FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Esqueje de acebo: cómo y cuándo hacerlo

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Explicamos cómo realizar esquejes de acebo basándonos en un estudio científico: dónde conseguir las estaquillas, cuándo realizar el esquejado, cómo hacerlo paso a paso (preparar estaquilla, hormonas, sustrato, condiciones, etc).

El acebo es un árbol cargado de simbolismo y misticismo, pero además su aspecto es muy elegante y colorido, con gran valor ornamental.

Por esto, y porque conserva las hojas durante todo el año, es un árbol ideal para tener en el jardín, en una terraza o balcón, luciendo siempre bonito y vistoso, incluso cuando no tiene sus coloridos frutos rojos.

Es cierto que lo más rápido y sencillo es comprar un pequeño arbolito en maceta, trasplantarlo a otra más grande o al suelo del jardín y cuidarlo para que crezca sano, pero se puede conseguir uno gratis.


Nunca, nunca, nunca se debe ir a monte y arrancar un acebo para llevárselo, por pequeño que sea. Se trata de una especie protegida ―en España― y las multas pueden ser cuantiosas.


ⓘ Si no lo tienes muy claro, aquí explicamos en qué consiste el esquejado como método de propagación de los vegetales.


¿De dónde obtener el esqueje?

Pues de otro acebo que tenga un amigo, familiar, vecino, etc. Ha de ser hembra para que luego produzca los característicos frutos rojos, de lo contrario su aspecto será muy similar pero sin ellos.

Los frutos solo se encuentran en el acebo en otoño e invierno, así será esa la época en la que se podrá saber qué planta es hembra.

Más abajo veremos que la parte del árbol de la que se corte es indiferente, pero otras cosas no lo son.


Cuándo realizar el esqueje

Excepto en pleno verano ―la peor época―, el resto del año se puede lograr que enraícen, aunque siempre es mejor intentarlo en unas épocas concretas que veremos a continuación.


De otoño a primavera

En un estudio realizado en los años 1993 - 1994, conjuntamente por personal del Departamento de Investigación Forestal de Valonsadero (Soria - España) y del Laboratorio de Anatomía, Fisiología Vegetal y Genética de la Universidad Politécnica de Madrid, se determinó ―entre otras cosas― que la mejor época para enraizar esquejes de acebo es la comprendida entre el otoño y comienzos de la primavera, es decir, mientras la planta se encuentra en parada vegetativa (sin crecimiento)


En primavera o finales del verano

Si no se puede realizar el esquejado en época de parada vegetativa, se puede intentar también en la primera mitad de la primavera o a finales del verano, pero sabiendo que no es lo ideal.







Cómo hacerlo paso a paso

Hay que decir que los esquejes de acebo suelen ser más complicados que los de otros árboles comunes, como por ejemplo el sauce o el boj.

Esta dificultad añadida se debe simplemente a que el acebo enraíza peor, no a que la técnica sea muy compleja, pero veamos a continuación cómo proceder para lograr los mejores resultados.

⇲ Relacionado
Hacer esquejes de árboles paso a paso✔ Aquí tienes el proceso completo que puedes seguir también para el caso del acebo, pero teniendo en cuenta lo que sigue...


La estaquilla

En el mismo estudio ―mencionado más arriba― se pudo determinar que es indiferente de qué zona de la planta donante se corte el esqueje ―ya lo hemos dicho―, si esta es macho o hembra ―el acebo es dioico, unas plantas son masculinas y otras femeninas― o la edad de la planta.

Sin embargo, sí se encontró que según de qué árbol de acebo se recojan las estaquillas, el enraizado será mejor o peor. Dicho de otra manera: unos acebos tienden a dar esquejes que enraízan más fácilmente que los obtenidos de otros individuos. ¿Genética?


Las mejores estaquilas para realizar esquejes de acebo son las que han crecido en el último año, es decir, los extremos de las ramas.


El largo de estas estaquillas será de entre 7 y 13 cm, aproximadamente, cortándolas en la parte inferior en forma de bisel y por debajo de un nudo, y eliminando todas las hojas excepto las dos o tres superiores.


Hormonas: ácido indolbutírico (AIB)

De nuevo debemos referirnos al susodicho estudio, ya que en el mismo determinaron que la aplicación de esta hormona a los esquejes, en concentración del 1%, ofrece porcentajes de enraizamiento significativamente superiores.

No obstante, para realizar esquejes de acebo de forma no profesional, será complicado ajustar tal dosis, pero sí se debe impregnar la base de las estaquillas con esta hormona para mejorar el porcentaje de éxito y la rapidez del proceso.

⇲ Relacionado
Cómo enraizar los esquejes rápido✔ Aquí explicamos cómo acelerar el proceso con algunas técnicas sencillas...

Lesionado del tallo

Según los investigadores, consiste en realizar un corte longitudinal y superficial en la base de la estaquilla, de unos 3-4 cm de largo.






En el estudio no se detalla con más exactitud cómo hacerlo, pero recuerdo que un par de ancianos me hablaron de esto en alguna ocasión ―no para el caso del acebo―. Ambos me dijeron que debía hendirse el extremo del esqueje a la mitad, pero sin embargo, uno de ellos colocaba a continuación una pequeña piedra en medio del corte para mantenerlo abierto ―si no la madera tendería a juntarse de nuevo y cicatrizar―, mientras que el otro utilizada un grano de trigo. Al parecer, el grano de trigo hacía dos funciones: mantener el corte abierto y estimular la formación de raíces cuando este germina, supuestamente gracias a la liberación de hormonas. Si esto es así, sospecho que podría funcionar igualmente con una lenteja, por ejemplo.

He de decir que nunca he probado esta técnica "antigua", pero a la vista de lo siguiente, no tardaré en ponerla en práctica con mis esquejes leñosos.

Volviendo al estudio, los investigadores pudieron comprobar que en la mayoría de las estaquillas de acebo esquejadas, solo aparecían raíces en los bordes de dicho corte. Desde luego es para tenerlo en cuenta. ¿Cuántos esquejes fracasarán por no hacer este sencillo paso?


Sustrato

García González y los otros dos investigadores, emplearon un sustrato a base de turba y perlita a partes iguales, resultando muy adecuado.

Aunque esto habría que confirmarlo, es posible que sustituyendo la turba por fibra de coco, los resultados fueran muy similares, y quizás por cambiar la perlita por la vermiculita tampoco pasaría nada.

En cualquier caso, es importante que el sustrato a utilizar retenga mucha humedad sin encharcarse, que sea poroso y esponjoso ―ligero― y que esté libre de patógenos. Descartado entonces el compost.


Es importante que los recipientes empleados tengan agujeros de drenaje y que sean más altos que anchos, para que la mayor parte del tallo del esqueje pueda quedar enterrado.


Condiciones ambientales

Conviene proteger los esquejes de la desecación mediante una cubierta transparente, por ejemplo dentro de un invernadero o con una campana plástica, que se puede realizar cortando una botella de agua o con una bolsa.

Además, una temperatura agradable ―entre 15 y 20ºC― puede acelerar el proceso de emisión de raíces, aunque se producirá igualmente a temperaturas más bajas.

Hay que protegerlos de la luz solar directa, pero tienen que estar en un lugar con buena iluminación.


Tiempo de enraizamiento

Unas 3 ó 4 semanas en condiciones ideales: con hormonas y en invernadero. Algo más de 2 meses sin emplear hormonas, y al menos tres meses fuera del invernadero, aunque no se precisa si esto último es tanto con y sin hormonas.







Si tienes en cuenta todo esto y lo aplicas correctamente, finalmente obtendrás tus esquejes de acebo, pero esto es solo el principio de un largo proceso: deberás trasplantarlos y darle los cuidados necesarios. De estas cosas hablamos en los artículos que encontrarás aquí debajo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.