Logotipo mundohuerto.com
Olivo

Abonos caseros para olivos

Todos ellos de muy fácil acceso y muy ricos en nutrientes, especialmente cuando se aplican de forma combinada o complementaria
Publicado: (última modificación 17 Nov 2023) Por Foto del autor Síguenos - ♻ Participa

Los olivos (Olea europaea) son árboles venerables que han sido cultivados durante milenios por sus preciados frutos, las aceitunas, y su valioso aceite. Para asegurar un crecimiento saludable y una buena producción, es esencial proporcionar a estos árboles los nutrientes adecuados.

Olivo milenario

Cuando no se quiera recurrir a los fertilizantes comerciales, los abonos caseros ofrecen una alternativa sostenible y económica, además de reducir la dependencia de los productos químicos.

A lo largo de este artículo se hablará de varios abonos caseros fáciles de producir y que son apropiados para fertilizar los olivos, pero de nada servirán si se descuidan otros cuidados básicos, como el deshierbe y la poda, fundamentales en el caso de estos árboles.

Compost o composta

El compost es un abono casero básico y versátil, que proporciona una amplia gama de nutrientes esenciales para cualquier planta.

Para hacer compost casero, solo hay que mezclar restos de cocina (cáscaras de frutas y verduras, posos de café, etc) con materiales del jardín (hojas, ramas trituradas, hierba cortada, etc). Es importante mantener una proporción equilibrada entre materiales verdes o húmedos y marrones o secos, para obtener un compost de calidad.

Una vez que el compost está maduro, se aplica una capa alrededor del tronco del olivo, evitando que toque directamente la base del árbol. Esto es mejor hacerlo desde finales del otoño hasta principios de la primavera.

Estiércol de animales de granja

Las personas que viven en un entorno rural, en una aldea, pueblo o villa, tienen la posibilidad de criar animales de granja, como gallinas, pavos, conejos, cabras, cerdos, vacas, caballos, etc, y por tanto, tienen acceso directo a los excrementos de estos, es decir, al estiércol.

El estiércol bien descompuesto es una fuente valiosa de nutrientes, como el nitrógeno, el fósforo y el potasio, los más demandados por el olivo y casi cualquier frutal.

Antes de aplicarlo, hay que asegurarse de compostar el estiércol durante al menos seis meses, aunque si hace calor puede ser menos tiempo. El estiércol fresco puede ser demasiado fuerte y potencialmente dañino para las raíces de la planta.

Para abonar el olivo con estiércol, se aplica sobre el suelo una capa en primavera, para aprovechar al máximo su impacto durante la temporada de crecimiento.

Purín de ortiga

Las ortigas son conocidas por ser ricas en nitrógeno, un nutriente esencial para el crecimiento vegetal, pero además proporcionan muchos otros nutrientes, como los aminoácidos o las enzimas.

Hacer purín de ortiga es muy sencillo, solo hay que recoger hojas frescas y dejarlas a remojo en agua durante varias semanas, removiendo la mezcla diariamente. El resultado es un líquido maloliente pero muy rico en nutrientes. Hay que diluirlo en agua en proporción 1/10 para aplicar al suelo alrededor del olivo, ó 1/20 para utilizar como abono foliar y repelente de plagas.

Cáscaras de huevo y conchas

Las cáscaras de huevo y las conchas de moluscos, como los caracoles, mejillones, almejas o berberechos, son una fuente valiosa de calcio, un nutriente crucial para el desarrollo de las raíces y la formación de los frutos.

Para utilizarlas como abono, hay que triturar las cáscaras y espolvorearlas alrededor del olivo. Su lenta descomposición proporcionará un suministro constante de calcio a lo largo del tiempo.

Té de plátano

Las cáscaras de plátano son ricas en potasio, un nutriente vital para el desarrollo de los frutos, y en el caso de la aceituna, para que esta mejore su contenido de grasa (aceite de oliva).

Para hacer té de cáscaras de plátano, simplemente hay que poner las cáscaras de plátano en agua durante unos días. Luego se retiran y se riega el olivo con el líquido, proporcionando una dosis extra de potasio de forma natural. También se puede aplicar como abono foliar, diluido en agua en proporción 1/20.

Además de los anteriores, muchos otros abonos caseros pueden emplearse para fertilizar los olivos, pero estos son los que consideramos mejores y más fáciles de obtener.

Autor José A. Amigo

Soy Licenciado en Ciencias Ambientales y Máster en Gestión de la Calidad y el Medio Ambiente, autodidacta y apasionado del desarrollo web desde hace casi dos décadas, amante de la naturaleza y de la vida saludable, y evidentemente, hortofruticultor ecológico de piés a cabeza. Me gustan las cosas bien hechas!!