando no se ha cortado la hierba alrededor de estos durante mucho tiempo. Al hacerlo se puede ver como el tronco estaba emitiendo raíces en la zona que estuvo siempre húmeda.

Por tanto, el enraizamiento de un fragmento vegetal desprovisto raíces es un proceso natural que ha surgido fruto de la evolución de la mayoría de las plantas.

Veamos ahora qué condiciones favorecen la emisión de raíces.


Condiciones favorables para el enraizamiento

Primero de todo hay que decir que la planta debe tener la capacidad de emitir raíces a partir del tallo, de lo contrario nada de esto servirá.


Reservas acumuladas u hojas

En muchas ocasiones, los tallos no son verdes y no tienen hojas (no pueden generar energía), por lo que la producción de raíces se lleva a cabo consumiendo las reservas acumuladas.

Un tallo que no puede hacer la fotosíntesis y que apenas tiene reservas seguramente no enraizará. Si es de color verde, entonces tendrá clorofila, y aunque no haya hojas, realizará una débil fotosíntesis que lo proveerá de materia y energía.


Ausencia de luz

Es sabido que el crecimiento de las raíces se ve inhibido cuando reciben luz. Esto es así para que siempre crezcan bajo tierra, sino las veríamos sobre el suelo tan campantes, cosa que no aportaría nada a la planta.

Por tanto, aunque mucha gente lo desconoce, hay que procurar oscuridad ―o al menos poca luz― para que las plantas enraícen con más facilidad.

En una ocasión hice el siguiente experimento: tomé unos cuantos fragmentos de rama de sauce que no tenían hojas y los metí en sendos recipientes trasparentes (eran botellas de agua cortadas) con agua dentro. Una de ellas la metí a su vez dentro de una maceta de color negro, mientras que la otra la dejé a la luz. Ambas estuvieron en el mismo lugar y durante el mismo tiempo, pero cuando después de un par de meses comprobé los resultados...vi que era cierto. Los tallos que había metido en el recipiente oscuro estaban llenos de raíces, mientras que los otros tenían algunas pero en mucha menor cantidad y tamaño.


Temperaturas cálidas

Las plantas no tienen forma de generar calor por sus propios medios, así que necesitan que la temperatura exterior sea agradable, para que la química de la vida pueda funcionar. De lo contrario todo se para o funciona a muy baja velocidad.

Para que una planta enraíce tiene que tener una buena actividad interna (tiene que fabricar raíces), y para que la tenga, tiene que hacer calor. ¿Cuánto? Eso ya depende de las condiciones a las que esté adaptada la planta, pero en general, con temperaturas entre 20 y 25℃ suele ser suficiente.


Humedad constante

Otra cosa importante para que ocurra el "milagro", es que la zona en la que deben de emitirse las raíces tiene que estar en todo momento húmeda, aunque no hace falta mojada.




Además, si el fragmento de planta tiene hojas, toda la planta deberá estar rodeada por un ambiente húmedo, ya que al no tener todavía raíces, se secará rápidamente en un ambiente seco.

En este sentido, tampoco conviene que se tenga a pleno sol o en una zona que haya corrientes de aire. Mejor en un lugar luminoso, húmedo y sin viento. Esto se suele lograr fácilmente cubriendo la planta con una botella cortada, un plástico transparente o algo similar.


Asepsia

Esto quiere decir que la zona a enraizar no debe estar en un caldo lleno de bacterias o en un sustrato repleto de hongos, ya que si esto ocurre, lo más probable es que se pudra entes de emitir raíces.

El agua debe cambiarse con frecuencia, y si se hace en sustrato, debe estar desinfectado (o al menos sin patógenos) y no encharcarse, ya que el exceso de agua en un sustrato suele ser igual a hongos y bacterias.


Además de todo lo anterior, con plantas que emiten raíces con dificultad, es posible que haya que emplear hormonas de enraizamiento, para forzar el proceso que quizás no ocurriría de forma natural.


Realizar el enraizamiento

Si has leído lo anterior seguramente ya sepas como hacerlo, y es que ya está todo dicho.

Antes de nada, investiga de qué parte de la planta es mejor que cortes el tallo a enraizar, en qué época y de qué tamaño, si tiene que tener hojas o no, etc.

En agua

➽ Tallos de sauce enraizados en agua.

Luego, lo más fácil es que pruebes con el agua. Es sencillo y funciona para muchas plantas. Solo tienes que echar agua limpia y sin cloro en un recipiente opaco (o pintado, tapado, etc) hasta cubrir la mitad o dos tercios del tallo.

Si sigues los consejos anteriores y este método no te funciona, prueba entonces con sustrato.

ESQUEJES EN AGUA

Aquí puedes ver cómo hacer este tipo de esquejes de forma detallada.


En sustrato

Aquí lo importante es elegir un sustrato adecuado, que no tenga patógenos y que retenga bien la humedad, que no se descomponga y que sea muy poroso. Hay muchos: fibra de coco, arena, ambos mezclados a partes iguales, etc.

Si aún así no logras que después de unos meses la planta enraíce, entonces quizás tengas que comprar hormonas de enraizamiento, y repetir este proceso, pero esta vez impregnando el tallo con ellas. También se puede hacer líquido enraizante casero a base de lentejas u otras legumbres germinadas y trituradas, pero de esto tienes mucha información en la red.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.