Poda

Cuándo podar ciruelo

El ciruelo se puede podar en dos épocas diferentes que hay que conocer bien para no ocasionar daños innecesarios al árbol y para que este responda de la mejor manera posible

La época de poda de este frutal suele resultar confusa para mucha gente, puesto que algunos de sus parientes, como los melocotoneros, albaricoques o cerezos, suelen podarse en verano para reducir el riesgo de aparición de gomosis, mientras que otros como los almendros se podan principalmente en invierno.

Pues bien, más que hablar de un mes concreto de poda, los ciruelos pueden podarse a lo largo de todo el año, pero dependiendo del tipo de poda que se va a realizar, es mejor que sea en una época que en otra.

Ciruelo sin podarPoda del ciruelo: Formación, fructificación, renovación...✔ Mejores épocas y consejos para realizar la poda formación, de fructificación, de rejuvenecimiento...


En invierno

Ciruelo sin hojas

Es la conocida como poda de invierno, y esta es la época principal de poda del ciruelo ―y de la mayoría de los frutales―, que puede realizarse desde la caída de las hojas (otoño) pero es preferible dejarla para poco antes de la nueva brotación. De esta forma las heridas de poda estarán menos tiempo expuestas y podrán comenzar a cicatrizar justo después de la operación, porque el árbol ya tendrá actividad.

La poda de formación, la de fructificación y la de renovación se realizan principalmente en este periodo. En el caso de la primera, y en árboles vigorosos, pueden ser necesario algunos retoques a finales de primavera o en verano, para corregir el crecimiento de las ramas.

Una vez que el ciruelo brota, la poda invernal deja paso a la que se explica a continuación.


En primavera - verano

Se conoce también como poda en verde, puesto que en esta época el ciruelo tiene hojas y se encuentra activo, y se realiza desde finales de la primavera y hasta mediados del verano, aunque esto depende del clima de cada región, entre otras cosas.

En la poda de primavera-verano o poda en verde, se suele intervenir para pinzar ramas que están creciendo demasiado, para retirar chupones, ramas rotas o enfermas, pero en cualquier caso tiene que ser una poda de baja intensidad, especialmente si el ciruelo está desarrollándose. Si tiene frutos es mejor esperar a que se recoja la cosecha, así no se entorpecerá el crecimiento y maduración de estos.